elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

El pequeño comercio en Madrid: en época de "sacrificio"

Todos creemos que la mayor competencia de las tiendas de barrio han sido los grandes establecimientos pero la realidad es otra. En la actualidad, son los gigantes del e-commerce los que se han convertido en los principales rivales de este pequeño comercio

El pequeño comercio en Madrid: en época de "sacrificio"

Tim Mossholder (Unsplash)

Pymes

TIENDAS DE BARRIO

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Desde la época de crisis y los despidos que esta situación provocó fueron muchos los españoles que intentaron salir adelante utilizando la capitalización del paro y una de las opciones era la apertura de un negocio propio.

Este fue el caso de los dueños de Le Petit Canard, una pequeña tienda de regalos especializada en complementos, jabones y perfumes que abrió hace cinco años y ha lidiado con las dificultades vividas en los últimos años por parte de estos pequeños comercios. 

“Antes, una familia podía vivir holgadamente de los beneficios que generaba una tienda de barrio, ahora, en nuestras dos tiendas, vemos cómo esos mismos comerciantes de nuestro alrededor están teniendo que cerrar o malvivir para poder llegar a pagar el alquiler de los locales”, explica el co-gerente de la tienda de regalos, David Sáiz.

Para la Confederación del Comercio Especializado de Madrid (COCEM) este modelo comercial “es fuente de vitalidad, dinamismo y rentabilidad para las ciudades y municipios de la región” por lo que con la desaparición del mismo “nos jugamos el futuro de nuestros barrios” suponiendo ésto efectos negativos en nuestra calidad de vida.

Un sector ¿que comienza a remontar?

Desde que se puso en marcha la Ley de Dinamización de la Actividad Comercial de la Comunidad de Madrid en 2012, las ventas del sector han crecido un 12,4% hasta el pasado mes de mayo, mientras que en España se reducen un 0,6%, según muestran datos facilitados por la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad.

Estos datos también exponen que en 2019 (hasta mayo) las ventas del comercio minorista crecen un 3,4% en la Comunidad de Madrid, mientras que en España presentan una variación del 1,7%.

En este sentido, José Antonio Asensio, director general de la Confederación del Comercio Especializado de Madrid asegura que, aunque se ha dejado atrás lo peor de la crisis, “queda un largo camino” para recuperar a un sector que ha estado marcado en los últimos años “por el sacrificio”.

Los gigantes del ecommerce, los principales agentes de esta situación

Aunque todos pensemos que las grandes superficies han sido las que han ocasionado esta década negra para el comercio de barrio, la realidad es que han sido las nuevas plataformas de venta online los que han puesto más dificultades a este modelo de forma indirecta. 

En concreto, ha sido fruto de la falta de igualdad en cuestiones fiscales, tributarias, medioambientales y de consumo entre el comercio presencial y online lo que ha hecho que el primero no pueda competir con estos nuevos actores ya que el nivel normativo y burocrático no es el mismo. 

“Las plataformas de ecommerce no pasan ni un solo trámite, mientras que el comercio al que representamos tiene que pasar mil revisiones, por lo que es necesario que se iguale la ley para que ambos tengan las mismas reglas del juego”, destaca Asensio.

Los grandes establecimientos no son los responsables

“Los grandes establecimientos son formatos que nadie cuestiona y han aportado modernización al sector. De hecho, colaboramos en todos aquellos problemas comunes, pero lo que sí creemos es que en la Comunidad de Madrid hay una implantación sobredimensionada de este formato que terminará por provocar el estallido de una burbuja comercial como ha ocurrido en otros países”, advierte Asensio.

Desde la entidad denuncian la cierta pasividad que muestran los poderes públicos ante la situación y hacen eco de la lucha en la que se encuentran: la de que se reconozca el comercio en general como un sector estratégico avanzado.

En este sentido, este modelo comercial representa el 7,4% del PIB regional con un volumen de negocio de más de 30.000 millones de euros, lo que le convierte en la segunda actividad económica por detrás de la inmobiliaria.

“Hace falta una mejor y más eficiente colaboración entre las Administraciones locales y autonómicas”.

A pesar de todos estos problemas, desde la Confederación están convencidos de que este modelo de comercial seguirá teniendo un papel fundamental en la actividad económica de la Comunidad de Madrid por lo que ven “imprescindible” que las Administraciones no dificulten la competitividad en el sector.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando