elPeriódico economía

Sábado, 21 de septiembre del 2019

Economyz

Las segundas viviendas ya no se llevan: el 13% que tiene una la quiere vender

La demanda de la segunda vivienda ha caído. Actualmente, en torno al 25% de los españoles propietarios tiene una segunda vivienda o más

El 52% de los propietarios de una segunda vivienda la tienen en el medio rural

El 52% de los propietarios de una segunda vivienda la tienen en el medio rural // Miguel Lorenzo

Vivienda

SEGUNDA VIVIENDA

Marta Gracia

Marta Gracia

El mercado inmobiliario atrae la atención de particulares y de empresas, así como de inversores. Un sector con rentabilidad, pero que tiene el problema de que no todo el mundo puede acceder a él. Antes de la crisis, eran muchos los que se compraban una segunda residencia, ya fuera para veranear en ella (playa, pueblo o montaña) o para ponerla en alquiler y poder sacar algo de rentabilidad. Sin embargo, 10 años después del estallido de la burbuja la demanda de segunda residencia cae.

Según el V Estudio Casaktua, en 2019 ha bajado la demanda de la segunda residencia. El 25% de los españoles dispone de una segunda vivienda en propiedad frente al 28% de 2018. Sin embargo, el 72% de las propiedad están compradas antes de la crisis. Además, el 13% de los propietarios la quiere vender. También hay que añadir que solo un 9% de los españoles busca una segunda vivienda en propiedad frente al 18% del año pasado. 

El 48% la tiene ubicada en zonas de costa, mientras que el 52% restante optó en su día por una ciudad de interior o por el mundo rural. El 65% de estos propietarios la tiene para disfrute propio (51% en 2018) y el resto han decidido apostar por el alquiler a largo plazo (27%) o turístico (8%). Este último ha descendido notablemente con respecto a 2018, cuando el 17% elegía el arrendamiento vacacional.

Ferrán Font, director de Estudios de Pisos.com, explica la caída por la evolución económica. “La evolución de los precios y los salarios durante los últimos diez años ha marcado la capacidad de acceder a una vivienda de los españoles, que han tenido que dedicar una parte mayor de sus salario a pagar su casa, sea comprada o alquilada”, apunta Font.  Por ello, añade que ante esta situación “plantearse la compra de una segunda residencia ha sido casi una quimera por parte de muchos y debido a esto se han frenado las adquisiciones desde que estalló la crisis”. 

Según el Ministerio de Fomento, 2018 se cerró con cerca de 100.000 visados de obra nueva, lejos de los más de 650.000 del 2007. “Esto hace que parte importante de las opciones de segunda residencia dependan del stock proveniente de la crisis y este se centra principalmente en Andalucía, la Comunidad Valenciana y Cataluña, donde hay diferentes opciones para la compra tanto para el propio disfrute como para invertir a largo plazo”, explica Ferrán Font.

Viviendas vacías

Por otro lado, según el informe Radiografía del mercado de la vivienda 2018-2019 de Fotocasa el 96% de los propietarios de alguna vivienda destinan una de ellas (en caso de tener más de una) a utilizarla como residencia habitual. Le siguen el de segunda residencia (el 14% de los propietarios) y el alquiler a terceros (9%). Sólo el 4% de los propietarios asegura que mantiene algún inmueble vacío sin darle ningún uso. 

El 18% de los propietarios tienen dos vivienda. El 98% de ellos utiliza alguna como residencia habitual y más de la mitad tiene alguno de los inmuebles como segunda residencia. El 3% la alquila y el 10% de ellos tiene alguna vivienda vacía. El 4% de los propietarios tienen tres viviendas o más. El 98% de ellos utiliza alguna como residencia habitual. El 67% tiene algún inmueble como segunda residencia. el 7% la alquila y el 25% tiene alguna vivienda vacía.

Ferrán Font, director de Estudios de Pisos.com, señala que la situación de la segunda residencia en España es muy heterogénea. Depende tanto de la demanda y de si se cuenta con interés activo nacional e internacional, de no ser así “es un mercado poco activo”. Apunta que podría interesar la oferta si hay posibilidad de que aún exista stock de la crisis pendiente de absorber y descuentos de más del 50% de su valor, pero asegura que es “una oferta insuficiente que provoca escaladas importantes en los precios de compra”.

Dicho esto, añade, las rentabilidades que ofrece la compra para el alquiler de larga duración la convierte en una opción “muy interesante por ejemplo en mercados de costa como la Costa Azahar o la Costa de Almería”.

Si se analiza en función de la edad encontramos una respuesta previsible: cuanto más mayores son las personas más propiedades acumulan y, en consecuencia, más usos distintos dan a sus viviendas. Así, por ejemplo, sólo el 4% de los particulares entre 25 y 34 años tienen un inmueble de su propiedad para utilizarlo como segunda residencia, mientras que entre los 55 y los 75 años ese porcentaje asciende hasta el 19%.

Hipoteca de una segunda vivienda

Para poder tener una segunda vivienda en la mayoría de las ocasiones hay que pedir una hipoteca. Los requisitos para obtenerla son más estrictos que para conseguir una destinada a financiar la primera residencia. Tal y como resalta Rastreator, lla financiación que proporcionará el banco será inferior que la que otorgaría en caso de tratarse de una vivienda principal. En el caso de la segunda, lo más habitual es que la financiación se sitúe entre el 60 y el 70% del valor de la vivienda. Por ello, el interesado debe contar con más dinero ahorrado.

Así como las entidades suelen exigir unos ahorros mayores para adquirir una segunda vivienda, el cliente también deberá tener unos ingresos estables y elevados para que el banco acceda a prestarle el dinero. Si en el caso de la primera vivienda, los ingresos mensuales suelen rondar los 2.000 euros, para la segunda este importe tendrá que ser alrededor de 500 o 1.000 euros superior. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando