Viejenials: startups que aprovechan el envejecimiento de la población

Las necesidades de nuestros mayores requieren soluciones específicas en las que muchos jóvenes se están fijando para emprender.

Viejenials: startups que aprovechan el envejecimiento de la población

Nick Karvounis (Unsplash)

Startups

tecnología al servicio de la sociedad

María Refojos

María Refojos

La esperanza de vida en España se sitúa ya en 80,5 años en el caso de los hombres y en 85,9 años en el caso de las mujeres. Somos cada vez más longevos y no es una tendencia que vaya a cambiar: según las estimaciones, uno de cada cuatro españoles tendrá más de 65 años en 2033 y para 2050 la proporción será de uno de cada tres. 

De los 49,035 millones de personas que el Instituto Nacional de Estadística (INE) que habrá en España en 2033, serán 1,225 millones de personas los que se incorporen a la llamada Tercera Edad. Así que cuando el pasado mes de junio Ignacio González, vicepresidente de la patronal del gran consumo (Aecoc) afirmó que "hay que mirar menos a los millenials y empezar a mirar a los viejenials", señalaba un horizonte muy real y mucho más cercano de lo que puede parecer.

En los últimos 20 años, la esperanza de vida ha aumentado en cinco años. Somos la segunda sociedad más envejecida del mundo, tras Japón, y las necesidades de una buena parte de nuestra sociedad, nuestros mayores, requieren soluciones específicas y crean tendencias en las que muchos jóvenes se están fijando para emprender.

Necesidades nuevas 

Es cierto que tendemos a cuidarnos más. Por ejemplo, con la comida. Le damos una mayor importancia a los alimentos naturales y nos hemos empezado a concienciar de las repercusiones que puede tener sobre nuestra salud el consumo excesivo de alimentos como el azúcar o la sal.

Una encuesta reciente de Beneo señalaba que ocho de cada diez españoles está tratando de limitar la presencia de azúcar de su dieta, mientras que el 63% se muestra dispuesto a gastar más en alimentos saludables. De hecho, el porcentaje de los españoles que consumen una dieta sana, de acuerdo a estándares nacionales e internacionales, se acerca al 50%. 

También hacemos más deporte y tratamos de tener una vida más activa. A la cabeza de la lista de preocupaciones en España en materia de salud de los consumidores está el mantenerse en forma y activo (58%), seguida de cerca por el mantenimiento o la pérdida de peso (54%), indican los datos recogidos por Beneo.

Sin embargo, llegamos a viejos en peores condiciones que, por ejemplo, nuestros vecinos europeos. El informe ‘El Perfil Sanitario Nacional de España 2019’ elaborado por la Comisión Europea revela que en la etapa final de nuestras vidas afrontamos más enfermedades crónicas: casi el 60% de las personas de 65 años o más aseguran padecer una o varias enfermedades crónicas. 

Y aunque esto no siempre impide llevar una vida normal, más de uno de cada cinco afirma sufrir al menos una limitación en las actividades cotidianas, como puede ser a la hora de comer o vestirse. 

Además, los españoles llegamos a 'viejenials' con un peor estado emocional: casi el 40% de los encuestados afirmaba tener algunos síntomas de depresión, un porcentaje mayor que en otros países de la Unión Europea.

Adopciones ‘anti soledad’

Es por eso que cualquier ayuda con la que podamos contar durante esta etapa es más que bienvenida. 

La soledad, por ejemplo, es una situación con la que lidian hasta un 30% de los mayores españoles, según indica Sanitas, y es origen de múltiples patologías como la depresión. Una realidad que Alberto Cabanes se propuso paliar en 2013 con Adopta un Abuelo. Esta empresa conecta a abuelos que necesitan momentos de estar acompañados con jóvenes de entre 16 y 49 años que están dispuestos a compartir su tiempo. 

Cada mayor disfruta de la compañía de dos voluntarios que una vez a la semana acuden a verle, ya sea a su domicilio, en un paseo, o en una residencia. Esta actividad se mantiene una vez a la semana, durante un periodo de nueve meses. “Lo que permite que las conversaciones sean más fluidas y se genere un vínculo afectivo a largo plazo, además de para no crear dependencia emocional del mayor a uno solo”, explican.

Cuando su fundador conoció a Bernardo, un viudo de 86 años que no tenía descendencia y que “anhelaba tener un nieto”, Alberto Cabanes se implicó y decidió “adoptarlo”. Dos años después, con la idea ya constituida como una start up, Adopta un Abuelo firmó su primer acuerdo con un grupo de residencias y centros de día, el grupo Orpea. Y en 2019 cuentan con más de 1.200 jóvenes registrados en 72 ciudades y 209 centros residenciales.

Wearables ‘anti despistes’

Los pequeños despistes y olvidos también son comunes a medida que nos vamos haciendo mayores. Desorientación y pérdida de memoria suelen ir asociados a las demencias que en ocasiones padecemos con la edad. Como respuesta surge Neki, una startup que emplea tecnología wearable para dar vida a dispositivos de rastreo integrados en accesorios cotidianos. 

Permiten consultar la posición GPS sin límite de distancia, envían avisos si la persona se desplaza de una zona de seguridad establecida y facilitan que toda la familia pueda supervisar un mismo dispositivo.

Son cómodos de llevar y al estar geolocalizados transmiten información a tiempo real y facilitan una rápida reacción ante caídas o personas extraviadas. “Tratamos de darles soluciones que se adapten lo mejor posible a ellos y por eso nos centramos en sacar dispositivos con formato de objeto cotidiano y de uso común como un cinturón, colgante, llavero, reloj, cartera, etc…”, indica Rafael Ferrer, CEO de la compañía. 

En origen, Neki fue concebida como una solución para supervisar a niños pequeños, pero el feedback que recibieron de sus usuarios hizo ver a sus fundadores que la dirección que tenían que tomar debía enfocarse hacia otro segmento poblacional.  

“Muchos de los padres nos comentaban que los dispositivos GPS podrían ser útiles para sus padres de edad avanzada y decidimos sacar un modelo senior. Fue un punto de inflexión: las ventas del modelo senior eran el 85-90% del total, y tras esto decidimos centrarnos en los dispositivos para personas mayores ”, explica Ferrer, quien destaca que “es una enorme satisfacción poder ayudar a una gran cantidad de familias que tienen esta problemática con sus familiares”.

Asistencia ‘anti distancias’

Si a las bajas pensiones públicas se añade el coste de las residencias (en Madrid el precio medio roza los 1.900 euros al mes) y las pocas plazas disponibles, las familias suelen toparse con dificultades para cuidar de sus mayores, especialmente cuando se encuentran lejos de ellos.

Con la intención de aliviar estas situaciones, la aplicación Safe365 proporciona teleasistencia gratuita. Incorpora GPS con el que podemos saber en todo momento dónde están ubicados nuestros seres queridos. Pero además de la localización, esta app da información sobre el estado de batería de sus dispositivos o incluso si se están moviendo a una más velocidad más rápida de los normal, lo que serviría por ejemplo para saber si se han subido a un vehículo. 

También ofrece servicios de soporte para los mayores en su día a día, como puede ser la configuración de recordatorios y avisos para la toma de sus medicinas o citas con el médico. Y con el sensor de movimiento la app detecta la actividad, por lo que puede confirmar automáticamente que la persona está bien programando avisos. 

“A través de las distintas funcionalidades las familias pueden saber su estado de ánimo, enviarle fotos o mandarle ánimos para que la persona siempre se sienta acompañada aunque estés lejos”, señalan desde Safe365.

Complemento ‘anti brecha tecnológica’

¿Y qué hacemos cuando las formas de comunicación cambian tanto de una generación a otra? Impensable decirle a un adolescente de deje su móvil, mientras que resulta difícil enseñar al abuelo a usar WhatsApp.

Es por eso que a Tanguy de Gélis y Christian Marion se les ocurrió el concepto de Famileo. Los cofundadores de esta start up tenían chats en los que estaba incluida toda su familia salvo sus abuelas, que se perdían sistemáticamente fotos y noticias compartidas en el grupo. 

Para remediar esta cuestión pensaron en la forma de pasar a papel las conversaciones y archivos y así hacer a todos partícipes del devenir familiar. “Famileo conecta a las generaciones sin que nadie tenga que renunciar a su manera habitual de comunicarse. Nuestro objetivo es unir a las familias con sus abuelos, para evitar su aislamiento y que no se sientan tan solos”, explica Christian Marion.  

¿Cómo funciona? Los mensajes se envían desde la aplicación o la página web de la plataforma, que garantiza “privacidad, confidencialidad e integridad de los datos”. Estos mensajes se maquetan, se imprimen en papel y se envían en formato revista directamente por correo postal con la periodicidad escogida.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando