elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

¿Y si pudieses dejar una reseña anónima de tu empresa?

¿Y si pudieses dejar una reseña anónima de tu empresa?

Pixabay

Startups

Así funciona Glassdoor

Alberto Payo

Alberto Payo

Si has comido bien en un restaurante o dormido de lujo en un hotel, puedes comentarlo en TripAdvisor. Si te ha encantado una tienda o monumento, puedes escribir una reseña en Google Maps. Puedes puntuar cómo conduce otra persona en Blablacar, decir si alguien es buen vendedor en Wallapop, revelar si tiene su casa limpia en Airbnb, señalar si la app que ha creado funciona bien en la App Store y así hasta el infinito. La meritocracia nos rodea y marca nuestra identidad digital, pero hasta ahora había un ámbito que no estaba cubierto por esta marea de intercambio de opiniones en España: el mundo empresarial. 

Desde hace unos días, cualquier empleado de una empresa de nuestro país tiene la oportunidad de calificar cómo es trabajar en ella y contar qué se cuece en su organización. Además, puede hacerlo de manera anónima y sin preocuparse por las posibles represalias. Es lo que permite Glassdoor, una web en la que ex trabajadores y trabajadores de compañías les dedican a éstas sus particulares reviews

El servicio, que se fundó en 2007 en EE.UU, por fin ha aterrizado en España. ¿Deben ponerse a temblar los jefes y empresarios españoles? “En absoluto”, asegura su vicepresidente y director general para EMEA, John Lamphiere, en conversaciones con BYZness. 

Glassdoor surge como una plataforma de empleo que trata de poner en común a buscadores de empleo y empleadores con un objetivo: asegurar que los primeros encuentren el trabajo soñado y que los segundos incorporen a sus equipos el mejor talento disponible”, señala, incidiendo en que el objetivo es “el éxito de todos los participantes”.

Así ‘despotrican’ los trabajadores españoles

Aún es pronto para saber qué tipo de empresas o sectores están recibiendo más reseñas en España, aunque es posible hacerse una idea de cuáles son si nos atenemos a lo que ocurre en otros territorios. 

“Las empresas que generan más contenido por parte de los usuarios son aquellas relacionadas con tecnología, finanzas, retail, consultoría, contabilidad y servicios de negocios. Hemos observado que existe un nivel de contenido más profundo alrededor de compañías de gran tamaño”, revela Lamphiere.

El responsable aclara que no existen grandes diferencias entre España y el mercado anglosajón en cuanto al uso de la plataforma, algo que han observado igualmente en el resto de países. “El perfil de usuario es prácticamente el mismo y las calificaciones no difieren mucho de las que encontramos en Estados Unidos o Reino Unido. Esto nos permite concluir que existe un interés (o apetito) universal en torno a la transparencia laboral”. 

Critica a la empresa, pero no al jefe

Glassdoor cuenta con algunos límites aceptables para sus reseñas. Uno de los más importantes es que los usuarios no pueden mencionar a otra persona de forma concreta si no es de dominio público. “Pueden hablar de un CEO, pero no pueden mencionar al director de la compañía por su nombre, salvo que sea un ejecutivo externo”, explica. 

La firma también sería bastante estricta con el tema de proteger la propiedad intelectual e industrial, así como la competencia sana. En este sentido, Lamphiere asevera que “no permitimos que se desvelen secretos de la compañía”. 

Por otro lado, todas las reseñas que incluyan palabras malsonantes, ofensivas e insultos también estarían vetadas. “Existe cierto tipo de comentarios (digamos de lenguaje rudo o blasfemo), que no permitimos. En definitiva y más que nada, buscamos que la gente comparta sus opiniones de forma honesta para poder conocer su experiencia laboral”, insiste. 

Las malas reseñas se pueden eliminar, pero con peros

Desde Glassdoor afirman cumplir con el Reglamento General de Protección Datos (RGPD) en todos aquellos mercados europeos en los que están presentes y velar por los usuarios y sus datos personales. Así, permiten que cualquier usuario pueda eliminar sus reseñas y su cuenta en cualquier momento. 

Sin embargo, las cosas cambian si son las compañías u organizaciones las que solicitan que se borre un comentario negativo. Aquí no hay ‘derecho al olvido’ que valga. “No eliminamos una reseña simplemente porque nos lo pida una compañía o un ejecutivo de la misma”, subraya el vicepresidente de EMEA de Glassdoor.

Algunas empresas pueden usar una estrategia diferente para mejorar su reputación o lavar su imagen. ¿Y si añaden reviews falsas como ocurre en las tiendas de aplicaciones móviles? Para evitar esto desde Glassdoor cuentan con un exhaustivo proceso de moderación que puede incluir tanto verificación técnica como humana. El primer filtro se sirve de inteligencia artificial y machine learning para “analizar diversos aspectos de la publicación”. Si un contenido no pasa esta criba automáticamente, entonces se pasa al equipo humano que se encarga de revisarlo. 

Para compensar la balanza, Glassdoor funciona con el sistema ‘dar para recibir’. “Para que un usuario pueda acceder a toda la información, antes debe colaborar con alguna opinión o información salarial por su parte. Así controlamos el exceso de valoraciones excesivamente positivas o negativas, fomentando calificaciones más neutrales y equilibradas. Gracias a este sistema, la valoración media de una compañía en Glassdoor es de 3,4 en una escala de cinco”, apostilla.

Por otro lado, para lograr una imagen positiva las compañías también podrían pedir a sus trabajadores que añadieran comentarios al servicio. Glassdoor no prohíbe expresamente esta práctica, aunque sí impone algunas condiciones. 

“Animamos a las compañías a invitar a sus empleados a participar dejando reseñas, dado que es útil para que las empresas sepan qué está funcionando bien y qué necesita mejorar. Animar a hacerlo está bien, pero pondríamos el límite en aquellas compañías que incentivan a sus trabajadores por participar o que, de alguna forma, les obligan a publicar reseñas positivas”, advierte Lamphiere. “De forma estándar eliminamos cualquier contenido que descubramos sea el resultado de una coacción o incentivación”. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando