Qué deberías publicar en tu Instagram y qué no si estás buscando trabajo

Estos son algunos de los aspectos que deberías cuidar en la red social para que no perjudiquen a tu búsqueda de empleo, según los responsables de Recursos Humanos.

Qué deberías publicar en tu Instagram y qué no si estás buscando trabajo

Unsplash

Tu Empleo

REDES SOCIALES

Alberto Payo

Alberto Payo

Instagram acaba de cumplir 10 años de vida y se ha convertido en una de las redes sociales más populares del planeta, con más de 1.000 millones de usuarios activos cada mes.

Según datos de Statista publicados este mismo verano, seis de cada 10 tiene entre 18 y 34 años de edad. Un 33,8% está en la franja de edad de los 25 a 34 años y un 29,3% en la de 18 a 24 años. Por lo tanto, son usuarios que o bien están tratando de incorporarse al mercado laboral o tienen cierta trayectoria en él.

Si se usa bien la red social puede suponer un buen exponente y una gran herramienta para obtener visibilidad de cara a ciertas compañías, sobre todo para aquellos jóvenes profesionales que se muevan en entornos laborales de diseño, ilustración, arquitectura, fotografía, creatividad, marketing, Social Media, etc. Sin embargo, el problema viene cuando un perfil incluye ciertos aspectos personales que quizás no les agraden a las empresas que buscan talentos.

“La huella digital que dejamos en las diferentes plataformas todos los días podría interferir con la voluntad de las personas de encontrar un trabajo, especialmente si el candidato/a decide compartir su cuenta de redes sociales en sus currículum o solicitudes de empleo. Si decides compartir tu perfil, el contexto incorrecto de una imagen, un me gusta o un posteo puede mostrar signos de comportamientos contrarios a los valores de la empresa que pueden perjudicar o poner en peligro significativamente tu búsqueda y solicitud de empleo”, advierte Angelina Gentili, Talent Acquisition Manager en la herramienta de recursos humanos Personio.

Sin embargo, no siempre es necesario que se faciliten o aporten estos perfiles a los profesionales del reclutamiento para que estos hagan sus propias averiguaciones e investigaciones. “Las redes sociales son un escaparate transparente donde podemos visualizar a cualquier persona que tenga perfil en ellas. Esta oportunidad de conocer a las personas es aprovechada muchas veces por los departamentos de selección y los headhunters para ver el comportamiento de sus candidatos que puedan tener opciones de ser contratados”, señala Javier Puebla, CEO y fundador de Talentoo, una plataforma que conecta a empresas que buscan personal con una red de cazatalentos y empresas de selección.

Qué cosas perjudican a los candidatos

Muchas personas no se paran a pensar en que lo que pueden haber compartido en Instagram u otras redes sociales puede hacer que sean descartados automáticamente de un proceso de selección, pero es algo que ocurre con frecuencia.

Hay algunas cosas que siempre suelen ser motivo de rechazo para los reclutadores. Gentili opina que los jóvenes deberían evitar “los mensajes o imágenes que puedan estar asociados con comportamientos contra las normas sociales. Estos incluyen el robo, la intimidación, el racismo, los crímenes de odio, entre otros. Eso también afecta a los me gusta que también puedes dar a los posts con contenido similar”.

Puebla comenta que muchas empresas “han descartado perfiles por mostrarse fotos muy inapropiadas o fuera de tono. Las empresas valoran que una persona sea sociable y salga de fiesta, pero perder los papeles puede ser motivo de descarte”. Sin embargo, su opinión es que “todo debe verse con su justa medida. La foto puede no mostrar la realidad de lo que está ocurriendo, pero es cierto que salta una alerta que no va a ayudar nunca al candidato”.

Además, coincide con la responsable de Personio en que “hay que tener mucho cuidado expresando en redes sociales opiniones radicales y de odio, ya que ninguna empresa quiere gente que pueda ser conflictiva”. Para este profesional del reclutamiento, también es fundamental que los jóvenes “cuiden las comunicaciones escritas, evitando faltas de ortografía”.

Para Alberto Gavilán, director de RRHH de la agencia de trabajo temporal Adecco Staffing, no hay “aspectos que de por sí descarten a un candidato”, sino que lo que realmente puede perjudicar es una falta de coherencia entre la imagen personal y la que se quiere trasladar profesionalmente. “Todo lo que no ayude a generar una primera opinión positiva y coherente con la posición a la que se opta puede ser perjudicial en nuestro posicionamiento en el proceso de selección”, apostilla.

Gavilán defiende que los jóvenes que están en el mercado laboral deberían usar estas plataformas “en positivo para lograr proyectar una imagen que les ayude en los procesos de selección, además en los comentarios escritos debemos cuidar la ortografía, la gramática etc”. Al igual que Puebla y Gentili también recomienda “evitar las opiniones radicales, ya que tener poca moderación en ciertos temas podrían perjudicarnos”.

Cómo influir positivamente en los reclutadores

La utilización de Instagram puede ayudar a potenciar la imagen de un candidato, pero también hundir su reputación o cerrarle muchas puertas. Por ello, es esencial reflexionar antes de postear algo cómo puede afectar a nuestra persona en el futuro. “Hay que pensar que todo lo que subimos a las redes puede dejar huella a lo largo de los años, y la vida profesional es larga”, avisa el fundador de Talentoo.

El responsable de Adecco sugiere darle la vuelta a la tortilla y aprovechar la plataforma para otorgarnos mejor imagen de cara a un proceso de selección. Así revela que “las imágenes y fotos que mostramos de nosotros pueden influir positivamente, los vídeos, el estilo de comunicación que usamos, el manejo del lenguaje, la cercanía, nuestro vocabulario… Además se pueden inferir competencias por los gustos y aficiones que practiques”, sentencia.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando