La voz será clave para impulsar la competitividad de las pymes

La voz se presenta como una herramienta que puede resultar eficaz a la hora de ganar competitividad en el mercado digital

Imagen de un dispositivo de voz, en este caso de Amazon (Alexa)

Imagen de un dispositivo de voz, en este caso de Amazon (Alexa) // Unsplash

Pymes

TENDENCIAS PYME

Fran Leal

Fran Leal

La importancia que está cobrando la voz en el entorno online es indudable y ya trasciende a los grandes actores, convirtiéndose en una tendencia global. Es más, según afirman desde GoDaddy, las pequeñas y medianas empresas tendrán que prestar mucha atención al papel que va a desempeñar la voz en este 2020.

Lola Puerta, directora general de la firma para el sur de Europa, destaca de hecho que el usuario, a través de la voz, puede “de manera rápida y sencilla, consultar cualquier información”, por lo que tanto los autónomos como las pymes tendrán que “adaptar los contenidos de sus páginas web para que los asistentes ofrezcan información sobre su marca o empresa en los primeros resultados”.

Biometría vocal para solucionar problemas

Desde Biometric Vox, compañía que se dedica a la investigación y el desarrollo de soluciones basadas en biometría de voz, defienden precisamente que “la voz será una herramienta básica en las pymes, ya que la relación con el cliente es esencial para mantener la supervivencia y poder competir, así como optimizar procesos internos”, expone Carlos Gavilán, director de Desarrollo de Negocio de la compañía.

En su opinión, la voz, y más concretamente la biometría vocal, va a jugar un papel vital de cara a optimizar procesos y ganar eficiencia. “Permitirá a las empresas implementar un nivel adicional de seguridad y ejecutar en remoto acciones que hoy requieren dispositivos especiales, como autenticar al interlocutor al compartir información confidencial o identificar con certeza a un cliente que nos hace un pedido telefónico”, resalta Gavilán, que también apunta a la eficacia que puede alcanzar ante problemas como los ataques que se dan de suplantación de identidad por teléfono.

La voz será una herramienta básica en las pymes, ya que la relación con el cliente es esencial para mantener la supervivencia y poder competir

La variedad de aplicaciones es enorme y su aprovechamiento es realmente sencillo, al no requerir “inversión en dispositivos físicos especiales, como cámaras o sensores”, afirma Gavilán. Así, ya han desarrollado varios proyectos enfocados a evitar los fraudes, por ejemplo, en el control horario de los empleados. A través de CheckVox se puede identificar a los usuarios mediante la voz “con el máximo nivel de seguridad”, asegura el portavoz. E incluso, según nos cuenta, han avanzado en la senda de la firma electrónica vocal en contratos a distancia, a través de su herramienta FirVox.

“Para utilizarla, lo único de lo que hay que disponer es de un teléfono, fijo o móvil, desde el que utilizarla. La plataforma, durante la propia llamada, se encarga de registrar los rasgos físicos únicos del aparato vocal del firmante, encriptarlo con llave en manos de un notario y sellar en el tiempo todo el documento con agencias oficiales. El archivo PDF resultante, con integridad total, se envía a ambas partes sin más acciones por parte del firmante”, detalla Gavilán.

Otras tendencias para 2020

Más allá del papel cada vez más importante que va a desempeñar la voz dentro del universo pyme, y teniendo en cuenta que “vivimos un creciente proceso de migración que hace que los consumidores se muevan cada vez más hacia el mundo online”, Puerta resalta otras corrientes que desde GoDaddy han identificado y a las que las pequeñas y medianas empresas y autónomos tendrán que estar atentos si quieren “conseguir una mayor visibilidad entre los clientes potenciales”.

La primera de ellas se refiere a la preocupación existente por no contar con una página web. “Es la carta de presentación de muchos negocios y una herramienta que aporta confianza y credibilidad al usuario”, asegura Puerta. De hecho, según un estudio publicado por la compañía el pasado año, el 23% de los consumidores encuestados declaraba que su confianza era menor en las compañías que no tienen web. Al respecto, hay que desterrar algo que para Puerta limita y trunca la puesta en marcha y el desarrollo de estas iniciativas, como “la creencia de que se necesitan ciertas habilidades técnicas y una gran inversión de tiempo y dinero”.

No obstante, aunque los pequeños empresarios son consciente de la importancia de la web, que en muchas ocasiones constituye el primer contacto que tiene el cliente con la empresa, “todavía existen algunos pequeños negocios que no cubren las demandas de los consumidores” y, en este sentido, “algunos de los errores que hay que evitar son la falta de transparencia en precios, la diferencia entre las imágenes mostradas y el producto real, o los métodos de pago”, apunta Puerta. De hecho, si trabajamos con determinación estos aspectos, podemos incluso llegar a conseguir “que los consumidores prefieran el servicio online al presencial”, advierte.

A fin de cuentas, el consumidor se ha lanzado a lo digital. “Según los resultados de nuestro informe”, señala Puerta, “el 33% de los usuarios compra por Internet de manera regular y el 64% emplea las webs para ver y leer opiniones de otros clientes, mientras que un 63% lo hace para comprar productos online”. Y esto va ligado a otra de las tendencias al alza detectadas por GoDaddy, como sería la apuesta cada vez mayor por el ecommerce. Y es que, “el 69% de los usuarios compra online, aunque la tienda esté cerca”, lo que termina por demostrar la necesaria comunión entre el comercio físico y el online para que la experiencia sea satisfactoria y poder competir “frente a los actores de mayor tamaño o con presencia global”, concluye Puerta.

En este articulo: Transformación empresarial

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando