¿Cómo hacer un sector de la construcción sostenible?

El sector de la construcción tiene que empezar a ser sostenible. Algunas empresas ya se han puesto manos a la obra como Modulab

Imagen de una de las casas industrializadas de Modulab

Imagen de una de las casas industrializadas de Modulab // Modulab

Sostenibles

MODULAB

marta-gracia-bn

Marta Gracia

El futuro del sector de la construcción pasa por hacerlo más sostenible. Para algunas empresas es el presente y ya trabajan para hacerlo posible. Un ejemplo es Modulab que apuesta por la madera y por la industrialización del sector para poder hacerlo más sostenible. Tal y como explican desde la empresa, el sector de la construcción es uno de los que más recursos necesita, y consume alrededor del 40% de las materias primas del planeta.

Asimismo, la energía del sector de la construcción supone entre un 36% y un 40% del total: “Por lo que las emisiones son todavía mayores”, asegura Francisco Saiz, socio director de Modulab. Por ello, consideran necesario industrializar el proceso, es decir prefabricación de los materiales. También apuestan por la madera. “Queremos darle un valor añadido a todo el sector forestal que en España es muy grande, pero que no es capaz de sacar adelante toda la madera que hay”, añade Saiz.

El socio director de Modulab asegura que la gestión de los bosques y del ámbito forestal es “la única salvación” que queda para revertir el tema del cambio climático. “Si eso lo asociamos a una industria de la construcción que en España es muy potente, conseguiremos revertir varias cosas y tener un sector productivo, tanto forestal como constructivo”. Y es que tal y como explica Francisco Saiz, España es el único país industrializado que no usa la madera como material básico de construcción. 

Para Saiz, la utilización de la madera en los procesos de construcción apuntaría a varios aspectos de la política, ya que beneficiaría a la España Vaciada, lucharía contra el cambio climático y la emisiones de CO2 se reducirían casi al mínimo. “Construir con madera puede hacer edificios positivos o negativos en emisiones de CO2”, afirma el socio director. Francisco Saiz apunta que las ventajas de esta industrialización y del uso de la madera beneficiaría al sector, ya que reduciría los plazos, mayor calidad, mayor seguridad, fiabilidad de coste y menor generación de residuos.

NUEVO CÓDIGO TÉCNICO

El objetivo es crear edificios de energía casi nula (EECN) antes conocido como casa pasiva y es que el nuevo código técnico de la edificación obliga a que en 2020 los edificios que se construyan lo sean. Es un objetivo ambicioso, alentado por los bajos costes de mantenimiento y calefacción de los edificios a lo largo de su vida útil, pero deja de lado algo muy importante: la huella ecológica tan grande que supone el proceso de fabricación de los materiales de construcción. 

“Lo que pretende y va a conseguir es que los nuevos edificios que se construyan a partir de ahora y que se rehabiliten tengan que cumplir los estándares de los edificios de energía casi nula que reducen prácticamente el 90% la demanda energética que tienen los edificios actuales”, explica Francisco Saiz. El socio director reconoce que para Modulab “no es difícil” conseguir esa rebaja de casi el 90% “porque llevamos muchos años haciéndolo”.

La solución pasa por aislar más y mejor, pero también por tener otros criterios en mente como diseño bioclimático, orientar bien los edificios, que sean más eficientes, más compactos “que es algo que tiene que ver con la pérdida de energía”. En resumen, “que se adapten más al entorno en el que están, siendo capaces optimizar los recursos que tienen”, puntualiza

Francisco Saiz lamenta que el sector de la construcción sea el menos industrializado, lo que se traduce en que no sabe optimizar recursos ni costes, “somos el sector menos productivo”. Lo que consigue la industrialización es que sea cierto que te adaptas la normativa vigente y que la cumples, con toda las medidas de seguridad, con todos los materiales, que todas las partidas se ejecuten de manera correcta.

Según apunta, la industria que no tiene que ver con la construcción es una industria “super optimizada” en costes, recursos, para conseguir que se ofrezca lo máximo por el mínimo. Por ello, considera que si las compañías del sector no se industrializan dejarán de ser “competitivas y ese será el castigo”.

Con todo esto, Modulab quiere seguir trabajando en continuar con su optimización de procesos, de diseños, de organización, de construcción… “queremos seguir mejorando, todavía nos queda mucho por mejorar en el sector de la construcción”. En Modulab no solo trabajan con sistemas industrializados, sino que lo hacen con sistemas de bajo impacto “es muy importante reducir el impacto de las emisiones por la construcción de los edificios, pero es tan importante reducir el impacto que tiene la industria de la construcción”. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando