elPeriódico economía

Lunes, 23 de septiembre del 2019

Economyz

Agricultura doméstica: plantar en casa lo que comes

Cultivar alimentos en nuestra propia casa y llevarlos directamente a nuestro plato, sin depender de productores ni intermediarios. La 'agritectura' o agricultura vertical arroja una manera de cultivar de forma doméstica las hortalizas para consumo propio

La ‘agritectura’ o agricultura vertical es una manera de cultivar de forma doméstica.

La ‘agritectura’ o agricultura vertical es una manera de cultivar de forma doméstica. // Unsplash

Sostenibles

SOLUCIONES SOSTENIBLES

nora-benito-bn

Nora Benito

Cultivar y cosechar los alimentos en nuestra propia casa y llevarlos al plato directamente, sin depender de productores ni intermediarios. La ‘agritectura’ o agricultura vertical (que combina agricultura, arquitectura y tecnología) propone un método alternativo a la agricultura convencional: cultivar cerca o en la propia casa, evitando tener que transportar los productos desde su lugar de producción. 

Un informe del Foro Económico Mundial, junto con la empresa Plantagon, arroja esta nueva manera de cultivar de forma doméstica las hortalizas: la ‘agritectura’, que suma agricultura urbana con innovadoras soluciones técnicas.

De este estudio, en el que se cita el trabajo llevado a cabo por el sueco Owe Pettersson, se desprenden los motivos por los que el fenómeno del cultivo doméstico será una de las tendencias del futuro. ¿Cuáles pueden ser las causas? Ya existen voces que arrojan que, si continuamos al ritmo actual y con iguales prácticas, la tierra cultivable se nos quedará escasa para producir todos los alimentos que necesitamos.

De ahí que las granjas verticales produzcan los alimentos en un edificio cerrado y generalmente con varias plantas, en las que se cultiva sobre bandejas con temperatura controlada, tecnología hidropónica o aeropónica y con luz artificial LED, tal y como apunta el informe ‘Agricultura & Tecnología. I+D en el sector primario’, publicado por EAE Business School.

Con un espacio mínimo, la robotización y automatización constituyen factores clave para este tipo de cultivos. Aunque su punto fuerte es la menor necesidad de agua y su punto débil el mayor consumo de energía, esta novedosa técnica cuenta con numerosas ventajas, como la menor contaminación (dado que se eliminan gran parte de los transportes) y la reducción de la huella de carbono, la disminución del uso de pesticidas o una mayor seguridad alimentaria.         

Si bien son muchas los beneficios de este tipo de cultivos verticales -como la proximidad y el espacio reducido-, según palabras de Toni Jardón, autor del blog La huertina de Toni, “tener un huerto propio no es rentable por el tiempo que conlleva y la necesidad de complementar con otras compras, pero sí muy satisfactorio. Mucha gente incluso llega a convertirlo en su profesión”.  

No obstante, siempre se puede adaptar el cultivo al espacio disponible. “Puedes adecuar tu alimentación a lo que cultives, por ejemplo, en un chalet adosado con poco jardín el cereal es más complicado”, afirma este experto.  

AGRICULTURA DOMÉSTICA: PASOS PARA HACER TU PROPIO HUERTO EN CASA

Toni Jardón, en conversación con BYZness, ofrece una serie de consejos a quienes quieran empezar a dar sus primeros pasos creando un huerto propio:

  1. En primer lugar, informarse bien. Visitar blogs o páginas web especializadas y leer sobre el tema.
  2. No querer abarcar mucho, sino empezar con 10 metros cuadrados y con cultivos sencillos como la lechuga o rabanito rojo (que no necesita mucha luz solar). En un mes puedes cosecharlos, no necesitan mucho espacio y les afectan menos las plagas por el menor tiempo que requieren.  
  3. En una pequeña terraza (40 cm por medio metro) podemos echar los desperdicios orgánicos con lombrices y fabricar el propio abono y complementar el huerto.
  4. En cuanto al riego, hay que tener cuidado: es importante observar las plantas y ver si realmente lo que necesitan es agua o no.
Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando