elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

Comercio justo: ¿qué productos puedes comprar en tu supermercado habitual?

A pesar de que gastamos tan solo 1,67 euros al año, la venta de productos de comercio justo se intensifican en nuestro país: en el último año, se han incrementado un 53%, siendo los supermercados los principales espacios de compra

Los españoles solo gastan 1,67 euros al año en comercio justo. 

Los españoles solo gastan 1,67 euros al año en comercio justo.  // Pixabay

Sostenibles

CONSUMO ALTERNATIVO

nora-benito-bn

Nora Benito

El comercio justo ha cogido carrerilla en el último año en nuestro país: sus ventas se incrementaron un 53% respecto al año anterior, llegando a los 77,8 millones de euros, debido al incremento de productos de diferentes empresas con la certificación Fairtrade.

A pesar de estas buenas cifras, los productos de comercio justo no terminan de calar entre la población española, ya que estamos muy lejos del resto de Europa. En concreto, cada español gasta 1,67 euros en ellos, mientras que la media europea se sitúa en 15,1 euros, según el informe “El Comercio Justo en España 2018”, elaborado por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. 

Esto puede suceder por varios motivos. Según alegan desde ASEDAS (Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados), una de las razones por las que las ventas de comercio justo en la actualidad no son todavía demasiado representativas es porque el porcentaje de alimentos de procedencia nacional que compone el surtido de un supermercado supera el 80%, llegando al 90% en algunos casos. Además de esto, también hacen mención al reducido surtido de productos de alimentación -como el café, té, cacao o azúcar-, lo que suponen unas 15 referencias de media entre las 8.000 que tiene un supermercado medio aproximadamente. 

SUPERMERCADOS CON PRODUCTOS DE COMERCIO JUSTO 

Según canales de distribución, los supermercados y grandes superficies constituyen los principales espacios de compra, con un 66,5% del mercado, seguido por el sector “HORECA” (hostelería, catering y restauración) con un 19,8% de las ventas. 

Azúcar, cacao y café constituyen el buque insignia del comercio justo, en concreto, los dos primeros generan un 63,5% de la facturación. El café, por su parte, representa el 25%. Y es que la alimentación es la estrella de la liga, pues supone un 95% de las ventas de comercio justo, seguido por productos de artesanía y textiles, con un 3,9%. 

Pero ¿en qué supermercados podemos encontrar estos productos? Lidl, El Corte Inglés o DIA son algunas de las grandes superficies que los acercan a los consumidores. Tés, café, azúcar, chocolates y cacao son los productos de comcercio justo que distribuye esta última.

Por su parte, la cadena alemana es otra de las que comercializan este tipo de artículos desde hace varios años. Tal y como señalan fuentes de Lidl, “el 100% del cacao de marca Fin Carré o J.D.Gross que comercializamos cuenta con una certificación de Rainforest Alliance, Fairtrade Cocoa Program, UTZ o Bio. Además del cacao, contamos con helados y cereales que tienen la certificación de comercio justo”. En total, cuentan con más de 60 referencias disponibles en las 580 tiendas distribuidas en todo el territorio nacional.

Otra de las cadenas que vende productos de comercio justo es El Corte Inglés, que recientemente ha desarrollado una guía de producto con atributos de sostenibilidad y ha puesto en marcha una web para su 'Movimiento por la Sostenibilidad'. En dicho portal se puede acceder a contenido sobre algodón sostenible (tipos de fibra, producción responsable…), moda de cercanía (fabricada en España, más sostenible…), alimentación responsable (producción ecológica, pesca sostenible y productos de cercanía), productos de comercio justo y artículos con eco-etiquetas.

IMPACTO EN LAS PERSONAS

Aunque las cifras de comercio justo no tienen un fuerte calado en nuestro país y pesan poco en nuestra cesta de la compra, la tendencia al alza año a año es evidente. “Nuestras empresas trabajan cada día para satisfacer las necesidades de unos consumidores cada vez más exigentes, también en el impacto social de los productos que vendemos. Cada empresa, diariamente, ahonda en esta cuestión desde su modelo de negocio, que es diferente en cada caso”, especifican desde ASEDAS. 

Pero el quid de la cuestión no se encuentra únicamente en las ventas. “El objetivo no es el hecho de vender más, sino que esto importa para lograr una transformación”, alega Mónica Gómez, vicepresidenta de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. Una alternativa al comercio convencional que tiene historias detrás y que impacta directamente en la realidad -en muchos casos no demasiado afortunada- de muchas personas. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando