elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

Alquilar habitación en Barcelona o Madrid, por encima de los 400 euros

Mientras que en la Ciudad Condal cuesta una media de 455 euros al mes, en la Capital el precio se sitúa en los 425 euros. Otras capitales como Palma de Mallorca o San Sebastián también superan los 400 euros. Zamora y Badajoz, en cambio, son la más baratas

El precio de alquilar una habitación varía mucho según la ciudad donde estemos

El precio de alquilar una habitación varía mucho según la ciudad donde estemos // Free-Photos (Pyxabay)

Vivienda

VIVIENDA

BYZness

Redacción BYZness

Compartir piso es una práctica cada vez más contemplada por todos aquellos que buscan alojamiento. A los jóvenes que alquilan una habitación en un piso compartido allí donde van a estudiar, hay que sumar a las personas que prefieren esta modalidad o a las que no pueden permitirse el coste de alquilar un piso completo, debido a la escalada de precios.

Bajada del precio medio de la habitación

Según un estudio de pisos.com, a partir de datos extraídos de pisocompartido.com, la renta media nacional ha descendido un 1,62 por ciento. Si en 2018 alquilar una habitación costaba una media de 292,18 euros, este año se sitúa en 287,45 euros.

Ahora bien, esa renta no es, ni mucho menos, igual en todas las ciudades. Barcelona se sitúa como la capital de provincia con el precio más elevado, puesto que alquilar una habitación, de media, cuesta 455,81 euros al mes. Le siguen Madrid, con 425,01 euros, y Palma de Mallorca (403,87 euros).

Por el contrario, las capitales más asequibles para esta modalidad de alojamiento son Zamora (donde tan solo habría que desembolsar mensualmente 152,43 euros), Badajoz (165,15) y Ciudad Real (168,51).

Pisos equipados y amueblados

En relación al equipamiento de estos pisos compartidos, el informe de pisos.com revela que el ascensor es lo que más predomina (61,97 por ciento). Mientras, en torno a la mitad de los pisos cuenta con lavadora (53,85 por ciento), Internet (46,73 por ciento) y televisión (44,91 por ciento). Otros de los elementos que más presencia tienen en estos pisos compartidos son el tendedero, la plancha o el balcón (todos por encima del 30 por ciento).

En relación a cómo son las habitaciones, el 95,47 por ciento están amuebladas y el 68 por ciento son exteriores. Además, más de la mitad cuenta con calefacción. No ocurre lo mismo con el aire acondicionado o el balcón, que no alcanzan el 20 por ciento.

Oferta y demanda variada

Quienes están buscando ocupantes para las habitaciones no muestran, en su mayoría, preferencia en relación al sexo (el 82,74 por ciento no especifica nada al respecto), aunque un 15,25 por ciento sí muestra preferencia por las chicas. Aquellos que buscan chicos solo suponen el 2,18 por ciento, mientras que se aceptan parejas en el 7,49 por ciento de las ofertas.

También hay un 26,96 por ciento de anuncios que buscan personas que no fumen y quienes aceptan mascotas (o que así lo expresan) aún siguen siendo minoría, pues solo un 9,87 por ciento indican estar conformes.

En cuanto a la demanda de pisos, un 55,37 por ciento procede de mujeres y el 44,63 por ciento de hombres. En referencia a la edad, los jóvenes son los que más acceden a esta modalidad, puesto que alcanzan el 51,31 por ciento.

Las ciudades con más demanda son Madrid (18,23 por ciento), Barcelona (17,27) y Sevilla (6,44 por ciento), pero a nivel de provincias 10 de ellas acaparan casi el 75 por ciento de la demanda.

La principal vía de emancipación

Cuando los jóvenes se emancipan, dejando atrás el techo familiar, la opción más escogida es la de alquilar una habitación en piso compartido. Como afirma Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, “actualmente, el 71,6 por ciento de los jóvenes opta por esta vía”, como se desprende del informe Cómo hemos cambiado… de vivienda (pisos.com, 2019).

Además, Font aclara que “un piso compartido es perfecto para conocer gente nueva y trabajar la empatía, y aunque es válido para cualquier edad, con el paso del tiempo se va necesitando más intimidad y privacidad”. Ventajas tiene a nivel de socialización, qué duda cabe, pero también es cierto que lo económico influye mucho a la hora de elegir.

En este articulo: Mercado inmobiliario

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando