elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

Cómo hacer un uso responsable de tu tarjeta de crédito para evitar sustos

Las posibilidades que ofrece una tarjeta de crédito son ventajosas a la hora de financiar nuestras compras. Ahora bien, es necesaria una buena educación financiera para mantener a raya nuestro endeudamiento

Debemos ser cautos con las tarjetas de crédito para no sobreendeudarnos

Debemos ser cautos con las tarjetas de crédito para no sobreendeudarnos // Yedidia Klein (pixabay)

Tu Bolsillo

FINANZAS PERSONALES

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

La responsabilidad a la hora de utilizar nuestra tarjeta de crédito nos puede llevar a no endeudarnos en exceso y a gozar de una buena salud financiera. Sin embargo, no es algo que sea así para la totalidad de los españoles. 

Según el Informe Europeo de Pagos de Consumidores de Intrum, uno de cada cuatro españoles (26 por ciento) afirma haber agotado el crédito de su tarjeta en el último semestre, seis puntos más que la media europea (20 por ciento). Esta afirmación refleja que los españoles vuelven a gastar por encima de sus posibilidades

De hecho, según el Banco de España, la tasa de ahorro de los hogares del país, es decir, la renta menos el consumo, ha marcado su mínimo histórico al cerrar 2018 en el 4,9 por ciento de su renta disponible, la más baja desde el inicio de la serie.

Riesgo de sobreendeudamiento

Teniendo en cuenta esta situación, los hogares españoles reconocen atravesar dificultades para hacer frente a sus gastos corrientes, acumulando facturas sin pagar. Tanto es así que, en los últimos 6 meses, han pedido prestado 2.401 euros de media para abonar recibos pendientes, según muestra el citado informe. Esta cifra, que no tiene en cuenta los pagos de la hipoteca, supone unos 700 euros más que el año anterior.

¿Cómo hemos podido llegar a este punto? Según Alejandro Zurbano, Regional Managing Director Iberia & Latam de Intrum, tras los años más duros de la crisis económica, el aumento del consumo a crédito ha venido motivado por el clima de confianza “en la recuperación de la economía española”. En este sentido, el consumo a crédito en ocasiones se realiza “sin tener en cuenta un presupuesto previo o atendiendo a expectativas financieras no realistas que pueden llevarnos a un sobreendeudamiento”. 

De ahí que la educación y el fomento de una cultura financiera básica sea “fundamental”, destaca el experto, para “lograr hábitos de consumo responsables”. Una sociedad con conocimientos para manejar sus finanzas personales será más consciente de las consecuencias derivadas de pedir un préstamo, “dónde invertir o no sus ahorros o de los gastos en que se incurre al no poder pagar un crédito”.

Una utilización correcta

Las tarjetas de crédito nos ofrecen numerosas posibilidades en nuestro día a día como consumidores y nos permiten acceder a financiación de forma práctica y sencilla. Con todo, su uso responsable es fundamental, y no pueden ser utilizadas como un “comodín financiero”, destaca Zurbano. 

En estos momentos, el 26 por ciento de los españoles afirma que en ocasiones deja al descubierto su tarjeta de crédito para pagar facturas, un riesgo que puede llevarnos a “una situación financiera compleja”.

Para evitarlo, desde su punto de vista, las tarjetas de crédito se deben emplear para financiar “aquellos pagos que estén siempre dentro de nuestro presupuesto” y que podamos “afrontar atendiendo a los plazos de pago”.

La educación financiera es clave en este punto. Zurbano explica que es necesario comenzar a transmitir a los más pequeños “la importancia del consumo responsable”, pues es cuando son más susceptibles para “aprender hábitos financieros positivos”. No obstante, también es necesario concienciar a los mayores sobre las consecuencias de “determinados hábitos financieros”. 

No hay que olvidar que casi 6 de cada 10 españoles de entre 35 y 49 años considera que le hubiera gustado tener una mayor formación para saber manejar su economía doméstica, cifra que se eleva al 68 por ciento en jóvenes de entre 18 y 24 años. 

Para conseguir reducir esos porcentajes de endeudamiento es necesario concienciar a la población de la necesidad de planificarse, de no gastar por encima de sus posibilidades y, también, “guiarles en el camino de la economía sostenible”, relata el experto. 

Así las cosas, Zurbano expone que, entre las iniciativas que han puesto en marcha desde Intrum, una es la “realización de talleres de educación financiera a los escolares de secundaria” y que muy pronto ampliarán a personas “con capacidades diferentes”, con el objetivo de fomentar hábitos financieros responsables que les ayuden en su día a día y en su futuro.

En este articulo: Educación financiera Consumo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando