elPeriódico economía

Jueves, 14 de noviembre del 2019

Economyz

Préstamos personales: así puedes calcular qué te cobra de interés tu banco

Los préstamos personales o créditos al consumo alcanzaron en el segundo trimestre del año los 94.947 millones de euros en España

Los créditos al consumo alcanzaron los 94.947 millones de euros en el segundo trimestre del año

Los créditos al consumo alcanzaron los 94.947 millones de euros en el segundo trimestre del año // Raten-Kauf (Pixabay)

Tu Bolsillo

CRÉDITO

Marta Gracia

Marta Gracia

Comprarse un coche, irse de vacaciones, pagar un máster o amueblarse la casa son gastos importantes, a veces imprevistos y en muchas ocasiones se necesita de una financiación extraLos préstamos personales y créditos al consumo son los productos que permiten financiar estos bienes duraderos. El Banco de España señala que suelen ser más fáciles de obtener que un préstamo hipotecario, aunque resultan más caros porque los intereses que hay que pagar al banco son más elevados.

Los préstamos personales o al consumo se formalizan en un contrato en el que se establece la cantidad concedida y las cuotas periódicas que tendremos que pagar, en las que se incluyen los intereses, comisiones y gastos conforme a las condiciones pactadas. La contratación de un préstamo personal lleva consigo una serie de gastos que conviene estudiar antes de decidirse por una oferta.

Según los datos del Banco de España del segundo trimestre del año, los españoles tiene créditos al consumo por valor de 94.947 millones de euros. Los créditos morosos suponen el 5,3% de esa cantidad y es que en ese trimestre alcanzaron los 5.029 millones de euros, su nivel más alto de los últimos cinco años. 

Al contratar un préstamo o crédito personal es frecuente el cobro de:

  • Comisión de estudio: remunera a la entidad por el análisis de los riesgos de la operación y suele ser un porcentaje sobre el importe solicitado. El Banco de España avisa que si la entidad no concede el préstamo, no podrá cobrarla, pero sí los gastos originados por la intervención de otras personas o empresas, si así estuviera pactado.
  • Comisión de apertura: remunera a la entidad por los trámites realizados para formalizar el préstamo. Suele ser un porcentaje sobre la cantidad que se presta (en los créditos, sobre el límite del crédito), y se suele pagar de una vez cuando se firma la operación. 

Por otro lado, durante la vida del préstamo, y si están previstas en el contrato, se puede dar el cobro de:

  • Comisión por modificación de condiciones o por cambio de garantías: si pactamos con el banco la modificación de alguna de las condiciones, habrá que pagar por los trámites de la modificación del contrato y/o el análisis de los riesgos que la modificación puedan suponer.
  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras: si dejamos de pagar, el banco realizará gestiones para la recuperación de los impagos y nos cobrará los costes derivados de dichas gestiones.

Como explica el BdE, para los créditos y préstamos a consumidores sujetos a la Ley 16/2011, de contratos de crédito al consumo, si cancelamos o reembolsamos el préstamo de forma anticipada, el banco podrá cobrar la compensación por cancelación o reembolso anticipado, siempre que se produzca en un período en el que el tipo deudor sea fijo. Además de:

  • Hasta el 1% del importe reembolsado, si el período restante entre el reembolso anticipado y la terminación del crédito es superior a un año.
  • Hasta el 0,5% del importe reembolsado anticipadamente si ese período es inferior al año. Nunca rebasará el importe del interés que habrías pagado durante el período de tiempo comprendido entre el reembolso anticipado y la fecha pactada de finalización del crédito.

El tipo de interés

El tipo de interés de un crédito personal se puede definir como el precio de pedir prestada una cierta suma de dinero para devolverla en un período de tiempo determinado. Concretamente, es un porcentaje que se aplica sobre el capital del crédito, ya sea este un préstamo personal, una hipoteca, el crédito de una tarjeta, etc.

Ese tipo puede ser menor o mayor en función de la situación del propio mercado y de las tarifas que aplique cada prestamista. Asimismo, varía mucho según la situación económica del que pide el crédito: si el banco considera que prestarle dinero le supone asumir un mayor riesgo de morosidad, aplicará un interés mayor (y a la inversa).  

Desde HelpMyCash señalan que es por este motivo que los préstamos personales, cuya garantía es únicamente personal (como su nombre indica), tienen un interés más alto que las hipotecas, que tienen una garantía tanto personal como hipotecaria (la vivienda adquirida). El tipo de interés puede variar mucho según el tipo de producto del que hablemos, tal y como recalcan desde HelpMyCash. 

Por ejemplo, según el comparador los mini préstamos de menos de 1.000 euros tienen un tipo medio del 1,1% diario, mientras que los créditos de mayor importe (hasta 5.000 euros, por lo general) suelen costar entre un 2% y un 5% mensual.

El TAE del préstamo

El Banco de España ha puesto a disposición de los usuarios una herramienta para calcular la TAE (la Tasa Anual Equivalente). Esta tasa es el porcentaje que indica el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero. La TAE incluye el tipo de interés nominal (TIN), las comisiones y gastos bancarios, así como el plazo de amortización.

El simulador permite calcular la TAE si el tipo se modifica durante la vida del préstamo, y también distingue entre los gastos que pagues en origen y aquellos que pagues de forma periódica como por ejemplo un seguro.

En este articulo: Educación financiera Consumo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando