elPeriódico economía

Martes, 15 de octubre del 2019

Economyz

Una empresa española crea refrescos sin azúcar e ingredientes 100% naturales

Los socios de Moon Water detectaron un nicho sin cubrir en el mundo de los refrescos y crearon una marca de bebidas saludable, además de sostenible y solidaria

Una empresa española crea refrescos sin azúcar e ingredientes 100% naturales

Pixabay

Sostenibles

Ideas de negocio sostenibles

Alberto Payo

Alberto Payo

Dicen que hay cosas que solo ocurren en noches de luna llena y que cuando el satélite está en su máximo esplendor, los humanos enloquecemos. Hace un par de años un grupo de emprendedores tuvo una idea loca: creo una marca de bebidas llamada Moon Water que se vestía de todo ese romanticismo. Sus refrescos solo se embotellaban durante el plenilunio.

Sin embargo, la creación de Moon Water no fue fruto de una idea pasajera nocturna, sino de un exhaustivo estudio de mercado. “Analizando los gustos y demanda del consumidor actual nos dimos cuenta de que había un hueco muy importante que no se estaba cubriendo. El consumidor actual busca y demanda productos cada vez más sanos y naturales en el mundo de los refrescos, dominado por las grandes multinacionales”, explica para BYZness Nacho Alonso, CEO de Moon Water.  

El emprendedor insiste en que en su gran mayoría los productos que se venden “contienen azúcares añadidos, edulcorantes y colorantes artificiales”. Así, encontraron una oportunidad para ir contracorriente y apostaron por una propuesta totalmente diferente que tuviera ingredientes 100% naturales y contara con “vocación sostenible y solidaria”. 

Alonso fundó la empresa junto a otros socios en 2017. Tras más de dos décadas como director general de Comercial Udra, distribuidora en España de marcas como Dr. Martens, Fred Perry, Diadora o Arena, decidió dejar su cargo directivo para involucrarse al 100% en su proyecto. 

Azúcares de los buenos

Moon Water nació como una bebida completamente natural y ya tiene cuatro variedades diferentes. Usa agua mineral de un manantial de Asturias, zumo de frutas y burbujas. Sus refrescos no tienen ni azúcares refinados añadidos, ni edulcorantes artificiales, ni colorantes artificiales, ni conservantes. Además, son bajos en calorías, veganos, plant based y sin gluten, con aromas naturales. Los azúcares que incluyen proceden directamente de la fruta. 

“Hemos realizado un profundo análisis de la industria de las bebidas a nivel mundial, de cómo influye en el consumidor el azúcar y la conclusión es que el consumidor no quiere azúcares añadidos, pero tampoco edulcorantes artificiales, por eso el 0,0 cada vez tiene menos relevancia, ya que la mayoría de refrescos utilizan edulcorantes artificiales para conseguir no tener calorías”, asevera Alonso. 

La empresa intenta ser un agente local de impacto positivo y trabaja a nivel local en Asturias y con una cadena de valor sostenible y responsable. Estos son otros de sus pilares y forman parte de sus valores como compañía.

Una distribución con trabas

En principio, los creadores de la marca intentaron posicionar la bebida en algunos locales nocturnos, aprovechando todo ese concepto de la luna llena, aunque reconocen que han tenido que hacer muchos esfuerzos para poder distribuirla. “Ha sido muy difícil, sobre todo la parte de distribución e introducción en los bares y restaurantes. Las grandes multinacionales son muy fuertes e imponen a sus clientes los productos y marcas que tienen que comprar”, asegura Nacho. 

Sin embargo, el emprendedor también cree que los consumidores empiezan a demandar “productos distintos, más sanos y si no los encuentran en un lugar buscan otro donde sí”. Alonso opina que, debido a esto, la restauración está transformándose en las grandes ciudades y los locales cuidan más el producto, conscientes de que los usuarios quieren alternativas saludables. “Poco a poco nos vamos haciendo un hueco. Es la pelea de David contra Goliat”.

Colocar su bebida en grandes superficies también les ha costado lo suyo, aunque afirma que están buscando más calidad que cantidad. “Estamos empezando ahora, hemos tenido ya varias presentaciones y negociaciones, pero queremos ser selectivos y buscar socios que compartan la misma visión y valores que nosotros, no solo en España, también en el extranjero. Por ejemplo, Sainsbury’s se ha puesto en contacto con nosotros para conocer más nuestro producto y nuestro proyecto”, confiesa.

Una bebida que entra por los ojos

Desde el principio Alonso y el resto de co-fundadores tuvieron claro que su refresco tenía que entrar por los ojos. Por ello, decidieron recurrir al artista y diseñador Óscar Mariné, para que diseñara sus envases. Mariné es conocido por haber creado algunos carteles famosos de películas de Pedro Almodóvar, Álex de la Iglesia o Julio Médem, así como hacer trabajos para Bruce Springsteen o Brian Eno. Ha hecho campañas para marcas como Absolut Vodka, Hugo Boss, Camper o Loewe. 

“Para nosotros, la marca, el diseño y la imagen es fundamental, son nuestra identidad, nuestra carta de presentación, y deben representar nuestros valores. Por eso elegimos a Oscar Mariné para desarrollar toda nuestra imagen corporativa”, subraya Alonso. “Ha creado una imagen que representa, al igual que la luna llena, la luz en la oscuridad, elegancia, pureza y belleza, y estamos muy contentos y orgullosos del resultado”, añade.

No obstante, Alonso reconoce que apostar por dicha forma para su refresco a veces ha llevado a los consumidores un poco al despiste y a confundirlos con propuestas como Red Bull. “Es cierto que algunas bebidas energéticas usan el mismo tipo de envase que nosotros, 330 ml sleek, que es más alargado que el de un refresco tradicional”. Así, el emprendedor cuenta que en alguna ocasión se lo han llegado a preguntar  “pero por si hay algún despistado hemos intentado ser didácticos, en la propia lata aparece 100% natural y de forma destacada en la banda superior e inferior “Agua mineral zumo natural burbujas” o “sparkling mineral water natural juice”.

Dicen que algunas bebidas energéticas ‘te dan alas’. Pero esta propuesta de refresco natural necesita otra coa para subir más alto. Para el futuro Moon Water no se ha marcado un objetivo fácil: quieren llegar nada menos que a la Luna. Para ello, necesitan juntar 2.650 millones de latas, cifra que esperan vender en algún momento. 

En este articulo: Consumo Emprender Emprendimiento

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando