Esta startup quiere poner de moda el alquiler con opción a compra

¿Pasar por el aro con el alquiler carísimo de un minipiso para vivir en la gran ciudad o vender tu alma al diablo para que te den una hipoteca? Lucas ayuda a los jóvenes a 'tirar por la calle de enmedio'

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Pixabay

Vivienda

VIVIENDA

Alberto Payo

Alberto Payo

Solo uno de cada cinco jóvenes por debajo de los 30 años se ha logrado emancipar en España, según el último informe del Observatorio de Emancipación Juvenil. Se trata del dato más bajo de emancipación en nuestro país desde el año 2002. El mismo estudio subraya que para que una persona pueda asumir un alquiler de una vivienda en solitario, debería destinar más del 90% de su salario. 

El coste de los alquileres en ciudades como Madrid o Barcelona se ha disparado y muchos no pueden permitírselos. Y sus condiciones laborales y bajos salarios hacen también bastante difícil que los bancos les concedieran una hipoteca para la adquisición de una vivienda. 

“Este problema se ha vuelto cada vez más relevante porque es el freno principal para que la gente tenga ahorros con el fin poder comprar una vivienda en el futuro, debido a que los ingresos de las personas no han crecido al ritmo del coste de vida impactado por el sector inmobiliario”, explica Jorge Cáceres, cofundador y COO de Lucas, una startup española que aboga por impulsar el alquiler con opción a compra como alternativa. 

“Lucas aporta una solución que permite a la gente beneficiarse a largo plazo sobre su situación actual de alquiler, creando un puente entre ser un inquilino y un propietario. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a poder ahorrar con cada pago de alquiler, para en un futuro cercano poder comprar. A la medida que podamos hacerlo a escala, tendremos directamente un impacto positivo en esta batalla”, asegura el emprendedor.

Cáceres reconoce que hasta la fecha el alquiler con opción a compra en España ha sido muy limitado. “Realmente hay muy poca oferta de alquileres con opción a compra, no se nos permite escoger la casa que realmente queramos y es un modelo muy inflexible (si decides no ejecutar tu opción, pierdes tu prima inicial)”, subraya. En este sentido, la solución de Lucas permite democratizar esta alternativa y abrir la oferta de las viviendas en venta del mercado gracias a la tecnología. 

Así funciona

En principio, gracias a la startup, los jóvenes pueden disfrutar del alquiler con opción a compra para cualquier vivienda de su elección. Solo tienen que aportar el 5% del valor de la misma. Una vez escogido el inmueble se fijan los términos principales del programa de Alquiler con opción a compra, definiéndose aspectos como el precio del alquiler, el futuro precio de venta, así como el porcentaje del alquiler que va a descontarse de este precio de venta definido. 

La clave está en que Lucas se encarga de adquirir la vivienda por los inquilinos e iniciar el programa. Éste se prologaría durante al menos 3 años. En ese período los usuarios pueden realizar un seguimiento de su “hucha de ahorro”, cantidad descontada de su alquiler y acumulada que está yendo a parar a la compra del inmueble. Una vez concluido el trienio los jóvenes pueden proceder a su adquisición o decidir extender el alquiler hasta un máximo de 7 años. 

¿Y qué ocurre si tras estar 3 años bajo esta fórmula finalmente no se quiere ejecutar la opción de compra? Según aseguran desde la compañía, “podrás recibir tu aporte inicial de regreso”. 

Hasta luego caseros con Lucas 

La idea de fundar la compañía surgió, como pasa con muchos negocios de éxito, de un problema y una necesidad particular. Steven Aitkenhead, CEO de Lucas, estaba cansado de vivir de alquiler y comenzó a percatarse de que esta fórmula no solo le quitaba muchas posibilidades de ahorrar, sino que también “dictaba mucho sobre lo que podía hacer con su vida”. 

“Intentó ver la posibilidad de comprarse un piso propio, ya que, con los altos alquileres, seguro podría pagar la mensualidad de la hipoteca y ahorrar por medio de la vivienda. Al intentar pasar por el proceso de compra, se dio cuenta lo horrible que es la experiencia, no solo por el problema que no disponía de los ahorros necesarios para acceder a una hipoteca (necesitaba el 20% + gastos de adquisición: impuestos, legales, etc.), sino que al mismo tiempo se dio cuenta de que aunque tuviera el monto metálico, estaría basando la transacción más grande de su vida en algo que con suerte habría visto más de una vez y que nunca pudo probarla antes de comprarla”, relata Cáceres. “Ahí fue cuando decidió encontrar una solución a esta problemática y así a ayudar a otras personas, como él, para que pudieran tener acceso a su propia vivienda y poder mejorar la experiencia en general”.

Para arrancar la compañía sus cuatro socios pusieron de su bolsillo 70.000 euros. Actualmente generan ingresos a través de “fees transaccionales, de gestión y por otros productos financieros”. Además, están negociando con partners que pueden suponerles otra fuente de facturación. En este momento la startup está realizando una prueba de concepto con uno de los principales bancos españoles y en unos meses esta entidad podría poner el programa de Lucas a disposición de sus clientes interesados. 

Para este 2020 espera gestionar más de un millar de propiedades y alcanzar una facturación de 3 millones de euros. Entre sus planes está el expandirse en Madrid, Barcelona, Valencia y también Londres.

En este articulo: Mercado inmobiliario

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando