elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

Estos son los 10 empleos que más demandarán las pymes en 5 años

El mercado laboral está cambiando y las necesidades de las empresas también. Te contamos qué empleos serán los más demandados en cinco años por las pequeñas y medianas empresas, las cuales representan casi la totalidad del tejido empresarial español

Estos son los 10 empleos que más demandarán las pymes en 5 años

Camile Chen (Unsplash)

Pymes

DEMANDA DE EMPLEO EN PYMES

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Las pequeñas y medianas empresas, así como microempresas, fueron las que más sufrieron la situación durante el periodo comprendido entre 2008-2013, con una contracción del empleo de un 20% frente al 15% del total nacional.

Así lo explicaba Rodrigo Martín, presidente ejecutivo de Randstad en España y Latinoamérica, durante su intervención en la presentación del Informe Anual de Empleo en las Pymes, elaborado junto a CEPYME y Randstad Research, y del que se desprende que durante 2018 este tipo de compañías contribuyeron a la generación de 340.000 puestos de trabajo.

“Teniendo en cuenta el contexto que hemos vivido, la mayoría de sectores contribuyeron de forma positiva durante el año pasado, siendo un 80% de los 87 sectores analizados los que presentaron cifras positivas”, explica Martín, quien añade que ya son 24 “las industrias que han recuperado sus niveles de empleo precrisis”.

Asimismo, del documento se desprende que las pymes registraron durante 2018 un aumento de la contratación de empleos cualificados y “sorprendentemente lo hicieron de manera mayor a medida que se reducía el tamaño medio de estas empresas”, explicaba el presidente ejecutivo de Randstad en España y Latinoamérica.

En este sentido, el experto asegura que este hecho es debido a que durante el año pasado las ocupaciones más demandadas por esta parte del tejido empresarial continuaron siendo las de perfil medio bajo, pero ¿qué pasará en los próximos años?

Una radiografía de cara a cinco años 

En concreto, se prevé que en cinco años, las pequeñas y medianas empresas generen un millón de empleos y medio millón más hasta 2028.

Este crecimiento de la contratación en las pymes en los próximos años seguirá sin ser homogéneo, siendo más elevado en empleos de cualificación media y alta y registrará retrocesos netos en la oferta de trabajo para personal no cualificado. 

“Este hecho lo entendemos como un indicador clave para revisar las políticas activas de empleo y adaptarlas a las nuevas realidades del mercado laboral”, señala Martín.

Teniendo en cuenta estos datos se puede decir que en cinco años los dependientes y propietarios de tiendas y almacenes será el empleo que más demanden las pymes. 

A este le siguen los camareros y cocineros, los profesionales de enseñanza no universitaria y los ayudantes de preparación de alimentos:

Estas necesidades de empleo de las pymes varían en función de los años que pasen y de su tamaño, siendo en las pequeñas empresas y microempresas los oficios de camarero, cocineros, ayudantes de preparación de alimentos y dependientes de tienda los más demandados; mientras que en las medianas se necesitarán más profesionales de la enseñanza no universitaria, de apoyo en finanzas, matemáticas, ciencias sociales y TIC; y dependientes y propietarios de tiendas y almacenes. 

Desequilibrio entre la oferta y la demanda de empleo

A pesar de estos datos tan positivos Martín hacía hincapié en la existencia de desequilibrios entre la oferta y la demanda de trabajo por motivos formativos, situación que denominaba como “las verdaderas bestias negras del empleo”.

En esta línea, el informe expone que habrá un exceso de oferta en determinados perfiles profesionales ya que ciertos puestos sin cubrir estarán ocupados por profesionales de otras cualificaciones. 

Los empleos con mayores problemas de déficit serán los cualificados y no cualificados en la construcción y todos aquellos relacionados con las ciencias y la ingeniería, mientras que existirá un exceso de oferta en empleos agrarios no cualificados, empleados de hostelería y profesionales de enseñanza. 

Desde la Administración Pública son conscientes de estas necesidades formativas y de cualificación sobre todo en materia de digitalización para hacer de este nuevo paradigma “una oportunidad para nuestro país y no verlo como una situación que derive en problemas”, apuntaba la subdirectora de Políticas Activas de Empleo del SEPE, Maru Menéndez.

Hay que buscar la fórmula para que la oferta formativa  esté a disposición de los desempleados, pero también de los ocupados, ya que la propia Comisión Europea establece la recomendación sobre un aprendizaje a lo largo de la vida y no en un momento concreto”. 

En esto coincidía Gerardo Cuerva, presidente de CEPYME, quien aseguraba que en el pasado la vida laboral de una persona se basaba en tres fases: formación, trabajo y jubilación; algo que en la actualidad “ha cambiado y la cualificación y las ganas de aprender más ya se encuentran también durante la actividad laboral”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando