¿Y si me voy a vivir con mi pareja y tiene una hipoteca a su nombre?

Antes de irse a vivir con una persona hay que dejar claro unos puntos legales

Es importante dejar los flecos legales cerrados antes de irse a vivir con la pareja

Es importante dejar los flecos legales cerrados antes de irse a vivir con la pareja // rawpixel (Pixabay)

Vivienda

MERCADO INMOBILIARIA

BYZness

Redacción BYZness

El amor puede ser para toda la vida. O no serlo. Cuando se empieza una relación es bueno tener unas pautas marcadas, como el tema de la vivienda o de la propiedad de algunos bienes. Por ejemplo, se puede dar el caso que la persona comience con otra que ya tiene una hipoteca. ¿qué hay que hacer en ese momento? Porque al principio puede ir todo muy bien (y estar toda la vida juntos), pero la cosa se puede torcer.

Antes de irse a vivir con una persona hay que dejar claro unos puntos legales. Los miembros de la pareja pueden acordar de manera interna el pago de la hipoteca, estableciendo un régimen económico que fije una cuota de contribución de cada uno, la cual no debe ser necesariamente del 50%. Asimismo, solo la persona a la que está la hipoteca sea el encargado de pagar.

En el momento de la ruptura, si la hay. Se pueden dar varias opciones y todo dependerá de cómo han transcurrido los pagos hasta el momento. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el cónyuge que cuida al niño se puede quedar en la vivienda, incluso si no es de su propiedad, por sentencia judicial o acuerdo.

Hay que señalar, en primer lugar, que el titular de una hipoteca es el que adquiera financiación e hipoteque un bien inmueble de su propiedad, independientemente del vínculo que exista entre ambas partes. Esto quiere decir que no influye de cara a las obligaciones que se deriven del contrato de préstamo hipotecario la relación existente entre las partes hipotecantes.

En segundo lugar, la responsabilidad principal del préstamo hipotecario recae sobre el inmueble hipotecado, por lo que sería importante determinar la propiedad del bien si es de los dos o de uno solo.

¿Qué hacer si la hipoteca está al nombre de los dos y se acaba la relación?

La disolución de una pareja de hecho no afecta al pago de la hipoteca contraída por sus integrantes, de modo que el préstamo deberá seguir siendo abonado por ambos atendiendo a la cuota que le corresponda a cada uno. Si la hipoteca está al nombre de los dos miembros de la pareja y la relación se acaba, hay varias opciones, porque la deuda se sigue manteniendo. Lo más sencillo es vender la casa y cancelar la hipoteca, en una situación económica que permita vender la vivienda hipotecada de forma rápida y a buen precio, es vender la casa y cancelar la hipoteca en común. El problema es en situaciones de crisis o en las que el sector inmobiliario no pase por el mejor momento.

Desde iAhorro apuntan que otra opción es dar la casa al banco, aunque matizan que una entidad financiera acepte la dación en pago de una pareja que se separa es bastante complicado. Si la entidad financiera ve otras opciones de cobro, sin duda no aceptará esta opción. “Si hay avalistas o tenemos ingresos, podemos ir descartado esta posibilidad”, señalan.

Otra de las opciones es que uno se queda la vivienda. Es posible que uno de los miembros de la ex-pareja o matrimonio se quede la propiedad de la casa, pactándolo de mutuo acuerdo. Una de las partes adquiere la plena propiedad de la vivienda y asume la hipoteca pendiente. El procedimiento para ello es hacer una extinción de condominio, que conlleva gastos de notaría, registro, gestoría e impuesto de actos jurídicos documentados. 

Otra posibilidad es que mediante sentencia judicial una de las partes adquiera la propiedad. El problema es que ello no implica que asuma la deuda hipotecaria, que sigue siendo de los dos. La persona que pierde la vivienda, sigue cargada con la deuda. Los jueces no pueden obligar a una entidad financiera a que quite uno de los titulares hipotecarios. Que el cónyuge que cuida al niño se quede en la vivienda, incluso si no es de su propiedad, por sentencia judicial o acuerdo.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando