Miércoles, 25 de noviembre del 2020

Economyz

Alternativas para afrontar los problemas de liquidez de las pymes

La crisis del coronavirus está poniendo en jaque a buena parte del tejido empresarial español. Entre los muchos de los frentes abiertos, el de la liquidez es uno de los más acuciantes para las pymes. Por ello, planteamos algunas alternativas

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Pixabay

Pymes

IMPACTO DE LA CRISIS EN LA PYME

Fran Leal

Fran Leal

La situación de las pymes en nuestro país, debido a la práctica paralización de su actividad derivada de la crisis del coronavirus, es cada día más alarmante. De hecho, Cepyme ha publicado un segundo barómetro que desvela que el 60% afirma haber visto reducidos sus ingresos, como mínimo, un 75%.

Uno de los problemas a los que tienen que hacer frente las pequeñas y medianas empresas en nuestro país, que recordemos que suponen el 99% del tejido empresarial, es el de la liquidez, agudizado por el parón en la actividad. Y no parecen muy satisfechas con las medidas adoptadas por el Gobierno hasta ahora. Sin ir más lejos, según el barómetro de Cepyme, el 87% de las pymes las consideran insuficientes.

Amenaza para la supervivencia del negocio

Contar con problemas de liquidez resta ciertamente viabilidad a estos negocios. “Afecta de un modo determinante”, asevera José María Alcañiz, profesor del Centro de Estudios Financieros (CEF), que nos explica en qué manera supone un importante obstáculo para el mantenimiento de estas empresas: “Muchas pymes dependen totalmente del circulante, en concreto de las líneas de crédito con los bancos, que se conceden con límites. Y estos límites se van consumiendo y reponiendo con las entradas de liquidez fruto de la operativa de la empresa”. Ahora bien, si esta rueda para de girar, lógicamente, aparecen los problemas. “Si este flujo se detiene, encontramos a la pyme con sus líneas de crédito en el límite y sin posibilidad de ampliación o renovación, es decir, estamos condenando a la pyme”, afirma el experto. Además, hay que recordar que la liquidez no solo es necesaria para pagar salarios y otros gastos, sino que es indispensable para poder hacer frente al aprovisionamiento que permite continuar con la producción y la entrega de pedidos.

Como decíamos, estas empresas ven insuficientes las medidas adoptadas hasta el momento y reclaman nuevas fórmulas que aborden estos problemas de liquidez. Y es que, según nos cuenta Alcañiz, “los avales para obtener un mayor endeudamiento a medio plazo, para compensar la falta de liquidez a corto, supone endeudar aún más a la compañía, lo que derivará en mayores restricciones al crédito a futuro, limitando la capacidad de financiación”.

Llegados a este punto, Alcañiz aboga por ampliar las actuales líneas de crédito a las pymes por parte de los bancos. Según nos explica, “con la concentración del sector bancario y la disminución del número de entidades proveedoras de liquidez, los pool bancarios se han reducido, lo que se ha traducido en una mayor contracción del crédito a las pymes”. De manera más concreta, y en palabras del profesor del CEF, si antes una pyme contaba con 5 bancos para obtener líneas de crédito de 500.000 euros, por ejemplo, ahora solo cuenta con 2 bancos y la concesión en total de tan solo 100.000 euros. Es decir, “menos aún que la parte proporcional de esa reducción en el pool de bancos”.

Alternativas con tintes tecnológicos

Pero existen alternativas. Una de ellas es el crowdlending, una fuente de financiación emergente para pymes, alternativa y complementaria con las fuentes tradicionales. Desde ACLE, la Asociación de Crowdlending Española, ponen en valor este método como herramienta para continuar dando viabilidad a las empresas y recuerdan que “fue precisamente en un contexto de crisis financiera cuando nació el crowdlending y hemos demostrado en estos años operativos que podemos contribuir a la economía en tiempos de sequía de liquidez”.

Desde Lendmarket, plataforma española para compra-venta de deuda corporativa privada, miembro de ACLE, su directora de Negocio Digital, Cecilia Moreno, defiende que el crowdlending puede aportar “el aire necesario para sobrevivir el tiempo que pueda durar esta situación”. En cuanto a las medidas adoptadas por el Gobierno, aunque las ven guiadas por las buenas intenciones, “aún está por ver que sean lo suficientemente efectivas para evitar la destrucción de gran parte del tejido empresarial del país, porque la cuestión está en si van a llegar a tiempo estas ayudas para salvar a las empresas”. Estas dudas se sustentan en los lentos y arduos trámites burocráticos y procesos de análisis de riesgos de los préstamos, previos a la aprobación de la banca, que “pueden ralentizar la concesión de las operaciones”, expone Moreno.

En este aspecto radica una de las ventajas del crowdlending, como suele ser “la agilidad en el análisis y la gestión de la operación”. Además, apostar por esta fórmula permite diversificar el pool de financiación de la pyme, “lo que permite reducir la dependencia en las entidades financieras habituales e, incluso, conseguir un mayor poder de negociación frente a ellas”, destaca.

¿Una vuelta al trueque?

Otra de las alternativas para calmar los problemas de liquidez en las pymes, que quizá sea algo más particular, es la del trueque digital. El concepto esencial de esta vía de financiación sería el bartering, que hace referencia a una operación de carácter comercial entre dos empresas o freelances, que sustituye de forma parcial el pago en metálico por un intercambio de bienes o servicios de manera equitativa.

Sobre esta idea se apoya trueKeling, una plataforma de carácter B2B cuyo objetivo es producir los acuerdos entre las partes, y que recuerda que el bartering no es ninguna novedad en España o Europa, y menos aún en lugares como EEUU, Australia o Reino Unido, donde más de 60.000 empresas realizan transacciones de este tipo a través de distintas redes como Bartercard. El denominado como "trueque digital" se realiza mediante marketplaces que sirven como canal de ventas, ayudando a dar visibilidad a todas las empresas, sean cuales sean sus capacidades, y supone un gran medio para resolver los problemas de liquidez. Al fin y al cabo, como apunta el CEO de trueKeling, Mariano Fernández, “el trueque digital entre empresas posibilita que todo se reactive con mayor agilidad para las pymes, ya que les permite participar en una comunidad en la que todos generan sinergias para afrontar esta situación mediante el intercambio, lo que fomenta unos fuertes vínculos comerciales y engagement”.

En cualquier caso, las pymes continúan esperando medidas de mayor calado que solventen en la medida de lo posible los problemas de liquidez por los que están pasando, pero no podemos olvidar que, hoy día, existen cada vez más opciones de diversificar las líneas de financiación basadas en la tecnología.

En este articulo: Empresas

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando