elPeriódico economía

Viernes, 23 de agosto del 2019

Economyz

Bosquia, la startup que te permite apadrinar un árbol o regalar uno

Por 20 euros puedes adquirir un árbol para ti u otra persona que será plantado y cuidado por esta empresa asturiana de reforestación colectiva

Bosquia, la startup que te permite apadrinar un árbol o regalar uno

Lou Levit (Unsplash)

Sostenibles

Ideas sostenibles

Alberto Payo

Alberto Payo

Hace casi tres décadas el Ayuntamiento de Madrid plantaba un árbol por cada niño nuevo que nacía en la ciudad. Junto al ejemplar ponía una placa con el nombre del neonato. Así, ambos crecían juntos y veían su destino ligado de alguna manera. Era una iniciativa bonita.

Hoy una startup asturiana ha evolucionado aquella idea. Su nombre es Bosquia y permite a cualquiera que lo desee, apadrinar uno o varios árboles. La persona puede hacerlo a título personal o bien como un regalo por 19,99 euros. 

Al abonar dicha cantidad, esta empresa de Gijón se compromete a plantar el árbol y cuidarlo durante sus primeras etapas de vida. Los padrinos o los destinatarios del regalo reciben un certificado hecho en papel reciclado, en el que se indica su geolocalización. Durante los dos primeros años, lo protegen. “Pasado ese tiempo, el árbol debería de tener un tamaño suficiente para prosperar por sí mismo”, explica para BYZness Francisco del Cid, cofundador y CEO de Bosquia. 

Si en los dos primeros años de vida el pequeño árbol no arraiga, la startup se compromete a sustituirlo y reemplazarlo. Aunque en esta ‘garantía’ no se incluyen causas como catástrofes naturales o incendios forestales. 

Entre los usuarios que se deciden por el apadrinamiento o hacer este regalo tan original, hay diferentes perfiles. “Tenemos un poco de todo, desde regalos a bebés, hasta detalles de pareja”, revela Francisco. 

Más de 8.000 árboles plantados

Hasta la fecha Bosquia lleva más de 8.000 árboles repartidos por provincias como Barcelona, Madrid, Málaga, Huelva, Cáceres o Cartagena. “Queremos seguir creciendo, y este año esperamos doblar esa cantidad”, señala del Cid. Son especies autóctonas de cada zona, incluidas dentro de los marcos de plantación autonómicos.

Actualmente para los árboles apadrinados suelen usar dos ubicaciones distintas: Huelva y Barcelona. Los padrinos pueden elegir una de esas dos localizaciones si lo especifica a través de un email. Además, “pueden ir a visitar el árbol que han apadrinado siempre que lo deseen”. 

Plantar árboles como RSC

Esta era la rama B2C de Bosquia. Sin embargo, la startup gijonesa también cuenta con una orientación B2B. La compañía ofrece a las empresas la posibilidad de dirigir su Responsabilidad Social Corporativa a la plantación de árboles. Aquilea, Worten, VidaCaixa o Fossil son algunas de las empresas que ya han hecho reforestaciones con Bosquia. 

Así, ya es posible encontrar los primeros bosques completos ‘patrocinados’, por decirlo de alguna manera. “Esto es algo que en la actualidad ya se está haciendo. Bosquia, al final lo que hace es que todo ese dinero que muchas veces las multinacionales se gastan en alfombrillas de ratón, corbatas, o lápices USB, vaya destinado a la creación de un Bosque. Puede resultar distópico, pero muy útil para proteger la naturaleza”, apostilla el emprendedor.

El único ‘abono’ es de sus socios

Del Cid reconoce que los comienzos no fueron fáciles. Relata que pasó meses dando la vuelta a la idea, pero nada acababa de encajarle. “No sabía cómo iba a poder plantar árboles, ni quién iba a pagar por ellos”, recuerda.

El interés de una empresa importante en su proyecto cambió las cosas y demostró la viabilidad del negocio. Justo hace un año, en junio de 2018, Worten se comprometió a plantar un árbol por cada electrodoméstico que sus consumidores llevaran para reciclar. Finalmente, se entregaron 400 en España y 500 en Portugal, así que la cadena de electrodomésticos cumplió su palabra para ayudar a reforestar zonas dañadas por la sequía y los incendios. Para ello eligió como partner a Bosquia.

“Un día, me contacto una empresa, Worten. Era mi primer potencial cliente, y no sabía cómo abordarlo. Finalmente, y apoyándome en mis compañeros de Málaga, conseguimos hacer el bosque Worten que hoy vive en la Sierra de Cártama. A partir de ahí, hemos replicado el modelo en muchas otras partes de la península”, aclara el CEO de Bosquia.

Por ahora la compañía no ha recibido fondos externos y se está autofinanciando. Todo el capital aportado proviene de sus socios fundadores (y de los clientes que han apostado por la startup asturiana). 

En este articulo: Emprendimiento

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando