¿Cómo elegir la mejor hipoteca según mi perfil financiero?

Elegir una hipoteca para afrontar la compra de una vivienda no es una tarea sencilla. Muchas veces nos dejamos guiar por las recomendaciones de familiares y amigos, aunque esto no sea una buena opción. El perfil económico de cada ciudadano es determinante.

¿Cómo elegir la mejor hipoteca según mi perfil financiero?

iAhorro

Vivienda

FINANCIACIÓN DE VIVIENDA

Laura Martínez

Laura Martínez (iAhorro)

La mayoría de los compradores de viviendas suele preferir una hipoteca variable frente a la fija, a pesar de que en los últimos meses la tendencia está cambiando. Las hipotecas variables suelen ser más baratas al principio y con un euríbor en negativo hace que su atractivo sea aun mayor. Sin embargo, estas hipotecas no son muy recomendables para préstamos a plazos largos como los 30 años. 

Con una hipoteca a 30 años es muy difícil predecir lo que le va a pasar al euríbor y se pueden repetir momentos como los vividos en 2008 cuando superó el 5%. También es verdad que el indicador lleva más de 4 años en negativo y todo parece indicar que seguirá así por lo menos unos meses. Es muy importante que el hipotecado sea capaz de hacer frente al pago de sus cuotas cuando el euríbor suba, por ello, hay que tener en cuenta esta posibilidad y ser conscientes de que podemos hacer frente al pago de nuestras mensualidades cuando el euríbor suba. 

Un punto positivo de las hipotecas variables es que la comisión por amortización suele ser más baja que en las fijas. Por lo que esto es muy interesante para aquellos hipotecados que puedan planear hacer amortizaciones durante la vida de su préstamo para ir saldando su deuda y de esta manera acortar los plazos de la hipoteca.

Las hipotecas fijas por su parte aportan más tranquilidad a los ciudadanos. Durante toda la vida del préstamo el cliente siempre pagará la misma cuota sin ninguna sorpresa. Estas hipotecas son más recomendables para préstamos largos de 30 o 40 años. Sus puntos negativos es que ahora con el euríbor en negativo una hipoteca variable suele ser más económica para los compradores de viviendas. Sus costes iniciales suelen ser más elevados, así como las comisiones por amortizar. 

Una vez explicadas las ventajas y desventajas de los dos principales tipos de hipotecas en España, el cliente podrá negociar las condiciones según su perfil financiero. En este punto es muy importante comparar varias ofertas para encontrar el préstamo más adecuado en función de la situación económica del hipotecario. 

¿Cómo comparar las ofertas hipotecarias?

Una vez que el futuro hipotecado tiene varias ofertas de diferentes entidades debe comparar varios puntos. Normalmente lo primero que miramos es el TIN, el tipo de interés que pagaremos todos los meses, pero es muy importante fijarse en la TAE. En la TAE están incluidos todos los gastos adiciones del préstamo, como puede ser la comisión de apertura. 

La mejor hipoteca será la que tenga el TIN y la TAE más bajos. Una vez detectados estos puntos hay que mirar los productos vinculados. Muchas entidades ofrecen rebajas en sus TINs o TAEs si el cliente contrata un seguro de vida, seguro de hogar e incluso un plan de pensiones. 

En cuanto a los productos vinculados el cliente debe pensar que productos le podría interesar contratar y cómo afecta su contratación en la cuota de su hipoteca. En este punto es muy importante hacer números. Es posible que una hipoteca con un TIN y TAE más elevados nos interese más en este punto porque no tiene productos vinculados en sus condiciones. 

La principal conclusión es que no hay una hipoteca mejor que otra. Todo depende de las ofertas que reciba cada hipotecado y su capacidad de negociación en puntos clave como pueden ser en las comisiones o en los productos vinculados. Lo más importante es no dejarse guiar por las hipotecas de los demás y elegir basándonos en las condiciones económicas de cada uno. 

En este articulo: Mercado inmobiliario

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando