elPeriódico economía

Jueves, 14 de noviembre del 2019

Economyz

¿Y si pudieses comprar algo en una tienda sin pasar por caja?

La startup Buy Yourself convierte a cualquier tienda de venta al por menor en una especie de Amazon Go. El usuario puede pagar lo que ha adquirido con su móvil sin esperar colas

¿Y si pudieses comprar algo en una tienda sin pasar por caja?

Pixabay

Startups

Compras y tecnología

Alberto Payo

Alberto Payo

Irse de compras puede convertirse en una experiencia muy tediosa cuando, tras probar algunas prendas y elegir cuáles te llevas, te toca esperar una interminable cola. Lejos de ocurrir en una sola tienda, es algo que suele pasar en cada uno de los retailers que visitas, sobre todo si compras el fin de semana y en ciertos horarios. 

Seguro que en más de una ocasión has fantaseado con que hubiera algo que te permitiera ahorrarte esas colas para la caja. Ya puedes dejar de imaginar. Ahora una startup barcelonesa lo ha hecho posible. Su nombre es Buy Yourself y permite a cualquiera pagar lo que ha elegido desde su móvil, sin que tenga que intervenir un/a dependiente/a.  

Cómo nació la startup

Buy Yourself surgió de una vivencia real y un problema que detectaron sus co-fundadores. “Un fin de semana estábamos en una hackaton y fuimos a comprar una chaqueta, pero al salir tuvimos que comernos una cola de varios minutos para pagarla. Entonces comentamos que la experiencia de compra ideal debería ser entrar a una tienda, coger lo que quieres e irte. Y ya se encargarán luego de cobrarte todo eso”, cuenta para BYZness Luis Manuel Pérez Serna, cofundador y CPO de Buy Yourself. 

Tras ello, empezaron a darle forma a lo que se les había ocurrido y decidieron presentarse a un concurso de ideas interno dentro de Everis, empresa donde trabajaban. Su proyecto resultó ganador y la consultora vio que tenía bastante potencial, así que les ofreció dos vías: o bien desarrollarlo dentro de la compañía -poniéndoles recursos y equipo para ello- o permitirles salirse y ejecutarlo fuera. Finalmente, los creadores se decantaron por la segunda opción y así nació Buy Yourself hace cuatro años. 

Durante el primer año de vida estuvieron intentando impulsar este servicio, pero vieron que el mercado aún no estaba preparado. “Entonces los retailers estaban más preocupados por la omnicanalidad que por la experiencia de venta autónoma”, cuenta Pérez. Así, decidieron pivotar y estuvieron haciendo durante otro año y medio consultoría para clientes. Esto les permitió obtener ingresos para mantener la startup y “coger mucho expertise dentro del mundo del retail”. Pero a finales del año pasado vieron que quizás sí que era el momento de llevar al mercado su idea original. 

Escoger, pagar con el móvil y marcharse

¿Cómo funciona la tecnología de Buy Yourself? ¿Qué características tiene? “Ofrecemos tener un punto de venta en el bolsillo del cliente. Permitimos que, mágicamente, cuando entra un cliente por la puerta, se añada un punto de venta más. De esta manera podemos adaptar los TPVs y las cajas al número de clientes que haya en la tienda en ese momento en tiempo real”, resume el CPO de la startup. 

Los clientes no necesitan ni siquiera descargarse una app. La tecnología funciona desde una página web. Los compradores solo tienen que escanear con su teléfono el código de barras de aquellos productos que se quieren llevar y pueden pagarlos directamente con el smartphone e irse sin más. Cada artículo se puede añadir cuando se coge o bien se puede incluir todos al final en su cesta de la compra virtual. Su 'magia' hace que los artículos ya no piten al salir. 

“Nuestra tecnología está preparada para tiendas que tengan alarmas RFID, las clásicas pegatinas que no son las alarmas de plástico. Si no las tienen, lo que hacemos es adaptar el final de la experiencia. Una vez que tú pagas con el móvil pasarías por una especie de caja rápida donde solo te ‘desalarman y embolsan el producto”, detalla el emprendedor.

En cuanto a las fórmulas de pago compatibles no las pone tanto Buy Yourself, sino el propio comercio. En realidad, se adaptan a la pasarela de pago de la que disponga el retailerSe suele utilizar tarjeta de crédito, Google Pay, Apple Pay, etc.

La solución puede usarse por el momento en tiendas de ropa, pero también podría aplicarse a grandes superficies o supermercados. “Esto sirve para cualquier tienda física donde se vendan productos que te puedas llevar cuando pagas. Lo que sí decidimos es no abrir el abanico de todos los tipos de retail posible al principio y nos volcamos en el ‘fashion retail’. Pero hemos tanteado otros mercados, ya no solo de consumibles, sino en cosas como en parkings”, señala el responsable. 

Internacionalizarse gracias a otros

Pérez es consciente de que en otros países los usuarios están más habituados a hacer todo con el móvil y también a las máquinas de autopago, pero cuenta que “decidimos empezar por España por varias razones: porque somos de aquí, porque hay un sector retailer muy potente y porque la cercanía de ser del mismo sitio para hacer negocios. Pero, evidentemente, este no es un modelo que esté pensado solo para España”. Así, cuenta que “si te integras con un gran retailer incluso ellos mismos pueden hacerte la internacionalización, porque pueden pedirte integrar la tecnología en sus locales de Francia, Italia, Ingraterra, EE.UU, etc”.

Conociendo lo que hace Buy Yourself es lógico que se compare con la propuesta de Amazon Go. El objetivo es el mismo, pero no el fondo. “Ellos montan una infraestructura en las tiendas brutal, con cámaras y sensores, pero no es un modelo escalable para adaptarse a cualquier tienda de manera económica y sin grandes cambios. Nosotros hacemos la integración en menos de tres días de trabajo”, aclara Luis. 

La startup se ha financiado a través de fondos propios y un préstamo ENISA, aunque la mayor parte de sus fondos han procedido de inversión privada. En junio obtuvieron su última ronda valorada en 100.000 euros y para mitad del año que viene esperan cerrar otra ronda de unos 400.000 euros.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando