elPeriódico economía

Sábado, 21 de septiembre del 2019

Economyz

¿Por qué tu sueldo cunde cada vez menos?

Desde 2008, la inflación acumulada ha registrado un avance en torno al 13%, es decir, los precios han subido. Por otro lado, los salarios han bajado un 4%

¿Por qué tu sueldo cunde cada vez menos?

Unsplash

Tu Bolsillo

PODER ADQUISITIVO

Marta Gracia

Marta Gracia

El salario medio del conjunto de España registra subidas en los últimos años. Actualmente está en los 1.657 euros mensuales, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El incremento interanual, de un 1,1%, es el sexto aumento consecutivo y el más amplio desde junio de 2012. Sin embargo, a pesar de que la nómina global que recibe el trabajador, de media, es más alta cada año, su sueldo le llegada cada vez para menos productos.

Según un informe de Monitor Adecco, cuando descontamos la inflación de la evolución del salario, obtenemos la variación de su poder de compra. Tras caer en 2014, 2015 y 2016, los precios al consumo empezaron a recuperarse ligeramente. Esto, en cambio, ha alterado por completo la evolución del poder de compra del salario. Si en el trienio 2014-2016 predominaron los aumentos de esta capacidad de compra, desde marzo de 2017 son más los trabajadores que ven como la capacidad adquisitiva de su sueldo baja que las que la ven subir.

Considerando las variaciones acumuladas en los últimos ocho trimestres (período que considera el Monitor Adecco para analizar las variaciones del poder adquisitivo del salario) puede verse que el salario medio del conjunto de España, que en diciembre de 2016 ganaba el 0,9% de su poder de compra, en la actualidad pierde un 2,3%. José Ángel López Palomo, experto en compensación y beneficios y profesor de retribución del CEF-UDIMA, explica que desde 2008 la inflación acumulada ha registrado un avance en torno al 13%, mientras que los salarios han bajado un 4% en términos reales (ajustados por la inflación).

Diego Barceló, investigador de Adecco y Barceló Asociados, apunta que, a pesar de que la inflación no es muy alta (subió en 2017 por el repunte del petróleo), se pierde poder adquisitivo y una de las razones es que “cuando el desempleo es muy alto no hay margen para que suban los salarios, en particular los salarios de los trabajos con menor cualificación”. Los salarios suben cuando crece mucho el empleo y aunque ha crecido mucho el empleo, “el paro sigue siendo alto, es una traba que tiene los salarios para mejorar”, apunta Barceló.

Por otra parte, según estudios de diferentes consultoras especializadas en la materia, desde 2018 parece advertirse un cambio de tendencia, pues los incrementos salariales en 2018 han estado en torno al 2% y la inflación ha cerrado en el 1,2% y, por otra parte, las previsiones para 2019 adelantan que los salarios crecerán en torno al 2,3% y la previsión de cierre de la inflación a diciembre 2019, según Funcas será del 1,1%, lo que implicaría que el poder adquisitivo en estos años se incrementaría.

La producción como clave

Según el experto López Palomo, la situación que se ha vivido hasta ahora supone una pérdida de poder adquisitivo considerable “que no se ha visto tampoco compensada con la recuperación económica a la que hemos asistido en los últimos años, llegando a producirse una brecha entre los salarios y la productividad”.

Diego Barceló asegura que los salarios no pueden subir de manera repentina, porque dependen de la productividad. Y añade que la única manera para que los salarios suban de forma sostenible es que esa persona produzca más, “entonces sí que se le puede aumentar el salario y la empresa va a ganar más”. El investigador de Adecco explica que el aumento de la productividad se hace con nueva inversión en nueva maquinaria, en nuevas formas de hacer el trabajo.

No obstante, a pesar de este cambio de tendencia de los últimos años, el crecimiento acumulado de la inflación sigue siendo superior al crecimiento de los salarios, y estos inferiores al crecimiento económico. Así López Palomo explica que la pérdida de poder adquisitivo se produce porque el crecimiento de la inflación es superior al crecimiento de los salarios, la corrección de esta situación pasaría porque los incrementos salariales de los próximos años sean, en términos reales, superiores a dicha inflación.

Posibles soluciones

El profesor de la Udima asegura que la situación, es decir que tu sueldo siga cundiendo tanto como antes, también pasa por acudir a otros elementos de compensación que permitan incrementar los salarios más allá de los mecanismos clásicos, centrados única y exclusivamente en la retribución fija. José Ángel López Palomo señala que se puede acudir a sistemas de retribución variable basados en programas de dirección por objetivos “permitiría a los empleados incrementar su expectativa de cobro y vincular su retribución con la consecución de resultados y a la productividad”.

En este sentido, añade que hay que buscar igualmente soluciones en los sistemas que permitan optimizar fiscalmente las retribuciones, principalmente a través de los planes de retribución flexible, que posibilitan a los empleados sustituir salario en metálico por la contratación de productos o servicios en especie que tienen un tratamiento fiscal ventajoso en la normativa del IRPF, incrementando de esta manera su retribución dineraria neta percibida.

Por su parte Barceló apunta que la productividad está creciendo muy lentamente y el objetivo del BCE es que la inflación siempre esté cerca, pero por debajo del 2%, pero los salarios irán creciendo cuando baje el paro. “Si a una persona le pagas 900 euros, qué incentivo tiene la empresa si al mismo tiempo hay tres personas que pregunta por trabajo. Otra cosa es que si hablas de capacitación más elevada, que hay menos puestos de trabajo y menos gente preparada”, puntualiza.

En este articulo: Producto financiero Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando