Confinados o no, seguiremos comprando online

Más de la mitad de los españoles asegura que comprará más por Internet tras la experiencia vivida estos meses de confinamiento, que han exigido una respuesta rápida y eficaz a los operadores logísticos

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Pixabay

Tu Bolsillo

ecommerce

Fran Leal

Fran Leal

Entre las muchas consecuencias que han tenido las semanas de confinamiento encontramos un crecimiento aún más pronunciado del que venía experimentando el ecommerce. En este sentido, a pocos sorprenderá que el comercio electrónico haya crecido. 

Sin embargo, sí es relevante cómo se está asentando como hábito entre la población española. Es decir, que todo apunta a que la mayor utilización del canal online no se reducirá a un hecho coyuntural sino que, alentado por la cuarentena, se quedará como forma habitual de consumo.

Aumento de la intención de compra online

El estudio ‘El impacto del coronavirus en estados de ánimo, hábitos y consumo’, que contempla dos oleadas en plena pandemia (marzo y mayo), refleja fielmente lo que venimos comentando. Así, mientras que en la primera oleada de la investigación un 30% de los encuestados declaraba que compraría más por Internet a partir de la pandemia, la segunda oleada de mayo mostró un aumento de esta opinión hasta el 53% de los encuestados.

Incluso, según el citado informe, un 36% afirma que su canal de ventas prioritaria va a ser Internet, algo motivado por el hecho de que “durante la pandemia, lo han tenido que hacer por obligación y han encontrado que es una forma de comprar que consideran satisfactoria”, defiende Pablo Contreras, profesor de EAE Business School y autor del estudio.

En el apartado concreto de la alimentación, por ejemplo, un 8% declaró que nunca había comprado alimentos por Internet y que lo había empezado a hacer ahora. Otro vector que fomenta y refuerza unos hábitos de compra que, sin duda, “se han potenciado e intensificado en estas fechas”, apunta Contreras.

¿Estaba preparado el sector?

El incremento de las compras online, sin embargo, ha sacado a la luz las dificultades para asumir el repentino aluvión de pedidos por parte del sector. Al respecto, Contreras añade que “ahora, se están reconfigurando todos los sistemas de aprovisionamiento”. Según nos cuenta, tanto la manipulación del producto, como la logística asociada o el reparto de última milla “se han visto desbordados por la cantidad de pedidos que se han hecho”. Una situación que importantes actores del sector han comparado con un ‘Black Friday’ continuo. Y claro, eso provoca tensiones. “Han tenido que reforzarse de manera muy rápida y repentina, a lo que hay que sumar las limitaciones que se han vivido, especialmente las primeras semanas”, recuerda el experto. Pero estas exigencias terminarán por cristalizar en un mayor desarrollo del canal online, apoyado en el hecho de que “players tradicionales van a intentar compensar las caídas en el canal físico con el online”. 

A su vez, la capacidad logística “tendrá que ser reforzada, con el consiguiente impacto positivo en cuanto al empleo”, concluye Contreras. Un ejemplo ello lo encontramos en XPO Logistics, líder en el servicio de último milla para productos pesados y voluminosos en Estados Unidos, que han ampliado su servicio en España con el objetivo de dar respuesta al aumento del ecommerce durante estos meses. Según palabras de Massimo Marsili, director general de Transporte Iberia de la firma, “nuestra red de Last Mile en España tiene la capacidad y la experiencia para gestionar de manera adecuada la mayor demanda de nuestros servicios, que se ha triplicado en los últimos meses”. Y como decíamos, esta adaptación al volumen de los pedidos redunda en el empleo, con 1.000 nuevos empleados en la compañía para atender a este sobrevenido pico de actividad.

La importancia de la logística

Llegados a este punto, queda latente el papel que juega la logística. Y en esta dirección apuntan desde Directia, unidad de negocio de Mediapost especializada en logística relacional, al afirmar que tanto los ecommerce existentes como los de nueva creación deberán diseñar su estrategia desde el punto de vista de la logística. David Arteaga, responsable de Directia, asegura en este sentido que “muchos ecommerce no han sido conscientes hasta este momento de la verdadera importancia de situar la logística en el centro de su estrategia y se han encontrado con una oportunidad que no han podido explotar al máximo”.

Para defender lo determinante de la logística, alegan las conclusiones extraídas del ‘II Estudio de Marketing Relacional en España’, presentado por Mediapost recientemente. Según este trabajo, las bondades más destacadas del ecommerce por los españoles es la comodidad de recibir el producto en casa y la flexibilidad horaria, si bien también apuntan aspectos a mejorar, como las políticas de devolución (el 40% así lo sostiene). Y en todo ello, la logística “tiene mucho que decir”, concluyen.

En resumidas cuentas, el ecommerce está viviendo un momento explosivo. Pero no hay que olvidar que, junto a las oportunidades que brinda la situación actual para el sector, aparecen riesgos y debilidades que deben ser reforzadas para que ese hábito de compra online no retroceda una vez pasada la crisis sanitaria. Otro ejemplo más de cómo la capacidad de adaptación determina, y de qué manera, la supervivencia de los negocios y, por ende, el empleo.

En este articulo: Consumo Tendencias Tecnología

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando