elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

Stripe, la gran apuesta de Silicon Valley frente a PayPal

25 países ya utilizan los servicios de Stripe para procesar pagos

Stripe llegó a España hace dos años.

Stripe llegó a España hace dos años. // Unsplash

Startups

CON PRESENCIA EN ESPAÑA DESDE HACE DOS AÑOS

nora-benito-bn

Nora Benito

Stripe versus Paypal. Desde que hace dos años desembarcara Stripe en nuestro país, ya son miles las empresas españolas que han mostrado interés en utilizar esta plataforma de pagos. Stripe, frente al tradicional y experimentado Paypal, tanto para empresas consolidadas como para startup, aflora como una de las apuestas de Silicon Valley como sistema para desembolsos.

Pero ¿en qué consiste exactamente? Se trata de una plataforma de pagos para negocios online que permite gestionarlos de manera instantánea, empleada sobre todo para comercio a través del móvil, marketplaces y proveedores de software. Otros servicios como envíos de email marketing también pueden estar integrados con esta solución.

Esta plataforma -que existe desde 2011-, funciona, al igual que Paypal, para cobrar pagos en un e-commerce, pero no es tan solo una forma de pago, sino que viene a sustituir al TPV habitual. A pesar de que esta última es la más común y lleva funcionando de forma pionera desde 1998, lo cierto es que Stripe viene con fuerza y ha cogido carrerilla en los últimos años dentro y fuera de las fronteras de Silicon Valley: según sus datos, ya ha procesado en 25 países miles de millones de euros al año y entre sus objetivos cuenta con aumentar el “PIB de Internet”.

¿En qué se basa su modelo de negocio? Por cada transacción con tarjeta de crédito realizada en Europa cobra una comisión del 1,4% y 25 céntimos, pero en los negocios con un volumen superior a 30.000 euros adapta su política de precios según cada caso, algo que hace que se distinga de PayPal. Además de las comisiones que cobra cada plataforma, lo cierto es que son algunas las diferencias entre Stripe y PayPal, como el proceso de integración de ambas: Stripe puede implementarse en la correspondiente web mientras que PayPal te derivará a su propio entorno.

La seguridad de los datos, el gran reto

La seguridad de los datos es uno de los grandes desafíos para los sistemas de pago actuales. En este aspecto, tanto PayPal como Stripe son bastante similares. Ante los sonados escándalos producidos en el mundo tecnológico en los últimos tiempos en relación al uso de datos personales, como el caso de filtración de datos de Facebook, Stripe busca la seguridad utilizando sistemas para encriptar la información y almacenarla.

Del mismo modo, también emplea tokens aleatorios en vez de los números de tarjetas o claves criptográficas para proteger los datos sensibles, lo que quiere decir que cada tarjeta tiene asignado un código único que permite ocultar su número real como, por ejemplo, del mismo modo que se asigna un número de ticket distinto a cada coche en un parking.  

Stripe cuenta con Stripe Radar, una solución cuyo objetivo es luchar contra el fraude a través de algoritmos de machine learning pensado para las grandes empresas. ¿Cómo lo hace? A través de modelos que se entrenan diariamente con gran cantidad de datos para mejorar su precisión, analizando cada pago y utilizando las señales ante un posible fraude para bloquearlo, con los nuevos VPN que permiten descubrir que, aunque estés conectado en un país y parezca que estás en otro para realizar un fraude, pueda detectarlo y parar dicho engaño.   

En este sentido, según datos del informe Driving the future of payments de Accenture, las compañías financieras tendrán que estar constantemente innovando para evitar que los estafadores consigan sus objetivos. Por ejemplo, a través de huellas dactilares falsas o haciéndose pasar por titulares de tarjetas -cuando no lo son- en los procesos de autentificación.

Esto es el inicio de una nueva era de pagos, donde la transformación solo acaba de comenzar: las compañías de sistemas de pagos deberán actualizarse constantemente, adaptándose a las nuevas regulaciones y a las demandas de los clientes, viéndose desplazados poco a poco por los nuevos métodos. En el futuro se podrán realizar de formas insospechadas, pero el factor diferenciador será siempre la experiencia de los usuarios.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando