El paro vuelve a 2013: ¿hasta dónde puede llegar la tendencia destructiva?

El paro ha aumentado en 121.000 personas durante el primer trimestre, según la EPA. Un trimestre en el que se ha empezado a notar los efectos de la crisis del coronavirus

Según los datos de la EPA, el paro ha aumento en 121.000 personas el primer trimestre

Según los datos de la EPA, el paro ha aumento en 121.000 personas el primer trimestre // Juanjo Martín (EFE)

Tu Empleo

CRISIS DEL COVID-19

Marta Gracia

Marta Gracia

La crisis económica que ha traído el coronavirus ya se muestra en cifras. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2020 ya ha informado de ese impacto en el empleo. El paro ha aumentado en 121.000 personas, sin contar con los trabajadores afectados por un ERTE. Además, desde el INE añaden que “es probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos” debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que la definición de paro de la EPA. De hecho, esta categoría ha aumentado en 257.500 personas.

Con todo, la tasa de paro se ha situado en el 14,41% en el primer trimestre, lo que supone una subida de 0,63 puntos porcentuales. Este porcentaje no subía tanto en un trimestre desde hace siete años, es decir, el primer trimestre de 2013 (segundo pico de la crisis financiera), cuando aumentó en 1,17 puntos. Pero no es el único dato que se acerca o sobrepasa a los que vimos durante la crisis financiera que comenzó en 2008 y que tuvo un repunte en 2012-2013.

Por ejemplo, el número de hogares con todos sus miembros activos en paro creció en 60.700 en este primer trimestre de 2020, es decir, un aumento del 6%, la mayor subida desde el cuarto trimestre de 2012. Otro ejemplo se refleja en el empleo del sector servicios que ha caído en 275.900 personas, su mayor descenso desde el cuarto trimestre de 2011. El paro en este colectivo ha crecido en 172.800 personas, su mayor aumento en 11 años, desde el primer trimestre de 2009.

Con estos datos es lógico pensar que se podrían ver cifras peores que durante la crisis de 2008.  Los expertos coinciden en que sí que verán valores peores que los que ha mostrado esta EPA, ya que casi no hay incidencia del COVID-19. “El mal dato del paro se explica porque suele ser un trimestre de malos datos por la finalización de los periodos navideño y de rebajas”, asegura Javier Blasco, director de Adecco Group Institute.

Susana Saavedra, responsable del área de estudios y publicaciones de Infoempleo, explica que la siguiente encuesta, que se publicará a mediados-finales de julio, “será la que nos muestre la fotografía real. Y no va a ser una imagen positiva”. Para Blasco esa encuesta mostrará las peores cifras de 2020 en valores absolutos de no ocupados. El director de Adecco Group Institute señala que la tasa de desempleo no bajará del 17,5% durante 2021, e incluso se atreve a hacer previsiones más allá: “No bajará 16% durante 2022, siendo en 2023 cuando nos movamos entre el 15% y el 16% de paro”, apunta. 

Cuánto se prolongará esta destrucción de empleo

Víctor Fermosel, profesor de RRHH en EAE Business School, afirma que la recuperación de esta crisis en el empleo no va a ser en forma de ‘V’, sino que será en ‘U’ “y muy larga, no será una recuperación instantánea”. Para Fermosel, uno de los problemas más graves es que puede que muchas empresas no sobrevivan a este periodo de incertidumbre. Para ello, el profesor pone de ejemplo Portugal donde lanzan certificados sanitarios que garantizan que se cumple con las normativas y que están limpios de coronavirus. 

“Al paro se van a seguir sumando todas esas personas con contratos fijos discontinuos, que no les van a llamar para la temporada de chiringuitos en la playa, bodas, banquetes y comuniones, recolectores de fruta… “, explica. No obstante, resalta que lo “bueno” que hay en esta crisis es que “tenemos dinero”, pero “hay que saber cómo gestionarlo”. Víctor Fermosel explica que ese dinero tiene que inyectarse a las empresas para que repercuta en los trabajadores y se active el consumo.

La restauración es el sector más afectado por la crisis del COVID-19 // mANU MITRU

Saavedra, por su parte, asegura que es complicado hacer un pronóstico general porque depende de muchos factores, pero “lo que sí que sabemos es que va a ser un año muy complicado para las actividades relacionadas con la restauración, el turismo y el comercio, tres de los principales motores del empleo en España”. La responsable de estudios y publicaciones de Infoempleo recuerda que hay sectores que están creciendo con fuerza como la distribución, el sanitario, “pero su capacidad para generar empleo no es equiparable a la del ámbito industrial, el comercio o la hostelería y el turismo, pero pueden ser un buen lugar donde encontrar trabajo hasta que la normalidad vuelva a nuestras vidas”.

El director de Adecco Institute Group se muestra de acuerdo con que la recuperación va a depender de los sectores y de cómo evolucione el desconfinamiento y las medidas de apoyo a las empresas para facilitar la contratación. Para Blasco, restauración y alojamiento es el sector más afectado y el que más va a sufrir con una incidencia del 90% ahora y de un -58% previsiblemente en todo el 2º trimestre, al final de año estará en torno al -20% es el sector que más va a sufrir.  

“Hay un rayo de esperanza en que tenemos dinero y que si lo gestionamos bien salimos y de sobra de esta”, se muestra esperanzado Fermosel. Pero insiste en que el problema es cómo se va a gestionar ese dinero y dónde se va a dirigir.

Dónde y cómo encontrar trabajo en época de crisis

Mónica Pérez, directora de comunicación de InfoJobs, explica que en la situación actual es importante que tanto candidatos como empresas estén atentos a nuevas oportunidades y fórmulas de empleabilidad, tanto en lo que se refiere a la demanda de perfiles - como puede ser el crecimiento de la demanda de perfiles vinculados al sector online durante el confinamiento (informática y telecomunicaciones, logística, educación y marketing) - como a la irrupción de la tecnología en la búsqueda y reclutamiento de profesionales - con el reclutamiento 100% digital. 

Además, “el confinamiento puede ser una oportunidad para impulsar la marca personal, uno de los elementos determinantes en la empleabilidad”, asegura Pérez. De esta manera, recomiendan actualizar el currículum, realizar un análisis personal. También señalan que las redes social pueden ser el mejor canal para identificar nuevas oportunidades de trabajo.

En este articulo: Búsqueda Empleo Desempleo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando