Cuatro deducciones que siguen accesibles para pymes en 2020

Desde las instituciones se ha tratado de apoyar a las empresas con diversas medidas. Las pymes tratan de incorporar estas novedades, en busca de liquidez.

Cuatro deducciones que siguen accesibles para pymes en 2020

Unsplash

Pymes

DEDUCCIONES PARA PYMES

José Antonio Calvo Martínez

José Antonio Calvo

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas han prestado atención durante esta crisis del COVID-19 a diversas ayudas oficiales, en busca de liquidez. Desde los créditos ICO hasta diversas moratorias de impuestos o Seguridad Social, según los decretos-ley que ha ido promulgando el Gobierno

Todas estas medidas tienen el objetivo de aliviar tensiones de tesorería. Pero no debemos olvidar que, además de las estas, podemos acogernos a una serie de deducciones que aliviarán la carga en el Impuesto de Sociedades. Consiguiendo, de igual modo, más liquidez para la contabilidad de la empresa. 

Deducción por innovar

La normativa considera innovación tecnológica cualquier avance para obtener nuevos productos o procesos de producción que mejoren los existentes. Dichas acciones permiten acceso a deducciones en el Impuesto de Sociedades. Es decir, pagaremos menos

Se podrán incluir en la deducción gastos destinados a diagnóstico para definir las soluciones tecnológicas, diseño industrial o adquisición de patentes. Normalmente, se pueden incluir aquí el 12% de los gastos por innovación. Sin embargo, el Real Decreto 23/2020 de hace menos de un mes, permite incluir hasta el 25% de estos gastos. 

Deducciones por creación de empleo

Si contratas por primera vez a un empleado menor de 30 años podrás deducir 3.000 euros. El contrato puede ser a tiempo parcial o completo, pero obligatoriamente indefinido. Cuidado también con las condiciones a posteriori. Debe mantenerse al empleado durante tres años. 

También mantener el nivel de empleo de la pyme. Es decir, si el joven fuera el quinto empleado de la empresa, durante un año, la compañía nunca podría mantener su plantilla por debajo de cuatro empleados.

En el caso de que la pyme tenga menos de cincuenta trabajadores, podremos obtener una deducción adicional. Se trata del 50% del menor de los siguientes conceptos

  • La prestación por desempleo que todavía tenga pendiente de cobro el nuevo trabajador. 
  • El importe de doce mensualidades de la prestación que tuviera reconocida. 

En cualquiera de las dos deducciones, si el contrato fuera parcial, el beneficio fiscal sería proporcional al tiempo de jornada.

Deducción de empleo por discapacidad

En este caso, se pueden deducir 9.000 euros por empleado y año, siempre que haya incremento de plantilla media de trabajadores con discapacidad. Esta cantidad correspondería a personas con una discapacidad reconocida entre el 33% y el 65%. Si fuera más del 65% la cantidad que se podría deducir llegaría hasta los 12.000 euros.

Deducción por investigación

El artículo 35 de la Ley del Impuesto de Sociedades, recuerda que las actividades de i+d dan derecho a deducciones. La base deducible la conformarán los gastos en i+d en los que recaiga la organización. Excluyendo las inversiones en edificios y terrenos. El porcentaje deducible es el 25% de los gastos atribuibles a investigación y desarrollo. 

También un 8% de inversiones en elementos de inmovilizado material e intangible (por ejemplo maquinaria, mobiliario o equipos informáticos). 

El Impuesto de Sociedades recoge además otro tipo de deducciones, sin embargo se aplican únicamente a sectores muy concretos. Por ejemplo, para inversiones por autoridades portuarias o inversiones en producciones de cine, audiovisual o espectáculos.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando