Test: ¿aventurero, inconformista, intelectual...? Así puedes medir tu capacidad de aprendizaje

El test de Manpower clasifica nuestro estilo de aprendizaje y de qué forma podemos aprovecharlo para potenciar nuestro talento.

Nuestra empleabilidad y también nuestra pervivencia en un puesto está vinculada de una forma cada vez más directa a esta formación continua.

Nuestra empleabilidad y también nuestra pervivencia en un puesto está vinculada de una forma cada vez más directa a esta formación continua. // Green Chameleon (Unsplash)

Tu Formación

formación y empleo

María Refojos

María Refojos

Con la mayoría de trabajos que desempeñamos va aparejada la exigencia de mantener viva la capacidad de seguir aprendiendo y desarrollando nuevas habilidades para no perder el paso. Ya seamos abogados, médicos, electricistas o programadores informáticos, nuestra empleabilidad y también nuestra pervivencia en un puesto está vinculada de una forma cada vez más directa a esta formación continua. 

Los expertos alertan de que para afrontar los retos de un futuro laboral incierto es necesario estar preparado. Por una parte, para asumir la constante evolución en los métodos de trabajo, herramientas y procesos. Estar al día de las novedades de nuestra profesión y nuestro sector nos hace más competitivos y nos mantiene en forma ante las innovaciones. 

Por otra, para acceder a los empleos futuros, incluso a aquellos que todavía no conocemos, serán imprescindibles no solo las competencias digitales, sino también competencias personales o soft skills con las que completar nuestra cualificación ante las nuevas posibilidades y ámbitos que puedan surgir. 

El test de aprendizaje

Para medir nuestro estilo de aprendizaje y sacarle el máximo partido posible, Manpower en colaboración con Hogan Assessments ha elaborado este test, que permite evaluar nuestro cociente de aprendizaje o Learnability Quotient (LQ). 

El perfil que traza esta herramienta clasifica nuestro estilo de educabilidad, crecimiento, motivación y adaptación a nuevas circunstancias y retos profesionales. Y a partir de este trazado, ofrece consejos de cómo mejorar para aprovechar las nuevas oportunidades.

Los resultados se expresan en tres dimensiones o perfiles y, en base a ellos, describe los principales rasgos que conforman nuestro cociente de aprendizaje.

Las tres dimensiones generales son: 

  • Aventurero: presenta un deseo intrínseco para explorar.
  • Intelectual: está motivado para aprender.
  • Inconformista: cuestiona el statu quo.

Las mejoras en especie más demandadas son los cursos de formación, de acuerdo con la encuesta 'Los Propósitos de empresas y trabajadores para 2020' de Adecco. Según explica Raúl Grijalba, Managing Director de la región mediterránea en ManpowerGroup, “la empleabilidad ya no depende tanto de lo que se sabe, sino de lo que se puede aprender”.  

El rol de las empresas

Desde Manpower apelan a también al papel de las empresas tanto por el partido que pueden sacar de este tipo de información como por su responsabilidad a la hora de contribuir a que su personal se mantenga actualizado.  

“Los ejecutivos y los líderes empresariales deben encargarse de mejorar la capacidad de aprendizaje de los empleados en toda la organización. Dado que juegan un papel fundamental en la configuración del clima de los equipos y la cultura de las organizaciones, actuarán como catalizadores o bloqueadores de la capacidad de aprendizaje de los empleados”, señala tomas Chamorro-premuzic, Chief Talent Scientist en ManpowerGroup en una tribuna en Harvard Business Review.

De acuerdo con la firma de selección de personal, a las empresas les peude resultar de utilidad tener información sobre el cociente de aprendizaje de cada empleado y también de cada candidato, ya que proporcionará orientación sobre la mejor forma de facilitar y optimizar su rendimiento y talento, así como de facilitar su motivación y compromiso.

En este articulo: Nuevas Profesiones RRHH

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando