¿Podrá la aviación 'recuperar' a Greta Thunberg como cliente?

El foco de la contaminación está en la aviación. Pero según datos de la IATA solo el 2% de las emisiones globales son de este sector.

Imagen de archivo de un vuelo en el aeropuerto de Barajas en Madrid

Imagen de archivo de un vuelo en el aeropuerto de Barajas en Madrid // PEDRO ARMESTRE (AFP)

Sostenibles

CAMBIO CLIMÁTICO

Marta Gracia

Marta Gracia

El cambio climático y su lucha para acabar con él, o por lo menos frenar su rápido avance, es uno de los temas principales de estos últimos meses y lo seguirá haciendo en los próximos años. La celebración de la Cumbre del Clima en Madrid en diciembre y la llegada de Greta Thunberg reavivó el debate y sobre todo puso de manifiesto todo lo que hacen las empresas para contaminar menos. Thunberg cruzó el Atlántico en catamarán para no usar el avión por su alto grado de contaminación. El sector aéreo está haciendo los deberes, pero ¿podrá recuperar a la joven como cliente?

Según los datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), solo el 2% son atribuibles a la aviación. Por su parte, un informe de Greenpeace asegura que el avión es el medio más contaminante de todos, sobre todo el distancias inferiores a 1.000 kilómetros “en las que su uso no está justificado por las elevadas emisiones que genera”. Sin embargo, Javier Gándara Martínez, director general de easyJet España y Portugal, y presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), asegura que casi el 80% de las emisiones de la avión son en rutas de más de 1.500 kilómetros, “rutas que no son sustituibles por otros modos de transporte”. 

Por ello, apunta que “lo que hay que hacer es atacar a proyectos que den solución al problema de raíz”. Gándara asegura que los impuestos no son la solución del problema. “Distintos gobiernos en Europa han puesto distintos tipos de impuestos y ninguno ha solucionado el problema”. El director general de easyJet dice que este último año, las compañías aéreas en toda Europa han pagado 5.000 millones de euros en impuestos etiquetados como medioambientales: “Pensamos que ese dinero estaría muchísimo mejor invertido dedicándolo a mejorar la tecnología y a desarrollar esas tecnologías alternativas para usar en el transporte aéreo”.

LAS SOLUCIONES PARA UNA AVIACIÓN SOSTENIBLE

La tecnología y la innovación son las claves, según Gándara, para hacer un sector más sostenible. Así aclara que en los últimos 20 años han reducido un 40% sus emisiones. Además, afirma que están investigando con energías alternativas y en la actualidad trabajan en emisiones neutras, es decir en compensar sus emisiones con proyecto para hacer que sean cero. Para ello utilizan tres clases de proyectos (este año van a invertir 30 millones de euros en 17 proyectos): reforestación, energías renovables y proyectos comunitarios. Tal y como asegura tienen que ser auditados para sabes que se llevan a cabo con resultados.

Por otro lado, Ryanair señala que relanzaron su política medioambiental con la que se comprometen a reducir las emisiones un 50% para el año 2050 y a reducir las emisiones de kilómetro por pasajero un 10% para el año 2030 a menos de 60 gramos, ahora generan 66 gramos de CO2 por pasajero transportado por kilómetro. La compañía low cost asegura que es la métrica más baja de las compañías aéreas europeas y explica que lo consiguen porque operan con una flota joven “de media son unos seis años y medio de edad”. Y por otro lado, aseguran que el mayor número de asientos por avión rebaja el número de emisiones.

El foco principal lo tenemos en invertir en esas nuevas flotas para que podamos estar volando con aviones más nuevos y más eficientes

Han invertido 20.000 millones de dólares en una nueva flota de 200 aviones que son más eficientes, tienen un 4% más de asientos, reducen el gasto de combustible un 16% y reducen las emisiones de ruido un 40%. “Esa inversión en nueva flota es una de las cosas más importantes que está haciendo ryanair”, asegura Alejandra Ruiz, senior communications manager de Ryanair. Y añade que es lo que “podemos hacer, por ahora, las aerolíneas”, aunque puntualiza que sería “fantástico poder invertir en biocombustible”

Alejandra Ruiz señala en que el foco no solo tiene que estar en las aerolíneas, sino que también debe estar en los fabricantes para que sigan fabricando aviones y combustibles más eficientes para que luego las aerolíneas podamos comprar y luego también en compañías petroleras para que puedan invertir en investigación en el desarrollo de esos combustibles “para que sea una realidad próxima y que las aerolíneas puedan acceder a ellos”.

Por lo que respecta al avión eléctrico, ambos portavoces de las compañías aseguran que todavía queda mucho para que se haga realidad. “Estamos investigando con energías alternativas, pero no creemos que antes de 10-15 años pueda haber una alternativa tecnológica”, comenta Gándara. E insiste en que desde easyJet siguen invirtiendo en eficiencia, en tecnología y “asegurarnos que la huella de carbono que tenemos es neutra”. 

easyJet tiene un acuerdo con una startup americana que está desarrollando un avión completamente eléctrico. Todavía es un prototipo con nueve asientos nada más, “queda  mucho para tener un avión de 150-200 asientos”, pero siguen confiando en que se conseguirá.

Alejandra Ruiz de Ryanair ve todavía más lejana la idea de que el avión eléctrico sea una realidad: “Los vemos posible en unos 30-40 años”. Tal y como explica, por el momento, se está investigando con una flota pequeña. “Por eso, el foco principal lo tenemos en invertir en esas nuevas flotas para que podamos estar volando con aviones más nuevos y más eficientes”, puntualiza.

Imagen de archivo de vuelos en el aeropuerto de Madrid // Santiago pérez (reuters)

CIELO ÚNICO EUROPEO

El cielo único europeo es una de las demandas del sector de la aviación en la Unión Europea. Los vuelos comerciales tienen que hacer sus rutas en zigzag debido a la fragmentación. El director general de easyJet España y Portugal afirma que debido a la fragmentación del espacio aéreo europeo se emiten 10 millones de toneladas de co2 a la atmósfera: “Se podría evitar haciendo realidad una cosa que llevamos reclamando 20 años, que es el cielo único europeo”, reclama. 

Gándara explica que la tecnología para hacerlo posible existe, pero que es un tema político, por lo que esperan que la nueva Comisión Europea “coja el toro por los cuernos”. Según lamenta Gándara, en el manifiesto de Green Deal este proyecto solo se nombra una vez “pero habla mucho de fiscalidad, que no ha solucionado el problema”.

Alejandra Ruiz, senior communications manager de Ryanair, va más allá y asegura que las rutas actuales, que son menos eficientes, “nos están forzando a seguir con esas rutas por esos problemas aéreos y se generan un 10% más de emisiones”. Por ello, apunta que cuando haya algún problema aéreo se pueda solucionar pronto con el cielo único europeo. 

Ahora mismo, según explica Riuz, cuando hay una huelga en Francia, por ejemplo, no hay capacidad para todos los vuelos que están operando en ese momento, por lo que se genera un embudo, que les obliga a volar en rutas más altas o a volar más bajo. “Estas rutas generan emisiones innecesarias. Llevamos años haciendo hincapié para que la unión europea ponga solución a esto”, puntualiza. Desde easyJet señalan que llevan más de 20 años demandando esta necesidad. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando