Consejos para alquilar una vivienda a un particular

La representación del alquiler, sobre todo en las grandes ciudades, está aumentando y en los últimos 10 años ha pasado de ser el 19% a ser el 23%

Piso en alquiler en la calle Gran Vía de Barcelona.

Piso en alquiler en la calle Gran Vía de Barcelona. // Elisenda Pons (EP)

Vivienda

MERCADO INMOBILIARIO

Marta Gracia

Marta Gracia

El alquiler es uno de los debates de los últimos años y lo seguirá siendo en este 2020. También es un asunto en el que tendrá que actuar el nuevo Gobierno, ya que los altos precios de algunas zonas dificultan el acceso a la vivienda de mucha gente sobre todo jóvenes. A pesar de esta dificultad, el alquiler es la única opción para que se puedan independizar. Y una muestra es que, según los datos de pisos.com, el alquiler ha pasado de representar un 19% a un 23% a nivel nacional en los últimos 10 años.

Actualmente, debido a la alta demanda que hay de los alquileres, se pueden ver algunos anuncios falsos con chollos que resultan ser un timo. Antes de alquilar una vivienda hay que tener en cuenta una serie de consejos. También se debe mirar si se alquila a un particular o a una empresa. En la actualidad, la mayoría de las casas en alquiler, según los expertos, pertenecen a particulares. Antes de firmar ningún contrato hay que tomar una serie de precauciones.

Desde Fotocasa aconsejan que antes de firmar ningún contrato se deben conocer los precios de alquiler de la zona. “Los chollos existen, pero primero se debe sospechar de aquellos anuncios que se encuentren muy por debajo del precio medio de la zona”, advierten. Por eso, a la hora de buscar una vivienda de alquiler es importante consultar el precio que tienen otros inmuebles de similares características en el mismo barrio.

También es recomendable saber si el dueño de la vivienda es el verdadero propietario. Este dato se conoce solicitándolo en el Registro de Propiedad. Se trata de un sencillo trámite que puede realizarse por Internet pidiendo una simple nota que proporciona información breve y concisa, sobre la situación jurídica de una finca (breve descripción, propietario y cargas, si las hubiera). 

El portal inmobiliario Fotocasa recomienda formalizar el trato cara a cara. Uno de los casos más típicos de fraude se da cuando el falso arrendador alega encontrarse en el extranjero y, por este motivo, no puede mostrar el piso. “Una forma de evitar esto es quedar siempre cara a cara para ver el piso y firmar el contrato”, apuntan.

No pagar el alquiler antes de visitar el piso. “Nunca, bajo ningún concepto, se debe entregar un adelanto antes de visitar el piso, por mucha prisa en alquilar que muestre el anunciante”, alertan desde el portal inmobiliario. Si ocurre, el usuario se encontraría con que ha alquilado el piso en unas condiciones diferentes de las que pensabas o que ni siquiera existe el inmueble en cuestión.  

Fotocasa también advierte que siempre que se cierre un trato con alguien tiene que quedar constancia por escrito, todos los acuerdos a los que se han llegado. Y antes de firmar hay que leer bien las condiciones del contrato. “Hay que tener claro cuál es la renta mensual, la duración del contrato, los gastos a pagar por cada una de las partes, quién se ocupa del mantenimiento de la vivienda…”.

Por otro lado, por ley, es obligatorio que el arrendador deposite la fianza solicitada al inquilino en el organismo autonómico correspondiente, pero los hay que no lo hacen. Se trata de un punto importante que podría suponer la pérdida del depósito para el inquilino y la imposibilidad de desgravarse la renta del alquiler. Además, “es importante que sepas que la cantidad que tú como inquilino le entregues al casero en concepto de fianza no debería superar el equivalente a tres meses de alquiler”, advierten. 

Desde Fotocasa explican que lo mejor para evitar cláusulas abusivas es conocer de antemano tus derechos y obligaciones como inquilino. “Aunque parezca un detalle insignificante, en ocasiones se han dado circunstancias en las que un inquilino ha alquilado una vivienda en comunidad con piscina pero sin tener derecho a ella”, ejemplifican desde el portal. Por este motivo, antes de firmar ningún papel es importante que “aclares los derechos que te corresponderían como inquilino y que estos consten específicamente en el contrato”.

Si se acaba el contrato, es importante suscribir, tal y como explican desde Idealista, un acuerdo entre inquilino y propietario de terminación de dicho contrato. Es la fórmula para asegurarse del cumplimiento de las obligaciones que quedan pendientes al acabar el contrato. Así, hay dos modelos principales para finalizar el arrendamiento: un “acuerdo de terminación con liquidación” y un “acuerdo de terminación con retención de la fianza”.

Ventajas e inconvenientes de alquilar un piso a un particular

Según el sector asegurador, alquilar el piso a un particular tiene, sobre todo, tres ventajas. 

  • Los trámites son más baratos. No hay comisiones y el pago será de la fianza y el primer mes. 
  • Es más fácil negociar, ya que los particulares suelen ser más flexibles a la hora de pactar la renta
  • Es más fácil revisar lo que pagas por el alquiler

Asimismo, las desventajas que se ven al alquilar a un particular son:

  • El asunto de la fianza puede ser más problemático: la fianza debe ser depositada por el propietario en el organismo autonómico correspondiente y hay que confiar en que así lo hará.
  • Los trámites pueden ser más lentos: normalmente, los particulares que alquilan pisos son personas que tienen otros trabajos y no son profesionales con dedicación exclusiva. 

En este articulo: Mercado inmobiliario

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando