"Las relaciones laborales no pueden empezar con mentiras o medias verdades"

Al buscar empleo por Internet uno encuentra empresas y ofertas 'fantasma', falta de información, condiciones abusivas y engañosas. En este contexto surge Worketik, la plataforma que añade la ética como ingrediente en los procesos de selección.

Amèlia Sampere, en el centro de la imagen, junto a los cofundadores Jordi Martí (izda.) y Lleonard del Río (dcha.).

Amèlia Sampere, en el centro de la imagen, junto a los cofundadores Jordi Martí (izda.) y Lleonard del Río (dcha.). // Imagen cedida (Worketik)

Tu Empleo

ENTREVISTA AMÈLIA SAMPERE, CEO Y FUNDADORA DE WORKETIK

Fran Leal

Fran Leal

Lo hemos escuchado hasta la saciedad. Buscar trabajo es un trabajo… Y si lo hacemos por Internet, también. De hecho, entre las muchas plataformas online para encontrar un empleo, cuesta a veces encontrar una oferta que especifique las condiciones contractuales del empleo: tipo de contrato, salario, horario…

Este sería uno de los focos en los que se centra Worketik, una nueva plataforma para buscar empleo que otorga a la ética un papel protagonista, para que la relación entre empresas y trabajadores se rija por la transparencia. Para conocerla en profundidad, hablamos con la profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Amèlia Sampere, CEO y fundadora de Worketik.

¿Cuál es la razón de ser de Worketik? ¿Qué anomalías viene a solventar?

Nosotros partimos de la creencia de que la selección de personas es un proceso bidireccional, donde personas y organizaciones son determinantes. De ahí que nuestra razón de ser radique precisamente en ser el espacio en el que las personas en búsqueda de empleo y las empresas puedan establecer relaciones de calidad mediante un proceso de selección basado en la transparencia y la ética.

En Worketik filtramos empresas y vacantes que no cumplen estándares éticos

La falta de información, de reciprocidad en los procesos, ha generado un mercado laboral precario en el que la cantidad se ha sobrepuesto a la calidad. Cualquiera que haya buscado empleo sabe la cantidad de portales que existen y el tipo de vacantes que te puedes encontrar, que pueden ser de todo tipo. En Worketik, trabajamos para filtrar todas aquellas empresas y vacantes que consideramos que no cumplen unos estándares éticos.

¿Cómo surgió el proyecto?

Además de ser tutora del Grado de Psicología en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), me he dedicado siempre al desarrollo de personas. Y en el desarrollo de Worketik tiene mucho que ver que he vivido muchos años en el extranjero, donde he visto que se hacen las cosas de otra forma, más como yo pensaba, y les va mejor. Al ver esto, le comenté mi proyecto a unos clientes que tenía que eran desarrolladores de software, Lleonard del Río y Jordi Martí. Les gustó la idea y a partir ahí hemos lanzado el proyecto, sin más financiación que la que hemos aportado los fundadores. Ahora, tendremos que ver cuáles son los siguientes pasos, porque sí que nos gustaría crear una app, mejorar un poco el portal, etc.

Entrando en materia, es cierto que las ofertas de empleo a menudo pecan de falta de información. ¿Por qué ocurre esto?

Yo creo que es un tema cultural. En España, a raíz de la crisis, la búsqueda de empleo fue muy dura, primando la cantidad a la calidad. Y ahora, aunque se hable constantemente de talento y compromiso, lo cierto es que necesitamos que ese compromiso sea recíproco.

Exigimos a las empresas la publicación de las condiciones salariales y contractuales

Las mentiras o medias verdades no responden a esto. Y en verdad muchas relaciones laborales empiezan pecando en este sentido, sin abordar o aclarar las condiciones, incluso recurriendo al truco de “ya lo hablaremos”. Para nosotros, esto no es ético y no debe ser así, por mucho que lo hayamos aceptado como algo normal. No obstante, hay que destacar que hay empresas que lo hacen bien y que piensan que las personas deben estar satisfechas. 

Al fin y al cabo, una relación adecuada y completa agiliza el proceso de selección, tanto por parte de la organización como de las personas. Porque, y esto es muy importante, genera el autodescarte, evitando la masificación y demora en la gestión del proceso, con lo que se optimizan tiempos y recursos para todos los involucrados y, además, aumenta la reputación de la organización.

En la plataforma, partís de un código ético de obligado cumplimiento por parte de las empresas. ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

Se trata de un documento público que está en nuestra web y que tienen que aceptar todas las empresas que se registran. En verdad es algo básico, pero consideramos que deben ser unas premisas esenciales.

La primera de todas es la responsabilidad de que detrás de cada publicación hay una vacante real, porque no queremos tener vacantes falsas que acumulan cientos y cientos de candidatos. También es vital el compromiso de las empresas a la no discriminación de los candidatos. Cada persona es libre de incluir en su currículum la información que considere, pero nosotros no se lo vamos a pedir en el registro, porque a la empresa debería darle igual la edad, el sexo o la condición de las personas.

Por otra parte, exigimos a las empresas la publicación de las condiciones salariales y contractuales, porque creemos que la diferencia entre la negociación y el regateo reside precisamente en la información que una de las partes posee y la otra no. En este sentido, intentamos equiparar el punto de partida.

Del mismo modo, las organizaciones tienen que publicar los beneficios sociales y las estrategias de responsabilidad social corporativa, porque la inclusión y la igualdad forman parte de nuestra razón de ser. De hecho, hemos incluido filtros sobre estos parámetros que permiten visibilizar las empresas con valores, a la vez que facilitan su encuentro con las personas. Por último, y no menos importante, las empresas deben comprometerse a dar respuesta a las candidaturas en un plazo de 15 días, y si no pueden hacerlo, que al menos expliquen el porqué en la descripción. Tenemos claro que la comunicación es esencial y debe regirse por la igualdad.

Debemos conocer nuestros sesgos, afrontarlos y luchar contra ellos con formación, datos y experiencia

¿Creéis que las empresas apostarán por este modo de proceder?

Obviamente, no todas, pero creo que por parte de las empresas deberían hacer un ejercicio de autoconocimiento y formación. Debemos conocer nuestros sesgos, afrontarlos y luchar contra ellos con formación, datos y experiencia. Si entendemos que procurar un mejor trato a las personas va a hacer que su nivel de rotación sea inferior y aumente su compromiso y estabilidad laboral, será más fácil cambiar el chip.

Un cambio que puede costar mucho...

Pues posiblemente va a costar, sí, sobre todo por el tema del Covid-19. No obstante, creemos que las empresas, poco a poco, van a ir dándose cuenta de que va a haber crisis pero, como ocurre siempre, habrá perfiles que costará encontrar, a pesar del desempleo.

En este sentido, las personas también tendríamos que cambiar y responsabilizarnos más sobre el tipo de empresas que queremos. Porque se ha visto incluso con el Covid-19; si las personas nos juntamos, generamos un cambio en ámbitos que nos afectan a todos. Por tanto, ¿por qué no hacerlo también en el ámbito del mercado laboral? En definitiva, las personas tendríamos que tomar más nuestra responsabilidad y exigir un poco más en este sentido, porque aceptamos cosas que no son normales, aunque sean frecuentes.

En este articulo: Desempleo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando