Los centennials encabezan los fraudes al seguro

Casi 6 de cada 100 siniestros de autos declarados en España entre 2017 y 2018 fueron falsos. Hombre, de 18 a 24 años y con empleo precario o desempleado es el perfil del defraudador, según el V Barómetro del Fraude en el Seguro de Línea Directa

Casi 6 de cada 100 siniestros de autos declarados en España entre 2017 y 2018 fueron falsos.

Casi 6 de cada 100 siniestros de autos declarados en España entre 2017 y 2018 fueron falsos. // Pixabay

Tu Bolsillo

SEGUROS

nora-benito-bn

Nora Benito

Hombre, joven de 18 a 24 años y con empleo precario o desempleado. Este es el perfil de los defraudadores según el 'V Barómetro del Fraude en el Seguro' de Línea Directa, que analiza una década sobre estafas al seguro (2009-2018). A pesar de que estas son las personas que más fraudes comenten, también se han visto un ascenso de los hombres mayores de 40 años, profesionales y con estudios universitarios.  

Dicho informe pone el foco en los 60.000 defraudadores del seguro de Autos y los 6.500 del seguro de Hogar que ha detectado la compañía en los últimos dos años. “El número de mafias desde 2013 se ha multiplicado por tres. Hablamos de 500”, asegura Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa.  Solo en el último ejercicio se han incrementado un 23%. 

Pero ¿de qué hablamos cuando nos referimos a un fraude? Tres son los requisitos que tiene que cumplir un hecho para que sea calificado así: que haya un engaño, que exista intencionalidad y que haya lucro. Y los hay de lo más inverosímiles: personas que declaran haberse quedado ciegas (cuando no es real), arañazos falsos en los coches pintados con tiza o personas que alegan padecer miedo a la conducción y son pilladas por detectives haciéndolo. 

Y es que 6 de cada 100 siniestros declarados en los dos últimos años en nuestro país fueron un engaño. Dos de cada tres fraudes se dan en el seguro de Autos. 

EL COSTE MEDIO POR FRAUDE 

Más de 800 millones de euros anuales es lo que estima el Barómetro de Línea Directa como el importe de las estafas para el conjunto del sector asegurador de autos. Si se contara toda la década, el coste superaría los 9.200 millones de euros. 

En lo que respecta al fraude entre particulares, el coste medio sería de 1.296 euros, un 1% más que en el informe anterior. 

Pero ¿cuáles son las estafas más habituales entre los españoles? En cuanto a daños materiales, son aquellos daños ajenos al siniestro, y en lo que respecta a los corporales, simular lesiones o agravar las que ya existen son las más difundidas. 

Por regiones, en Murcia las mafias proliferan, seguido por CantabriaAndalucía y País Vasco. Y en lo que respecta a fraudes de particulares, se localiza de forma mayoritaria en Jaén y Sevilla. En el lado contrario de la balanza, es decir, las provincias con menos estafas al seguro en los dos últimos años, se encuentran Las Palmas, Huesca y Lleida. 

Y el calendario también importa: los miércoles y jueves son los días que más estafas se cometen, mientras que marzo, abril y mayo son los meses del año que se llevan también la palma. 

EL SEGURO DE HOGAR, TAMBIÉN AFECTADO AUNQUE MENOS

“El 2,4% de los siniestros de hogar son un intento de estafa”, argumenta Francisco Valencia. Además, ha habido un aumento de la frecuencia del 31% en el último año, pasando del 2% en 2017 al 2,63% en 2018.

El coste medio por parte falso en el Ramo de Hogar es de 777 euros. Pero ¿qué tipos de engaños se cometen en este ámbito? Aquellos relacionados con el montaje o simulaciones de accidentes, sobre todo, seguido por daños de antes de la contratación o daños por otro siniestro. Falsos robos de placas solares, rotura de cisternas imaginarias son algunos de los ejemplos que muestra Línea Directa. 

En lo que respecta al coste total para el sector, esta aseguradora estima que el volumen anual del fraude se situaría en 166,2 millones de euros al año. 

PAGAN “JUSTOS POR PECADORES”

La consecuencia de los fraudes al seguro se traduce en un incremento del precio de las primas en los seguros de autos. “Si no hubiera este extra coste esto se trasladaría a una disminución de las primas”, expone Valencia. 

“El fraude tiene un coste enorme para la industria del seguro”, añade. “Pagamos justos por pecadores, y se acaba trasladando a la prima”, concluye. Tal es así, que la compañía estima que de una prima media de 320 euros para un seguro a terceros ampliado, 25 euros corresponden al sobrecoste por los engaños, lo que se podría disminuir su coste si no existiera el fraude

En este articulo: Producto financiero

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando