elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

¿De verdad interesan las ofertas de crédito que hacen los bancos en Black Friday?

Cada vez hay más entidades que hacen ofertas de financiación a sus clientes, 'invitándoles' al consumo en Black Friday

Cartel publicitario del Black Friday en Sevilla.

Cartel publicitario del Black Friday en Sevilla. // Europa Press

Tu Bolsillo

CONSUMO Y FINANCIACIÓN

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

El Black Friday se ha posicionado como la gran cita para el consumo offline y online a nivel internacional; un consumo online caracterizado además por la popularización de métodos de pago más flexibles y adaptados al medio digital, enfocados no solo en ofrecer mayor flexibilidad al consumidor sino en impulsar el volumen de ventas del comercio al aumentar la capacidad adquisitiva del comprador. 

Según estimaciones de Pagantis, fintech europea de financiación al consumo para ecommerce, este año las compras financiadas aumentarán en torno al 40% en Black Friday frente pasado ejercicio. Para Mar Bezanilla, COO de Pagantis, estamos presenciando “una tendencia creciente en la modalidad de pago financiado en Europa”. 

Los bancos se están subiendo a este carro con diferentes propuestas de captación. Sin ir más lejos, ING y Bankia han lanzado ofertas para que puedas financiar sin problemas las compras que hagas durante dicha fecha. El banco naranja, que fue pionero en este tipo de promociones en el ámbito español, ofrece el Préstamo Naranja a un interés del 2,99% TIN desde el 21 de noviembre y hasta el 29 del mismo mes. 

Según José Luis Herrera, analista independiente, desde el punto de vista de la financiación se trata de un descuento “notable” si tenemos en consideración que, en la actualidad, fuera de las fechas de esta campaña, los usuarios de este préstamo tienen “un TIN del 5,99%”. Además, dicho banco permite la posibilidad de que adquieras un préstamo preconcedido desde el 2,49% durante esos días. 

También Bankia va en la misma línea al devolver a 200 de sus clientes el gasto más elevado que realicen, hasta un máximo de 300 euros, con sus tarjetas de crédito durante el fin de semana que comenzará el 29 de noviembre y hasta lunes 2 de diciembre, el día del famoso Cyber Monday.

Mientras, Banco Santander se ha metido por primera vez en esta espiral y, con motivo de estos días de descuentos, ha optado por lanzar una campaña de préstamos preconcedidos para sus clientes particulares desde el 25 de noviembre hasta el 2 diciembre, con un tipo preferente del 3,95% y se podrán contratar por los diferentes canales digitales de la entidad: la app, los cajeros automáticos, la web y la Superlínea. 

La gran novedad, señala el banco, es que incorpora una “garantía de mejor precio”, mediante la cual el préstamo queda sin efecto si el cliente contrata otro en mejores condiciones en los 14 días siguientes, “renunciando la entidad bancaria al cobro de intereses y comisiones”.

La invitación al consumo masivo

Cuando estamos valorando un minicrédito es que necesitamos financiación en nuestra cuenta ya. En estos casos los intereses suelen pasar a un segundo plazo, aunque no sea la característica que “nos haga decidirnos por un producto u otro es fundamental conocer los intereses que pagaremos para saber si nos interesa”, opina Herrera.

Con las políticas de los bancos centrales de tipos de interés mínimos, los bancos están obligándose a captar márgenes de beneficios por todas las vías posibles. Las ofertas del Black Friday para financiar son “un ejemplo de hacia dónde se dirige el negocio”, concreta Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.

Los expertos recomiendan, en su conjunto, ir con la cautela y prudencia necesaria antes de contratar este tipo de créditos. Y es que, si tenemos el dinero disponible y contamos con una oferta que nos resulta interesante, “es lógico que queramos aprovecharla”, dice Gálvez. Sin embargo, si hay que endeudarse por el mero hecho de adquirir algún “capricho”, no merece la pena “el pago de intereses”.

Así también se extra de la encuesta realizada por ADICAE. La prudencia ha de ser la principal recomendación que seguir durante el Black Friday y por eso la conclusión es “evitar el sobreendeudamiento y no pedir ningún crédito para realizar estas compras si no se ha comprobado antes que se podrá afrontar sin problemas el pago con los intereses incluidos”. 

El consumidor se vuelve especialmente vulnerable ante el marasmo de “entidades y chiringuitos que ofrecen créditos rápidos y las tarjetas revolving con intereses claramente abusivos y que están cayendo en los tribunales por su usura”, comenta la asociación.

Y es que en el manual del ahorrador y de la planificación financiera siempre se dice que “fijes un presupuesto de gasto”, incluso en las situaciones que se califican como más extraordinarias. Por eso, ampliar nuestra deuda durante esos días, de manera generalizada, “no tiene un gran sentido”.

Otra cosa es en el caso de grandes compras que tengamos que hacer mediante financiación y que podamos aprovechar algún descuento del Black Friday junto con los menores intereses de la oferta de préstamos. En tal caso, añade Herrera, sí que podemos “mirar todas las opciones con detalle, sabiendo que no hay que gastar por gastar”.

En este articulo: Consumo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando