elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

En busca de la casa perfecta: el 30% de los jóvenes no es feliz con su vivienda

Los jóvenes tienen, como todas las generaciones, una vivienda perfecta, la de sus sueños.

El mal aislamiento térmico es la principal razón por la que los jóvenes no son felices en sus casas

El mal aislamiento térmico es la principal razón por la que los jóvenes no son felices en sus casas // chuttersnap (Unsplash)

Vivienda

TU VIVIENDA

Marta Gracia

Marta Gracia

La vivienda es uno de los bienes con mayor valor económico en la vida de una persona. Ya sea en alquiler o en propiedad, todo el mundo quiere el mejor inmueble. Por ello, se esfuerzan en tener la casa perfecta o por lo menos intentarlo. No siempre se consigue, por muchas razones como económicas o falta de espacio. Tres de cada diez jóvenes (entre 25 y 35 años) no son felices en sus viviendas.

Andimac, la patronal de la reforma, ha publicado un estudio titulado “Quiero vivir mejor”, en el que una de sus principales conclusiones es que el 30% de las personas de entre 25 y 35 años tienen quejas sobre su vivienda debido a las condiciones y al estado en el que se encuentra. La principal razón por la que no son felices en sus casas es por el mal aislamiento térmico. El 60% de los jóvenes españoles pasa calor o frío. También está mal valorado el aislamiento acústico, de hecho, el 48% lo califica de manera negativa a la hora de tener relaciones sexuales.

Hoy en día una de las características que más se valora, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, es que la vivienda ahorre energía e incluso que sea sostenibleMás del 50% cree que su casa no está preparada para ahorrar energía. Le siguen la accesibilidad, valorada negativamente por el 42% de los encuestados de entre 25 y 35 años, y la seguridad ante robos, con un 40,9% de opiniones negativas.

Los más jóvenes sostienen que sus hogares no son eficaces a la hora de mantener una temperatura agradable. De hecho, la mayoría reconoce pasar frío en invierno y calor en verano como consecuencia del mal aislamiento térmico de sus viviendas.

Uno de los problemas de los jóvenes es el acceso a la vivienda. Es una problemática que durante este año de campaña electoral se ha tratado intentado dar soluciones, aunque ninguna se ha llevado a cabo, por ahora. Según el observatorio publicado por C21, los jóvenes españoles tienen su ranking de puntos importantes en una vivienda: La calidad de la construcción (54,4%), el acceso al transporte público (43,9%) y el grado de eficiencia energética (41,1%) los tres factores más importantes que tendrían en cuenta a la hora de establecerse en su primera vivienda fuera del hogar familiar.

SIN ESPACIO. SIN VISITAS

Además, los jóvenes quieren que su primera vivienda tenga una superficie de 75 metros cuadrados, tres dormitorios y dos cuartos de baño. El estudio de Andimac lo corrobora, porque el espacio es otra de las deficiencias que admiten los recién emancipados, un aspecto que cuatro de cada diez jóvenes entre 25 y 35 años suspenden para la totalidad de la casa. En cuanto a las estancias que peor valoran por temas de espacio, casi la mitad señala la cocina como inadecuda para poder cocinar de forma correcta; pese a tratarse de uno de los espacios donde más tiempo se pasa cuando se está en casa.

En esta misma línea, el 38% de los jóvenes no cree que sus casas sean adecuadas para recibir visitas y un porcentaje similar tampoco piensa que resulten idóneas para la convivencia, debido precisamente a los problemas de espacio e incomodidad. De forma paralela, casi cuatro de cada 10 reconocen que podrían dormir mejor de lo que lo hacen.

En el extremo contrario, la mitad de los jóvenes encuestados coincide en que sus redes de comunicación, como el teléfono o internet, son “muy buenas”; mientras que uno de cada cuatro considera que podrían ser mejores. Ello resulta especialmente relevante para un colectivo que otorga una importancia muy significativa al hecho de estar conectados sin caídas de la web ni interrupciones.

Finalmente, entre los puntos fuertes también se encuentra la seguridad de la casa frente a posibles caídas e incidentes, algo que el 37,6% de los jóvenes califica de forma muy satisfactoria.

Según Sebastián Molinero, el secretario general de Andimac, “es una lástima que los jóvenes no tengan la calidad de vida que deberían tener en el interior de sus viviendas. Máxime cuando con algunas sencillas reformas podrían mejorarse aspectos tan importantes como el aislamiento térmico y acústico. Y es que, por desgracia, se sigue prestando más atención al cuidado del coche que al mantenimiento de la casa; cuando los vehículos permanecen en torno al 90% de su vida útil estacionados y es en casa donde más tiempo pasamos”. En este sentido, “los jóvenes menores de 40 años que se emancipan debieran disponer de apoyo para la mejora de sus viviendas”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando