Miércoles, 25 de noviembre del 2020

Economyz

Así es la plataforma que ayuda a las empresas españolas a compensar su huella de carbono

A través de la plataforma blockchain de ClimateTrade, las empresas pueden comprar créditos en proyectos sostenibles. Con estos certificados pueden demostrar que compensan en parte la contaminación derivada de su negocio.

Así es la plataforma que ayuda a las empresas españolas a compensar su huella de carbono

Ferran Nadeu (EL PERIÓDICO)

Sostenibles

ENTREVISTA FRANCISCO BENEDITO, CEO CLIMATETRADE

agustina-barbaresi-bn

Agustina Barbaresi

El año 2021 trae de la mano un hito importante para la sostenibilidad en el mundo empresarial español. A partir de entonces todas las empresas de más de 250 trabajadores estarán obligadas a presentar un informe no financiero que detalle sus acciones en materia de sostenibilidad.

Hay grandes compañías (o no tan grandes) que llevan años elaborando este documento, pero la novedad es que “ahora esta obligación va a ser más amplia, va a alcanzar a muchas empresas, que tendrán que explicar qué huella tienen, cómo la están reduciendo y/o piensan reducir... Todo esto de acuerdo a la Agenda 2030 y el Acuerdo de París, por el que todos los países se comprometieron a llegar a cero emisiones en 2050 y que implica que todas las empresas hagan lo propio. El problema es que muchas de ellas no saben cómo elaborar este informe”, explica Francisco Benedito, CEO de ClimateTrade.

El negocio de esta fintech valenciana es la neutralidad en carbono de las compañías: “Somos un marketplace donde las empresas pueden seleccionar los proyectos de descarbonización que generan créditos a nivel mundial para compensar su huella de carbono. Nosotros proveemos una plataforma blockchain, una herramienta única a nivel mundial, que lo que permite es que cuando una empresa compra un crédito de carbono para compensar una tonelada de emisión de CO2, que es a lo que equivale, tenga su propio dashboard (panel de control) con todos los certificados que justifican que se ha compensado esa tonelada, facturas, etc”, explica Benedito.

En 2018 Naciones Unidas les reconoció como la mejor solución vinculada a mercados climáticos del mundo. Y desde entonces su crecimiento se ha acelerado.

Se puede compensar la huella de cualquier actividad empresarial

ClimateTrade conecta a las empresas que quieran comprar una certificación directamente con el desarrollador del proyecto en cuestión, esté donde esté. Pero, ¿qué tipo de actividades se pueden compensar?

Según Benedito, cualquiera que puedas imaginar. “Por ejemplo, cuando compras un billete de avión con Iberia, nuestra plataforma ya tiene integrado el sistema que calcula la huella de carbono de ese trayecto, cuánto has contaminado en tu asiento. Para compensarlo, recibirás un certificado a tu nombre, trazado con Blockchain, que justifica todo lo relacionado con esa huella de forma transparente”.

Hasta ahora han compensado varios proyectos a nivel mundial de empresas como Telefónica, “como su última junta de accionistas”. De hecho, en su cartera de clientes figuran “pesos pesados del Ibex 35 como Banco Santander y grandes compañías como BME o Correos”. También trabajan con grandes hoteleras, para que todas sus habitaciones sean neutrales en carbono, con varias tiendas online y con algunas pymes, como agencias de viajes. Les ayudan con la compra de certificados, pero también dan apoyo a las empresas a la hora de elaborar el informe no financiero y también en las labores de comunicación sobre sostenibilidad a consumidores e inversores. 

Evitar fraudes...

Los mercados de compra de certificados de carbono nacieron en 1997 en Kioto, en Japón, vinculados a la quinta Cumbre del Clima. “Fue entonces donde se decidió la creación de un mercado en el que las empresas contaminantes pagasen a empresas que no solo no lo fuesen, sino que además generasen proyectos vinculados a la mitigación de los efectos del CO2”, señala Benedito.

Sin embargo, los brokers financieros comenzaron a especular: empezaron a comprar certificados en grandes cantidades y baratos, vender caro y quedarse ellos con la diferencia, explica el CEO de ClimateTrade, por lo que no había un impacto climático real de estos contratos.

Además, “existía la falsificación o también había brokers que vendían el mismo certificado hasta dos y tres veces a diferentes empresas, que no tenían forma de verificarlo”.

Todo esto ha cambiado gracias a la tecnología blockchain con la que consiguen dos cosas: “por un lado, justificar que al desarrollador del proyecto se le está pagando el precio justo, que es el que él mismo establece en la plataforma, por lo que hay transparencia y trazabilidad. Y, por otro lado, el certificado está emitido directamente por el creador del proyecto, generando un código de registro y de cancelación de ese certificado, que es lo que luego nosotros mandamos automáticamente al cliente”, detalla.

... Y combatir el ‘green washing’

Benedito asegura que hay muchas empresas responsables en España, y cita ejemplos como Acciona o Cabify. Pero también muchas otras que “recurren al green washing, que les gusta mucho decir que son sostenibles pero luego hay que rascar para ver qué están haciendo exactamente, porque lanzan globos sonda para simplemente parecer lo que no son. Con los informes no financieros ya no se va a poder mentir”.

El COVID nos está dando algunos ejemplos de cierto retroceso en materia de sostenibilidad a título individual: mayor residuo por el uso de mascarillas, elección de vehículo particular en lugar de transporte público… Sin embargo Benedito sostiene que esto es un fenómeno puntual y se aprecia una mayor conciencia sostenible en el común de los consumidores e inversores.

Precisamente, “lo que estamos viendo en las empresas para nada es una reducción de ambición en cuestiones climáticas. Más bien lo contrario. Y es porque lo hacen en muchos casos desde el punto de vista egoísta: tu consumidor y tus inversores te lo van a demandar de manera radical en los próximos años, con lo cual muchas compañías se anticipan a lo que les va a suceder”.

Un ejemplo son las aerolíneas, que “en general están haciendo los deberes para compensar parte de su actividad. Tienen una estrategia muy marcada y están invirtiendo además en mejorar la eficiencia de los aviones, para que no sea todo compensar con créditos de carbono. Porque no basta con comprar certificados, también hay que dar pasos hacia un negocio con una huella reducida”, concluye.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando