elPeriódico economía

Lunes, 09 de diciembre del 2019

Economyz

Descubre qué significa la 'letra pequeña' de tu factura del gas

Conocer el significado de los términos en los que se desglosan nuestras facturas es clave para ahorrar energía y ajustar los gastos

Calentar la casa, cocinar o disponer de agua caliente, serían imposibles si no tuviéramos contratados servicios de gas y electricidad.

Calentar la casa, cocinar o disponer de agua caliente, serían imposibles si no tuviéramos contratados servicios de gas y electricidad. // Unsplash.

Tu Bolsillo

FACTURA DEL GAS

nieves-ruiz-bn

Nieves Ruiz

El gas es junto a la electricidad, el suministro más necesario para los consumidores. Calentar la casa, cocinar o disponer de agua caliente, sería imposible si no tuviéramos contratados ambos servicios. Sin embargo, a pesar de ser una fuente de energía tan común en nuestras viviendas, contiene una terminología que a veces puede resultarnos difícil de comprender. La semana pasada analizamos qué esconde la letra pequeña de nuestras facturas de la luz. En este segundo artículo desglosamos el significado oculto de nuestras facturas de gas. 

A diferencia de la factura eléctrica, la del gas no cuenta con un modelo determinado en su legislación. El mercado del gas es libre desde julio de 2009. A partir de esta fecha, el consumidor puede elegir contratar a la comercializadora que quiera, o acogerse a la conocida como la Tarifa de Último Recurso (TUR), siempre que su consumo sea inferior a 50.000 kWh/año. Este tipo de tarifa es la que tienen contratada la mayoría de usuarios, y está de enhorabuena, ya que según anunció el Gobierno, bajará este año un 4% de media respecto al último trimestre del año anterior.

Según datos del servicio de información de la Comunidad de Madrid, existen dos tipos de tarifas reguladas, la Tarifa de Último recurso 1, que utilizan los consumidores para el suministro de agua caliente y cocina, y que incluye a todos los consumidores que tienen un consumo anual inferior a los 5.000 kWh/año. Y la Tarifa de Último Recurso 2, que incluye a todos aquellos usuarios que consuman entre 5.000 a 50.000 kWh/año, y que tengan agua caliente, suministro para la cocina y calefacción de gas. 

1. Periodo de facturación: La factura puede ser mensual o bimestral, y se calcula en base a la lectura de los contadores. La información la puede aportar el propio consumidor o bien se puede conocer a través de un empleado de la compañía que realice in situ la lectura.

2. Consumo: Mide el consumo de gas realizado en un periodo de tiempo determinado.

3. Unidad de medida (kWh): Tradicionalmente el gas se mide en metros cúbicos, aunque para equipararlo con el consumo eléctrico suele calcularse en kilovatios por hora. Esta conversión se calcula multiplicando los metros cúbicos, por el coeficiente de conversión (10,5323 kWh/ m3 en el caso del ejemplo), un dato que puede variar según la zona geográfica. El total del consumo se calcula sin el IVA (en el ejemplo 34,64€).

4. Consumo real: Se calcula atendiendo a la diferencia de consumo entre las dos últimas lecturas. Se señala si el consumo es real o estimado, y las fechas.

5. EL código CUPS (Código Unificado de Punto de Suministro): Es como el DNI o tarjeta identificativa de de la instalación de gas. Se asigna por la distribuidora y abarca toda la vida útil de la instalación.

6. Peaje de acceso (tarifa): Se trata del tipo de tarifa que tenemos contratada (3.1 en el ejemplo). El peaje de acceso, marca el coste que pagamos a la distribuidora por utilizar su red. Incluye el importe destinado a la CNE (0,140%) y otro destinado al Gestor Técnico del Sistema (0,797%), además de cánones por el acceso a la red (24,11€).

7. Término fijo: Es el gasto fijo que abonaremos por disponer de gas en nuestro domicilio, y lo pagaremos aunque no hayamos hecho ningún consumo. El precio dependerá de la tarifa contratada. En el ejemplo 0,140712 euros, multiplicados por el número de días (60), menos un 20% de descuento que aplica la compañía: 6,75 euros de gasto fijo (que se se sumarán a la cantidad total de consumo)

8. Alquiler de equipos: Se trata del precio que pagamos por el alquiler de los equipos de medida y control (siempre que no sean propiedad del consumidor). En el caso del ejemplo 1,20 euros, que tendremos que añadir a la cifra total.

9. Impuestos: Pagamos dos tipos de impuestos, el impuesto de hidrocarburos, que lo tienen que pagar todos los consumidores de gas por el periodo de tiempo facturado (1,53 euros en el ejemplo). Y el IVA, que equivale al 21% de la base imponible (9,27 euros en el ejemplo). La suma de ambas tasas deberá añadirse al pago total del gas natural (53,39 euros).

En este articulo: Consumo Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando