elPeriódico economía

Lunes, 23 de septiembre del 2019

Economyz

Chiringuitos financieros: cómo saber si tu dinero está en una entidad fiable

Cuando operamos en los mercados, debemos asegurarnos de que nuestro dinero se encuentre en una entidad responsable, solvente, y con la autorización correspondiente

Chiringuitos financieros: cómo saber si tu dinero está en una entidad fiable

Pixabay

Tu Bolsillo

Seguridad financiera

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

El término de “chiringuitos financieros” viene a representar a aquellas personas o sociedades que ofrecen servicios de inversión “sin estar autorizadas para ello”, tal y como describen desde BBVA AM. La definición óptima sería la de “empresas no autorizadas” o “no registradas”. Y es que solo las compañías bajo la autorización de la CNMV o del Banco de España pueden ofrecerte servicios de inversión o asesoramiento.

Si no existe tal autorización, no se puede conocer si “disponen de capital suficiente, si su organización o medios son adecuados, si cumplen los criterios de honorabilidad, etc.”, añaden desde la gestora. De este modo, no hay ninguna “garantía para los inversores”. Y a eso hay que sumarle que al no estar registrados ni en la CNMV ni en el Banco de España, “eluden los controles a los que se encuentran sometidos las entidades legales, por lo que la desprotección del inversor es total”.

¿Cómo detectamos estas entidades que no están habilitadas para operar? Según explica José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia EAFI, es tan sencillo como “preguntar inmediatamente si está inscrito en la CNMV”. Cuando no lo esté es muy recomendable que “ni te acerques”. El experto piensa que te pueden poner excusas del tipo: "A ver si los demás no tenemos derecho a existir". Sin embargo, tal y como asevera, la ley es muy clara: “no pueden existir”.

Rafael Ojeda, analista independiente, concreta que la CNMV, efectivamente, tiene un listado de empresas que están apercibidas y que no recomienda que “se invierta en ellas”. El regulador a menudo va haciendo comunicaciones de empresas apercibidas o compañías que “no tienen autorización por su parte para poder prestar servicios de asesoramiento financiero en España”. Lo llamativo es que normalmente son empresas británicas, chipriotas, de Malta etc. 

Por otra parte, hay prácticas que nos pueden hacer dudar. Los inversores españoles siempre han sido muy cautos, pero siempre han querido una rentabilidad muy alta. Al contrario que en otros países europeos esto se debe a nuestra ausencia de una cultura financiera adecuada. 

Ojeda expone que aquí los españoles siempre “queremos sin arriesgar ganar un 12%” y eso es “imposible”. En este sentido, este tipo de compañías ofrecen un rendimiento muy alto con muy poco riesgo y ahí es donde “nos tiene que hacer sospechar”. Prometer ganancias de un 30%, de un 20% o un 40% garantizando capital, o con las probabilidades de pérdidas muy pequeñas “te tienen que hacer dudar de esa compañía”, describre.

Si a eso se le añade que no dispongan de páginas web, encontramos que nos hemos topado con este tipo de sociedades. Básicamente, porque hay entidades de este estilo que, o bien no disponen de página web, o las páginas que tienen “no justifican que sea una entidad seria y responsable”, apunta Ojeda. 

Cómo saber si nuestro bróker es fiable

La viabilidad de nuestro bróker, o plataforma a través de la cual invertimos nuestro dinero, también es esencial. ¿Cómo detectamos si tampoco está bajo el espectro de la regulación? Cárpatos afirma que de nuevo es vital que “esté inscrito en la CNMV”. Si lo está, pasa por todo “tipo de controles”, destaca. En cualquier caso, recomienda evitar brokers “con domicilios fiscales en países exóticos, paraísos fiscales, con técnicas de ventas agresivas prometiendo rentabilidades imposibles”. Y en caso de duda consulte es mejor “consultar al regulador”. 

Si el broker está inscrito correctamente, estará sujeto a las garantías de cada país, que en España son por ejemplo de 100.000 euros, sostiene Cárpatos.

Ojeda coincide en este consejo. Hay que ver si los brókers tienen “licencia o están habilitados para poder operar en los mercados”. También una de las fórmulas para verlo es indagar en su web, para observar “qué comentarios tiene esa compañía con respecto al trato que tiene frente a los clientes”. Es decir, si ha tenido “problemas con los ingresos o con las retiradas”.

En este articulo: Educación financiera

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando