¿Se puede ahorrar al comprar una casa? Sí, con estos 5 consejos

La seguridad de tener un bien inmueble en propiedad hace que muchos inquilinos se estén planteando la opción de comprarse una casa próximamente

Imagen de archivo de obra nueva en Badalona

Imagen de archivo de obra nueva en Badalona // Danny Caminal (El Periódico)

Vivienda

COMPRAR VIVIENDA

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

Comprar una casa sigue siendo una de las principales metas para muchos de los españoles. La seguridad de tener un bien inmueble en propiedad hace que muchos inquilinos se estén planteando la opción de comprarse una casa próximamente. Sin embargo, el principal obstáculo es la falta de ahorro previo que se debe tener para acceder a un préstamo hipotecario, que suele ser el 20% de lo que cuesta la vivienda. En este sentido, hay una serie de recomendaciones que puedes seguir para tratar de ahorrar lo máximo posible.

Es posible ahorrar en “todas las áreas que conforman nuestra vida por impensables que parezcan”, asegura José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi. Una de ellas, sin lugar a dudas, es la compra de una vivienda, que puede darnos quebraderos de cabeza por los costes que arrastra: pago del 20% del coste del inmueble, impuestos, gestiones y un largo etcétera. 

Gastar de menos es algo que se antoja muy difícil cuando hablamos de adquirir una casa. Sin embargo, los expertos consideran que es posible y hay una serie de consejos a los que podemos dar uso para hacer más fácil la compra de un piso. Siempre que podamos tener menos costes, es una buena noticia en el plano de las finanzas personales.

Victoria Torre, responsable de producto de Self Bank, afirma que hay que “ajustar todas nuestras finanzas personales” y, de ese modo, “conseguiremos ahorrar más de lo que nos habíamos pensado en la compra de una casa”. Hay varias recomendaciones que puedes seguir y te pueden resultar útiles.

Gastos innecesarios y la fijación de un presupuesto

La primera premisa parte de que no derroches en exceso. Has de analizar tus gastos y preguntarte “de qué puedes prescindir”, describe Torre. Y es que siempre es posible gastar menos en suministros, seguros, ocio, e incluso, en el carro de la compra. A la larga, “todo suma”, y eso puede ayudarte en la compra de tu vivienda. 

Para ello es importante, expone Cárpatos, “definir tu presupuesto”. Dicho de otro modo, concretar el objetivo es “fundamental”. Has de echar cuentas para saber cuánto dinero “necesitamos ahorrar”. Eso te ayudará a conseguir aquello “que te has propuesto”, añade. 

Los expertos recomiendan no destinar más del 35% de los ingresos mensuales a la vivienda. Por tanto, sería sencillo hace el cálculo del presupuesto máximo que tenemos y cuánto debemos ahorrar para acceder al préstamo hipotecario.

Busca inmuebles de la banca

Seguramente conozcas que las entidades bancarias han tenido que asumir todo el ladrillo que promotores no han sido capaces de vender o que sus antiguos propietarios no han sido capaces de pagar. 

Esto unido a las nuevas provisiones que se impusieron en la última reforma financiera y ligado a la creación de un banco malo han hecho que cada vez más “los bancos quieran soltar sus ladrillos”, explica Cárpatos. Esto se traduce en que sean mucho más flexibles “en el importe que te van a conceder, llegando hasta el 100%” y en la “concesión de la hipoteca”, al asumir más riesgo. 

No tengas miedo de dar una oferta muy inferior a lo que te piden 

Una de las máximas del ahorro al adquirir una vivienda viene de la mano del proceso de negociación. Tanto si el inmueble es de un banco, como si es de un particular o un promotor es probable que lo que estén buscando sea una venta, incluso aunque tengan pérdidas. 

Si es de una entidad, porque ya las tienen provisionadas. En el caso de un particular porque cuentas con la ventaja de la competencia que están haciendo los bancos al financiar sus propios inmuebles. Así las cosas, “con una buena negociación puedes ahorrarte bastante dinero en el futuro”, completa Cárpatos.

La tarea de comparar es esencial

Puede parecer algo muy básico, pero no por ello no deja de ser esencial. Otro método de ahorro parte de que la hipoteca que firmes tenga las mejores condiciones posibles. A este respecto Torre opina que es bueno “hacer una comparación a título personal de qué es lo mejor que nos están ofreciendo”. 

Las condiciones pueden variar en más de uno o dos puntos diferenciales sobre el euribor entre unas entidades de otras. Esto supone “mucho dinero y lo puedes comprobar en simuladores doblando los tipos de interés”, relata Cárpatos. La firma de un buen crédito es fundamental desde el plano del ahorro. 

Cuentas por separado, Apps… Trucos a tu alcance

Asimismo, el hábito del ahorro debe comenzar a cultivarse “incluso antes de sopesar la idea de comprar una casa”, asegura Torre. Tanto es así que resulta positivo que, en el instante en el que se tiene un salario regular, se empiece con “rutinas de ahorro que nos ayuden con los objetivos de largo plazo”, agrega. 

De igual modo, podemos usar la tecnología como “aliada”. A día de hoy, contamos con multitud de apps totalmente gratuitas que pueden “ayudarnos a diseñar un presupuesto, crear huchas o conocer nuestros gastos que podemos usar con el fin de mentalizarnos en la compra de una casa”, define Cárpatos. 

Otro truco que puede servir de ayuda es tener una cuenta separada. No hay nada mejor que formalizar el ahorro. Para ello, lo mejor que podemos hacer es abrir una nueva cuenta en el banco destinada en exclusiva a ahorrar. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando