elPeriódico economía

Sábado, 21 de septiembre del 2019

Economyz

Así es la cara que ocultan los créditos rápidos al consumo

La mayor fuente de ingresos que obtienen estas compañías viene a través de los tipos de interés de demora. La Jurisprudencia dictamina que sólo pueden superar en dos puntos el tipo de interés ordinario, sin embargo hay empresas que lo triplican

Hay momentos en los que buscamos liquidez urgente, y esta necesidad puede llevarnos a contratar créditos rápidos al consumo.

Hay momentos en los que buscamos liquidez urgente, y esta necesidad puede llevarnos a contratar créditos rápidos al consumo. // Christian Dubovan

Tu Bolsillo

CRÉDITOS AL CONSUMO

nieves-ruiz-bn

Nieves Ruiz

Realizar ese viaje que tanto soñamos, comprarnos una moto o un coche, o hacer frente a algún pago de emergencia. Hay momentos en los que buscamos liquidez de forma urgente, y esta necesidad puede ser un caldo de cultivo para los conocidos como créditos rápidos al consumo, una forma de obtener dinero por la vía rápida, que puede traernos disgustos.

A diferencia de los bancos, los requisitos que necesitamos para solicitar este tipo de servicios, son muy fáciles de cumplir: carecen de trámites administrativos, tardan muy poco tiempo en la respuesta, y cuentan con pocas exigencias económicas. Los clientes solo necesitan acreditar que son mayores de edad, residentes en España y que cuentan con algún tipo de ingreso fijo. De esta manera, estudiantes, pensionistas, desempleados, y colectivos con más dificultades a la hora de pedir un crédito bancario, pueden acceder al mismo.

“El perfil del usuario que accede a este tipo de préstamos es un contratador compulsivo, porque el que llama inmediatamente, nada más ver el anuncio en la web o en televisión, no hace comparativas, solo piensa en la inmediatez con la que puede acceder a este tipo de préstamos”, nos comenta Rubén Sánchez, portavoz de FACUA.

“Lo primero que debemos fijarnos es en el tipo de interés y el TAE”

Según afirman desde FACUA, prácticamente la totalidad de estas compañías de créditos rápidos, han tenido reclamaciones por parte de los usuarios.

“El negocio de este tipo de empresas está en los intereses de demora. No es lo mismo pedir un préstamo de 300 euros a devolver a tres meses, que de 100.000 euros a devolver en 10 años. Los tipos de interés van a ir cambiando en función de la cuantía del préstamo solicitado y el plazo de devolución”, nos comenta Rubén Sánchez.

Es por eso que debemos abrir bien los ojos para leer la letra pequeña, si no queremos ampliar nuestras deudas y gastos: “Lo primero en lo que debemos fijarnos es en el tipo de interés de este préstamo, el TAE que nos ofrece, la comisión de apertura, y la posibilidad de cancelación por si decidimos abonar la cantidad antes de tiempo. Además es muy importante tener en cuenta los intereses de demora, ya que nos van a cobrar una cantidad extra de penalización si no pagamos a tiempo”, añade Rubén Sánchez.

Los tribunales anulan las cláusulas que aplican un interés de demora abusivo

El interés máximo de demora es uno de los aspectos que más reclamaciones suscitan. Según dispone la Jurisprudencia, este interés no debe exceder dos puntos por encima del tipo de interés ordinario. Es decir, si estamos hablando de un 7% de interés, la máxima demora a pagar será, según la ley, de dos puntos por encima, hasta un tope máximo de un 9% según el ejemplo. Así lo dictamina la Jurisprudencia tanto para préstamos personales como para los hipotecarios.

“Si la letra pequeña del préstamo nos dice que tenemos un interés ordinario del 7%, y un interés de demora del 23%, te lo van a aplicar porque es lo pactado en el contrato, pero tendrás todos los derechos a tu favor para acudir ante los tribunales y exigir que te devuelvan el dinero. La sentencia te dirá que se anula la cláusula por la cual se aplicaba ese tipo de interés tan alto, y al anular la cláusula la penalización se quedará a cero”, nos comenta.

Cómo contratar estos prestamos de forma segura

La organización de consumidores nos da una serie de consejos, si estamos pensando contratar un préstamo a través de este tipo de compañías:

  • Valorar nuestro nivel de endeudamiento, ya que va a aumentar para el siguiente mes.
  • Conocer el tipo de interés, la cuota mensual y hacer una comparativa entre algunas de estas entidades (lo mejor es comparar entre cinco o seis para ver cuál es la opción más beneficiosa).
  • Hay que comparar atendiendo a las mismas condiciones, con los mismos plazos y la misma cantidad de dinero.

La mayoría de compañías que ofrecen este tipo de créditos rápidos no cuentan con la supervisión del Banco de España. Sin embargo están capacitadas para concederlos, ya que esta actividad no es exclusiva de las entidades bancarias.  

El Banco de España, pone a disposición de los consumidores, este enlace para que podamos consultar la veracidad de las distintas empresas crediticias, y no caer en ninguna estafa.

En este articulo: Consumo Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando