Esta startup te permite tener una casa totalmente personalizada desde antes de su construcción

Designable da la posibilidad de escoger los materiales y la distribución de las viviendas, además de seleccionar detalles adaptados a cada familia o propietario. Todo ello en el centro de las ciudades y en edificios sostenibles.

Esta startup te permite tener una casa totalmente personalizada desde antes de su construcción

Designable

Startups

ENTREVISTA A ANDRÉS PERALES, COFUNDADOR DE DESIGNABLE

Alberto Payo

Alberto Payo

Con todo lo que ha ocurrido y está ocurriendo con el coronavirus, y ante los confinamientos que hemos tenido que vivir y los que puedan ocurrir en el futuro, pensar en un nuevo modelo de vivienda se hace más necesario que nunca. La situación nos ha llevado a plantearnos la relación que tenemos con nuestro hogar y sus espacios y si realmente están adaptados a nuestras necesidades (ahora quizás también laborales y deportivas) y las del resto de miembros de la familia. 

En este marco se mueve Designable, una startup valenciana con 2 años de vida que permite a los propietarios de las viviendas definir cómo quieren que sean estas desde antes de su construcción. Pueden escoger cómo es su distribución, los materiales, los acabados, los armarios de las habitaciones, los muebles o electrodomésticos de la cocina o si quieren alguna característica especial. Para todo ello cuenta con un ‘paquete de personalización’ cuyo presupuesto pueden ir consumiendo y balanceando (si se gastan en algo en concreto, pueden reducir en otras cosas o bajar las calidades para no pasarse). 

Los fundadores de Designable, Pablo Bertolín Bisbal y Andrés Perales, se conocieron cuando acababan la carrera de Arquitectura en Valencia. Ambos se consideraban ‘urbanitas’ y compartían su vocación por querer mejorar las ciudades. “Observábamos que había un montón de gente que quería vivir en el centro de la ciudad y veíamos que solo se construían casas en las afueras. Además, encontrábamos un montón de solares vacíos y edificios en venta o abandonados a los que nadie prestaba atención”, cuenta Andrés. 

De aquella observación decidieron poner en marcha un “proyecto de arquitectura que en realidad era una promoción inmobiliaria completamente nueva”. Su idea era coger a un grupo de personas deseosas de vivir en el centro en un edificio nuevo. “Convencimos a 5 o 6 familias para que entre ellos montaran una especie de promotora y con sus fondos comprasen un edificio y lo construyesen nuevo”, aclara. El objetivo era tener un edificio sostenible con un sistema de energía renovable propio que también permitiera ahorrar hasta un 40% en facturas.

Un problema endémico del sector inmobiliario

Con esa experiencia descubrieron que, como las casas no estaban construidas aun, la gente empezaba a preguntar si se podían personalizar. “Los propietarios empezaron a elegir la distribución, los acabados, los aislamientos y lo customizaron todo antes de empezar a construir. Para nosotros todo esto era muy lógico, pero no nos habíamos dado cuenta de que al sector inmobiliario la personalización le daba lo mismo, hacían 200 casas iguales”, subraya el CEO de Designable. 

“Es un problema endémico del sector, porque si compras un móvil lo puedes personalizar, las zapatillas también, hasta un coche. No tenía sentido que al hacer una casa, que lleva 3 años y es un trabajo casi artesano, no se pueda customizar”, critica Perales.

Además de las viviendas en sí, los vecinos deciden si quieren tener espacios comunes en su comunidad. Este apartado también se puede diseñar al gusto de sus usuarios, aunque suele implicar un sobrecoste. El precio básico por un estudio sería de 130.000 euros, por un piso de 1 habitación y 70 m2 sería de 175.000 y un ático de unos 200 m2 saldría por unos 500.000 euros. 

El co-fundador de la startup cuenta para BYZness que, entre los elementos más curiosos que los propietarios les han pedido, están el contar con una habitación insonorizada “no sabemos muy bien para qué”. También les han solicitado tener en el techo de una buhardilla “unas ventanas para poder ver las estrellas” o “un bidé para que beba el gato”. Además, otro cliente les reclamó una vivienda adaptada a las necesidades de su hija, con esclerosis múltiple. Esta implicaba tener puertas y un pasillo más ancho para que pudiera moverse con su silla con mayor facilidad. “Hay mucha gente que no solo escoge elementos por una función estética, sino para poder funcionar y es brutal saber que les puedes dar una solución”, apunta el emprendedor.

Después del confinamiento Andrés reconoce que han visto más demanda para sus viviendas ‘a gusto del consumidor’: “Parece que la gente se ha dado cuenta tras 2 meses encerrados en sus casas, que estas no les servían. Creo que han entendido el valor de los espacios exteriores, abiertos o con cierta amplitud y también de contar con flexibilidad de espacios o estancias polivalentes”. 

Objetivo: ser un proyecto internacional

Hasta la fecha Designable ha entregado una promoción de viviendas y este año ha sacado dos más, todas ellas en el centro de Valencia. La última la sacaron justo antes de la crisis del coronavirus. Además, este mes de julio acaban de lanzar su cuarto edificio. 

Hace menos de un mes startup levantina ha logrado recaudar 488.000 euros de fondos a través de la plataforma de financiación colectiva Crowdcube, un 50% más de lo previsto, y contando con el apoyo de 275 inversores de todo el mundo. Esta financiación le ayudará también a abrirse a otras urbes en 2021, como Madrid o Barcelona. “Nuestro plan en los próximos 4 años es ser una marca internacional y tenemos un plan de expansión que pasa por estar presentes en las 7 principales capitales de España”, desvela Perales. 

Los fondos recibidos también le han dado la oportunidad a Designable de ampliar plantilla en su equipo técnico, darle la puntilla a la aplicación que llevan 2 años desarrollando y contar con mayor presupuesto para invertir en marketing.

En este articulo: Emprendimiento Innovación

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando