Cargar un coche eléctrico te puede costar menos de dos euros

Además de ser más sostenible, también su repostaje es más barato: recargar la batería de un coche eléctrico medio para recorrer 100 km puede llegar a costar menos de dos euros, pero antes hay que tener en cuenta distintos factores

Cargar un coche eléctrico puede costar menos de dos euros

Cargar un coche eléctrico puede costar menos de dos euros // Foto de archivo. EFE/Ian Langsdon (EPA)

Sostenibles

MOVILIDAD SOSTENIBLE

nora-benito-bn

Nora Benito

Uno de sus puntos débiles es el escaso número de puestos para repostar que tienen los vehículos eléctricos, aunque todo apunta a que en los próximos años aumentarán de forma considerable. Una de las dudas más recurrentes a la hora de decantarnos por este tipo de coches es precisamente el del lugar de recarga. ¿Dónde instalarlo? ¿Cuánto cuesta hacerlo? 

Una vez que tengamos resueltas estas dudas, la siguiente pregunta será cuánto nos costará su repostaje. Por lo general, recargar la batería de un coche eléctrico medio para recorrer 100km no cuesta más de dos euros, tal y como informa Lucera, aunque esta cifra tiene sus matices.  

FACTORES QUE HACEN VARIAR EL COSTE DE RECARGA

Son varios los elementos que hacen que varíe el coste de cargar un coche eléctrico. Emilio Bravo, CEO de Lucera, explica a BYZness que lo que cuesta depende de distintos factores: del propio vehículo, de su uso, de dónde lo cargues e incluso cuándo lo hagas. 

El lugar de recarga es uno de los aspectos que hay que tener en cuenta, ya que se puede cargar en la vivienda o fuera de ella. “En casa cuesta mucho menos cargar un coche eléctrico porque las tarifas domésticas están en un rango de entre 4 y 16 céntimos, que es lo que cuesta cada kWh que metes en tu vehículo. Si lo recargas fuera hay que tener en cuenta que estás pagando una instalación, una red o unos cargadores, de ahí que estos rangos suban a 25 o 30 céntimos, o incluso en casos puntuales pueden llegar a 80 céntimos”, señala Bravo.

Otra cuestión es la velocidad de carga, que tal y como recuerda el CEO de Lucera, “puedes cargar entre 3 kW y 7 kW, por lo que se tarda varias horas. Si lo haces fuera de la vivienda por lo general tienes que buscar un cargador más rápido, lo que significa que estos cargadores semi-rápidos van desde 20 kW hasta los 50 kW; a partir de ahí es carga rápida”. Es decir, puedes tardar en repostar desde 5 a 30 minutos con la carga rápida, de 1,5 a 3 horas con la semi-rápida o de 5 a 8 horas con la normal. De ahí que los precios también varíen en consecuencia. Además, dependiendo de las características del coche, se puede tardar más o menos en cargar y si empleas menos tiempo querrá decir que estás utilizando más potencia, por lo que la factura de la luz puede verse incrementada.

El último de los factores que influyen es la hora de carga en caso de hacerlo en la vivienda, pues existen periodos (punta -cuando la energía es más cara-, valle y supervalle -la energía es más barata) en los que la tarifa es más o menos barata para recargar los vehículos eléctricos. “En el mes pasado, hablamos de 12 céntimos durante el periodo punta (entre las 13 y las 23 horas), el periodo valle (de 23 a 1 horas y de 7 a 13 horas), con tarifas de 0,51€ kWh, y supervalle, (de 1 a 7 horas), que en la actualidad está en 3,6 céntimos el kWh”, indica Bravo. Por lo que cargar un coche sería posible por menos de dos euros, pero teniendo en cuenta todas estas circunstancias. 

Como consejo para ahorrar algo de dinero a la hora de cargar el vehículo eléctrico, Emilio Bravo recomienda tener organización: “Siempre que puedas, cárgalo en casa y en periodos valle o supervalle. Ninguna empresa puede dar precios tan económicos”. Según sus cálculos, cargar un coche normal de 40 kWh a 30 céntimos costará 12 euros, en lugar de 2, que es lo que costaría recargar el vehículo en casa. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando