elPeriódico economía

Lunes, 23 de septiembre del 2019

Economyz

Ejecuciones hipotecarias: qué son, qué hacer si te ocurre y cómo evitarlas

Las ejecuciones hipotecarias han descendido en el primer trimestre del año. También el de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales

El número de ejecuciones hipotecarias sobre vivienda habitual ha descendido casi un 4%

El número de ejecuciones hipotecarias sobre vivienda habitual ha descendido casi un 4% // Ricard Fadrique

Vivienda

DATOS INE

Marta Gracia

Marta Gracia

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales supone el 50,1% del total. En el primer trimestre se han ejecutado 1.490 hipotecas, cifra un 3,9% inferior a la del trimestre anterior y un 27,4% por debajo de la del mismo periodo de 2018, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El objetivo principal de esta estadística es ofrecer trimestralmente el número de certificaciones de ejecuciones hipotecarias iniciadas e inscritas en los Registros de la Propiedad durante el trimestre de referencia. Estadística recuerda que no todas las ejecuciones de hipoteca terminan con el lanzamiento (desahucio) de sus propietarios.

En el primer trimestre se iniciaron 14.669 ejecuciones hipotecarias, un 6,4% menos que en el trimestre anterior y un 2,1% más en tasa interanual. De ellas, 13.951 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 718 a fincas rústicas.

Pero, ¿qué es una ejecución hipotecaria?

Una ejecución hipotecaria es un proceso ejecutivo, cuyo último paso es el embargo del bien hipotecado y la satisfacción de la deuda. Las entidades bancarias lo inician cuando no se abonan las cuotas de sus préstamos hipotecarios.

¿Cuándo sucede?

Con la nueva ley hipotecaria, el procedimiento puede iniciarse con de 9 a 12 cuotas impagadas. Hace unos años se podía realizar con tan solo una cuota impagada y después pasó a tres tras sentencia del Supremo porque supone un importe equivalente al 3% del préstamo para considerar vencida la hipoteca y ejecutarla, aunque llegado el caso el banco suele ponerse en contacto con el prestatario para intentar cobrar esa cuota. ADICAE considera que a pesar de la mejora con la nueva ley hipotecaria es un “aumento ridículo” ya que considera que esta nueva ley sigue dejando al consumidor en una situación de indefensión.

Para ADICAE, lo ideal hubiera sido acercar el porcentaje al de países de nuestro entorno, donde el vencimiento anticipado supone un porcentaje muy superior del préstamo:en Alemania alcanza el 10%, mientras que en Italia sube al 12,5% y en Francia, al 20%.

Si la situación de impago persiste se iniciará un proceso de negociaciópara poder llegar a un acuerdo con la entidad para pagar las cantidades impagadas que será una totalidad de esas cantidades más los intereses de demora, más posibles comisiones devenidas de las condiciones contractuales del préstamo. “Finalmente si no se llega a acuerdo y persiste el impago, la entidad hará constar la garantía del préstamo y ejecutará la vivienda. El siguiente paso será ponerla a subasta para satisfacer el bien”, explican desde ADICAE.

¿Qué consecuencias tiene?

En última instancia y la más evidente es la pérdida del bien hipotecado. De acuerdo a la Ley 1/2000, del 7 de enero, si el embargo y subasta del bien hipotecado no satisface la totalidad del préstamos se podrá embargar otros bienes o cuentas del afectado/a.

¿Qué hacer si te pasa?

Si un consumidor tiene problemas para pagar su hipoteca, tiene que negociar y reestructurar su deuda ante su entidad. Ante estas dificultades, hay que actuar rápida y eficazmente, tal y como explica ADICAE. En la situación actual “son cientos de miles los consumidores que se ven forzados al impago de la cuota mensual de la hipoteca”, apunta la asociación. Llegados a este momento, son varias las opciones que debe barajar para intentar solucionar esta situación ya que en función de la situación personal se debe actuar de distinta manera.

En ADICAE analizan cada caso intentando buscar la mejor opción para el hipotecado y promoviendo, en todo caso, la negociación y la reestructuración (de la deuda) con las entidades buscando una solución al problema.

Además, desde ADICAE recomiendan informarse antes de contratar la hipoteca para evitar futuros problemas. “Antes de comprar una vivienda y contratar una hipoteca debe hacer muchos números y plantearse si en diversos estadios de crisis podrá hacer frente a los pagos”, avisan. También advierten que hay que tener claro la propiedad que le interesa y que la primera obligación es ir al registro de la propiedad para saber cuál es estado de la finca y si tiene alguna carga pendiente.

“También creemos que hay que tener cuidado con la cantidad que solicita al banco: no debe ser superior al 80 % del valor de tasación del inmueble, esto le obligará a tener una cierta cantidad ahorrada antes de decidir comprar la vivienda”, recomiendan. Por ello, concluyen que se debe fijar  en las condiciones que puedan hacer variar la cuota; tipo de interés, diferencial, además de ciertas cláusulas que por abusivas pueden plantear argumentos para parar embargos u otro tipo de situaciones.

En este articulo: Producto financiero

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando