elPeriódico economía

Lunes, 23 de septiembre del 2019

Economyz

La esperanza de los jóvenes que compran vivienda es la ayuda de sus padres

Los mayores de 45 años fueron el público mayoritario en el último Salón Inmobiliario de Madrid. Pero lo que llama la atención es que no buscan casa para ellos, sino para ayudar a sus hijos.

La esperanza de los jóvenes que compran vivienda es la ayuda de sus padres

Unsplash

Vivienda

MILLENNIALS Y LA VIVIENDA

Marta Gracia

Marta Gracia

Tienes entre 24 y 35 y llevas varios años viviendo de manera independiente. Ya no necesitas a tus padres. O eso crees. Porque llega un momento que quieres una casa y tu dinero ahorrado no llega para comprarla. Es en este momento cuando aparecen de nuevo tus padres. Hoy en día, con el precio de la vivienda subiendo y los salarios bajos, la única esperanza de los jóvenes es la ayuda de sus padres. 

El precio medio de la vivienda terminada, nueva y usada, se encareció un 3% anual en el segundo trimestre de 2019, hasta 1.350 euros por metro cuadrado, lo que supone el undécimo trimestre consecutivo con incremento de precios, según el estudio realizado y publicado este viernes por Tinsa.

Con estos precios es “normal” que los jóvenes vivan con sus padres. Según el II Observatorio de la Vivienda en España de Century 21, hoy en día, el 40,2% de los jóvenes menores de 34 años vive con sus padres. La edad media de emancipación se ha establecido en los 29 años, tres más tarde que la media europea. 

Ricardo Sousa, CEO de C21 para España y Portugal, señala que las principales razones por las que la emancipación llega a una edad tan tardía en España están vinculadas de forma ineludible con la inestabilidad laboral, los bajos ingresos, la falta de oferta por parte del mercado inmobiliario ajustada a sus capacidades económicas, la mayor duración de la etapa formativa y los fuertes vínculos familiares que caracterizan a los países de cultura mediterránea frente a otros países europeos. Sousa incide en que es “una consecuencia, no una opción, no hay un cambio cultural, sino una dificultad de emanciparse”.

El apoyo familiar

Una de las conclusiones que sacaron los organizadores de SIMA (El Salón Inmobiliario de Madrid), que se celebró a principios del mes de junio, fue que los millennials no están siendo expulsados del mercado residencial, ya que un tercio de los demandantes de viviendas que acudieron a la feria tenían entre 25 y 35 años. Pero esta conclusión va más allá, ya que muchos de los demandantes de vivienda de más de 45 años (que supoenen el 38% del total) buscan comprar una casa para sus hijos. 

“Esta es una de las conclusiones que más nos ha llamado la atención, ya que el colectivo de más de 45 años es el mayoritario, pero la vivienda que buscan no es para ellos, sino que quieren ayudar a comprar una vivienda a su hijo”, apunta Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions. Por su parte, Juan Fernández - Aceytuno, consejero delegado de Sociedad de Tasación, asegura que no es un problema inmobiliario, sino que es laboral y de salario.

Pisos.com  explica que, según sus estudios, más del 60% de la generación de baby boomers (generación de los padres de los millennials) no pagan por su vivienda, bien sea porque han pagado la hipoteca o porque han heredado su casa. “Esto les ofrece cierta capacidad de ahorro que pueden utilizar en ayudar a sus hijos a emanciparse. Esos padres suelen ayudar a sus hijos en la entrada de un piso o en el pago de pequeñas reformas que sin su ayuda no podrían afrontar”, asegura Ferrán Font, director de Estudios de pisos.com.

Sousa reitera que para los millennials los padres “son el principal apoyo” y añade que estos lo ven como una inversión o como un ahorro para los hijos”. El ceo de Century 21 asegura que sin el apoyo de los padres, con los precios actuales y con la situación laboral “es imposible para los jóvenes acceder a una vivienda. No solo en Barcelona o en Madrid, sino en casi toda España”.

Por su parte, Font asegura que pocos jóvenes pueden acceder a una vivienda de compra sin ayuda, que generalmente viene de sus padres. Aunque la recuperación de precios a nivel nacional nos sitúa aún lejos de máximos registrados en 2007, viene recuperándose a ritmo sostenido desde el 2014. “El crecimiento de los salarios y la precariedad laboral que las generaciones más jóvenes han sufrido la última década, prácticamente se les ha expulsado del mercado de la vivienda en propiedad debido a su escasa capacidad de ahorro previo con el que pagar en solitario la entrada de un piso”, explica.

Chus de Miguel, directora Comercial de Casaktua, afirma que los españoles seguimos teniendo el pensamiento de que comprar una casa es una buena forma de ahorro y añade que son pocos los que piensan en sacarle rentabilidad. La directora Comercial de Casaktua también incide en que los padres ayudan a sus hijos a comprar. 

Infografía sobre la relación de los jóvenes y la vivienda// Century 21

Emancipación. ¿Cómo les gustaría que fuera su primera casa?

Según el II Observatorio de la Vivienda en España de Century 21, dos tercios de los entrevistados quieren que la primera vivienda al emanciparse sea en la misma ciudad donde habitualmente viven. Casi 4 de cada 10 (37%) afirman que les gustaría que su primera vivienda estuviera en zonas periféricas del centro de su ciudad (zonas aledañas al centro, bien comunicadas y con todo tipo de servicios) mientras que un 29% preferirían vivir en el centro. Tan sólo un 10% de los jóvenes han señalado el extrarradio de las urbes como su lugar ideal para vivir. En cuanto al tipo de vivienda, 6 de cada 10 optan por un piso en un edificio como la opción preferida en el momento de emanciparse.

 La primera vivienda a la que aspiran los jóvenes al independizarse debería tener al menos una superficie de 75 metros cuadrados. En relación con el número de habitaciones que les gustaría tener, hay unanimidad: 3. También hay unanimidad en cuanto al número de cuartos de baño: todos coinciden en que 2 es el número que les gustaría tener en su primera vivienda.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando