Las tiendas de barrio, ¿beneficiadas o perjudicadas por la pandemia?

Las tiendas de barrio fueron protagonistas en el confinamiento y supieron ganarse la confianza de los consumidores, pero es un sector en jaque: la Confederación Española de Comercio advierte de que el 30% de los comercios podría cerrar antes de fin de año

Trabajo en el obrador de una pastelería del barrio de Sants de Barcelona.

Trabajo en el obrador de una pastelería del barrio de Sants de Barcelona. // EFE/Toni Albir

Tu Bolsillo

COMERCIO DE PROXIMIDAD

nora-benito-bn

Nora Benito

El estado de alarma y el confinamiento echó ‘los cerrojos’ de muchos comercios de proximidad, pero las tiendas de barrio que siguieron en pie se hicieron las protagonistas indiscutibles y supieron ganarse la consideración de nuevos y antiguos clientes. La mala noticia es que el 10% de los comercios que bajaron la persiana durante ese periodo no han vuelto a abrir.

Aunque dicen que las crisis vienen también con oportunidades. “Los comercios de proximidad o mercados de barrio han sido el formato que más ha conseguido ganarse la confianza de los consumidores en cuanto a la seguridad y medidas de higiene de sus establecimientos y se han colocado en el radar de muchos consumidores españoles para los que el pequeño comercio pasaba prácticamente inadvertido antes del estado de alarma”, afirma a BYZness el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo.

De ahí que se pasase del 12,3% de los españoles que compraban en las tiendas de proximidad a que lo hiciera el 18,8% durante el estado de alarma, según el CIS. En este sentido, “la pandemia ha dado la oportunidad a las tiendas de barrio de fidelizar nuevos clientes”, expresa Pedro Campo.

No obstante, a pesar de este crecimiento, el sector del pequeño comercio hace aguas y desde la Confederación Española de Comercio (CEC) ya vienen advirtiendo: el 30% de los comercios podría cerrar antes de final de año si no reciben unas ayudas efectivas.

El único sector que se salva es el de la alimentación. Por sectores, tal y como apuntan desde la patronal del comercio, los más afectados son los vinculados al turismo, el textil y el calzado, los complementos para eventos o las agencias de viaje, entre otros.

Y es que las circunstancias actuales no llaman a la esperanza. La caída se viene produciendo en cascada. El verano y la ausencia de turistas no han sido grandes aliados y el pequeño comercio ya registra un descenso de facturación anual de en torno al 50%. Tal y como lamenta Pedro Campo, antes del verano estimaban cierres del 20% a final de año, pero ahora “el 25% o incluso el 30% de los negocios está en riesgo, lo que supone que 120.000 comercios podrían cerrar antes de que acabe el año si no se vuelve a los niveles de consumo pre-covid”.

INICIATIVAS QUE APOYAN LA VIDA DEL BARRIO

En este contexto adverso y de incertidumbre se hacen más reseñables las iniciativas que ponen el foco en los barrios. Apostar por la comunidad, por la cooperación, por las redes vecinales. Así surgió hace ya diez años Nextdoor, una plataforma de barrio que une a vecinos, comercios e instituciones públicas en un intento de aglutinar a todos estos actores de barrio para hacer de él un lugar donde compartir ideas y de ayuda.

“El comercio local aporta vida al barrio, no solo en la parte económica, sino también en la de vitalidad y unidad y hace sentir que el barrio es algo más que los vecinos que viven en él”, indica la responsable de Nextdoor en España, Joana Caminal. Tras caer en la cuenta del creciente desapego de la vida en comunidad, Joana Caminal explica que decidieron crear una “plataforma para poner en contacto lo que te rodea”.

Ya presente en más de 3.500 barrios en España, Nextdoor llegó a una alianza con iBarrio, aplicación creada por Fujitsu, para apoyar la difusión de información y servir de escaparate virtual sobre los pequeños comercios de proximidad entre sus usuarios. “Queríamos llegar a todos los comercios locales de España para que supieran que se pueden dar a conocer a través de Nextdoor”, subraya Caminal. Un sistema basado en recomendaciones para dar visibilidad a estos establecimientos.

“Históricamente, en España hemos tenido vocación por el comercio local de nuestros barrios si lo comparamos con otros mercados, pero después de la pandemia, más del 89% de los usuarios de Nextdoor valoran más el comercio local y el 76% quieren consumir más en él”, expresa Joana Caminal.

PROPUESTAS SALVAVIDAS

Para salvar al pequeño comercio que se encuentra entre las cuerdas, desde la CEC proponen una serie de medidas como apoyo fiscal y financiero para garantizar su liquidez, el aplazamiento del pago de la deuda tributaria y condonación del pago de tributos, reducir el recargo de equivalencia o garantizar las mismas normas para todos los operadores de comercio, ya sea el canal online u offline.

Asimismo, tal y como proponen desde la CEOE, la CEC estima necesaria la extensión y flexibilización de los ERTE por fuerza mayor hasta 2021.

En este articulo: Producto financiero

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando