elPeriódico economía

Domingo, 26 de mayo del 2019

Economyz

Los turistas 4.0 despegan

La experiencia de los viajes se está transformando desde antes de realizarlos. El denominado turista 4.0 rompe los esquemas del turismo tradicional: captar su atención es uno de los grandes retos a los que se enfrenta este sector

Bleisure hace referencia a la mezcla de los negocios y el ocio en los viajes.

Bleisure hace referencia a la mezcla de los negocios y el ocio en los viajes. // Laurence Cruz (Unsplash)

Tu Bolsillo

NUEVOS HÁBITOS DE CONSUMO

nora-benito-bn

Nora Benito

La forma de consumir los viajes y disfrutarlos está cambiando. Ya en la planificación, el turista 4.0 tira más de internet y no tanto de las agencias tradicionales: planea, compara, reserva y compra de forma online. Incluso al regresar de su destino, sigue disfrutando de su experiencia al compartirlo en las redes sociales. Alrededor de esta figura orbitan nuevas tendencias como el concepto ‘bleisure’, que hace referencia a la mezcla de los negocios y el ocio en los viajes.

El turista 4.0 es “un nuevo perfil de viajero influido por las tendencias digitales que se está integrando en el sector turístico y cuyos hábitos de consumo se relacionan con los de la generación millennial. Esto afecta al viaje en su totalidad, desde el momento de la planificación del mismo”, apunta el chief innovation officer en The Valley, Juan Luis Moreno.

En uno de los países como España en los que el turismo tira del carro económico, los hábitos de consumo cambian y es necesario adaptarse: la transformación digital, las redes sociales, el paso del cliente a “usuario fidelizado, con nombres y apellidos”, la importancia de las experiencias, el incremento de los servicios cada vez más personalizados y viajeros que combinan desplazamientos por negocios con el tiempo de ocio son las nuevas caras de este tipo de turismo.

"El turista 4.0 es un nuevo perfil de viajero influido por las tendencias digitales que se está integrando en el sector turístico y cuyos hábitos de consumo se relacionan con los de la generación millennial. 

Este último fenómeno se conoce como viajes bleisure, donde las personas que se trasladan por obligaciones laborales aprovechan para su entretenimiento particular, dando paso a la economía de las experiencias, que otorga mayor valor al cómo que al cuánto. Disfrutar el momento se vuelve trascendental -al igual que compartirlo con amigos en las redes sociales-. En este sentido, “pasar un tiempo de calidad en todo momento es una de las prioridades fundamentales de este nuevo turista”, recalca Juan Luis Moreno.

Esta circunstancia conlleva un cambio no solo en la persona que se desplaza -que está más conectada y tiene otros intereses distintos a los del turista tradicional-, sino también en el sector turístico, cuyas compañías deberán adaptar sus servicios a las nuevas maneras de viajar. “El mayor volumen de actividad digital en las compañías combinado con los viajes de trabajo da lugar a esta nueva forma de hacer turismo. Evidentemente, se trata de un factor de cambio que afecta de forma directa al sector turístico, en tanto que los servicios de viaje han de responder a las exigencias del contexto laboral, y no sólo al ocio”, apunta Moreno.   

Ofertas de viaje personalizadas

Al contrario de lo que sucedía antes,  la experiencia de viajar no se limita a las horas que los viajeros pasan fuera del hotel, sino que también buscan experiencias dentro de él. “Ahora la estrategia de las compañías del sector no ha de centrarse tanto en ofrecer paquetes de viaje estandarizados o responder a las peticiones directas de viajeros potenciales, sino en llevar a cabo acciones de marketing online que llamen su atención, les seduzcan y les ofrezcan experiencias de viaje personalizadas”, puntualiza Juan Luis Moreno.

Para los turistas 4.0, tal y como apunta este experto, están surgiendo innovadoras soluciones tecnológicas y digitales con el objetivo de mejorar sus experiencias como clientes, tales como servicios personalizados basados en la geolocalización, anuncios publicitarios que operan gracias a la inteligencia artificial, sistemas de reconocimiento facial para hacer check-in y check-out desde el móvil, realidad aumentada con la que se puede ver el alojamiento en 360°, entre otras.

En este sentido, “es fundamental que las compañías del sector estén a la última en innovación y enfoquen todos sus desarrollos en responder a las exigencias y necesidades del turista 4.0”, ratifica Moreno.

En este articulo: Producto financiero Consumo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando