elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

¿Cómo puede tu pyme participar en un concurso público y ganarlo?

La división de los contratos en lotes es la medida que más favorece a estas empresas

La división de los contratos en lotes beneficia a la pyme en los concursos públicos.

La división de los contratos en lotes beneficia a la pyme en los concursos públicos. // Unsplash

Pymes

SEIS MESES DE LA ENTRADA EN VIGOR DE LA NUEVA LEY

ana-garcia-bn

Ana García Moreno

Tradicionalmente, los concursos públicos han sido una vía de negocio complicada para las pequeñas y medianas compañías. La burocracia que rodea estos procesos es un freno para estas organizaciones. Un intenso papeleo que la nueva Ley de Contratos del Sector Público, vigente desde hace seis meses, trata de deshacer. De este modo, el texto hace hincapié en la necesidad de “imponer una menor burocracia para los licitadores y mejor acceso para las pymes”.

En esto último, la división de los contratos en lotes es el principal guiño a las empresas de menor tamaño: “Antes era algo excepcional. Sin embargo, ahora es obligatorio dividir los costes del contrato en lotes, y si no es posible hacerlo, es necesario justificarlo”, cuenta la presidenta de la Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la contratación, María José Santiago, quien añade que esta medida “favorece que haya más apertura a las pequeñas y medianas compañías”.

No obstante, tal y como indica Beatriz Juliá Álvarez, presidenta de Foro CPP –una organización dedicada a promover la colaboración público-privada en el sector TIC- “la contratación pública es compleja, no sólo para las pequeñas empresas, sino que, a veces, también lo es para las grandes”. Por eso, es recomendable formar a los profesionales: “Para alguien que no ha trabajado en el sector público es muy complicado cumplir las reglas del juego y hacer bien los papeles. Por eso, tienen que formarse”, asegura la presidenta de Foro CPP.  

Las nuevas compañías ya pueden participar

Los emprendedores también han visto mejorar sus relaciones empresariales con la Administración. De hecho, antes de la ley, a las nuevas empresas les era muy difícil acceder a las licitaciones, ya que era necesario acreditar experiencia en el sector. Ahora, en algunos casos no hay que demostrarla. Eso sí, todas las compañías deben justificar que cumplen ciertos criterios medioambientales y sociales. Algo que tal y como explica Juliá, supone una mayor dificultad: “Tienen que saber de costes laborales, medioambientales, etc. y por tanto, montar equipos multidisciplinares”.

Unos quebraderos de cabeza que pueden equilibrarse con otras ventajas, como el mayor control de la morosidad, una herramienta especialmente necesaria en el caso de las pymes. De este modo, los órganos de contratación podrán comprobar si los contratistas principales están realizando los pagos a los subcontratistas o suministradores. Además, si una pequeña y mediana empresa no cobra, puede dirigirse al Ministerio de Hacienda con una factura electrónica y pedir que le gestionen la incidencia.

Menos papeleo

Las compañías también pueden presentarse a un concurso público a través de la firma de la declaración responsable. Mediante esta fórmula, cuando la Administración acepte la oferta de una empresa, regulará el contenido de la declaración, reduciéndose el papeleo. En este sentido, es recomendable que las pymes se inscriban en el Registro de licitadores (ROLECE) porque así podrán acreditar que cuentan con los requisitos para hacer contratos con las Administraciones Públicas y no tendrán que presentar la misma documentación en cada procedimiento.

En el caso de las valoraciones, también es necesario tener en cuenta que ha habido un cambio en los criterios. El más importante de todos es el económico, pues ahora prima la oferta con mejor relación calidad/precio en lugar de la oferta económica más ventajosa, algo que según la plataforma online de asesoramiento para empresas tecnológicas AdjudicacionesTIC fomenta la innovación y la eficiencia como forma de diferenciarse en las licitaciones públicas.

Subcontratación de servicios

Acceder a las licitaciones a través de la subcontratación es uno de los mecanismos más frecuentes entre las pequeñas y medianas organizaciones. La novedad es que ahora la Administración puede vigilar que esos acuerdos entre el contratista y el subcontratista se cumplen.

Sin embargo, más allá de estas ventajas, la ley tiene todavía importantes retos por cumplir. Es cierto que en los 6 primeros meses de su existencia el número de licitaciones ha crecido un 10% frente al mismo período de 2017, según AdjudicacionesTIC. Sin embargo, tal y como asegura la presidenta del Foro CPP, “ha habido un colapso claro en la contratación y es necesario dotar a la normativa de un presupuesto que la acompañe”.

En el caso de las pymes, todavía es pronto para valorar su alcance, pues por el momento no hay datos estadísticos tal y como señala a BYZness la presidenta de la Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la contratación. Sin embargo, se espera que con estas medidas aumente la participación de estas compañías en este tipo de procesos.

En este articulo: Empresas

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando