Miércoles, 25 de noviembre del 2020

Economyz

José Daniel García Espinel (Prosegur)

José Daniel García Espinel

Estas son las soluciones tecnológicas que transformarán el sector de la seguridad

El contexto actual derivado de la crisis del coronavirus ha planteado innumerables retos para la sociedad en general, y para el tejido empresarial e industrial que nutre la economía del país, en particular. Vivimos un momento decisivo en el que la tecnología están determinado la supervivencia y la capacidad de reinvención de nuestros negocios, pero lo que empezó siendo un reto ha acabado convirtiéndose en una importante oportunidad. 

Atrás se han quedado las tarjetas de identificación personal o el uso de la huella dactilar para acceder a una oficina, la monitorización manual de la temperatura o el control del vigilante a través de múltiples pantallas. Ahora nuestra identidad se verifica con tecnologías contactless como los lectores de reconocimiento facial, que integran motores de búsqueda capaces de identificar, en menos de un segundo, hasta 30.000 caras almacenadas previamente. Hoy en día ya estamos instalando cámaras que, gracias a la inteligencia artificial y la analítica de vídeo, nos permiten tomar la temperatura de los usuarios de una instalación y verificar que llevan correctamente los elementos de protección individual sin ocasionarles la más mínima molestia en el proceso.  Igualmente, en algunas países estamos implementando drones tripulados desde tierra para controlar la situación en las playas o para realizar rondas periódicas de control en grandes plantas industriales.

La tecnología se ha instaurado en nuestro día a día hasta el punto de que existen soluciones capaces de controlar la ocupación de espacios interiores a través de la detección de micro-vibraciones como las que producen la respiración o los latidos del corazón. Y ha dado un paso más allá para irrumpir en los espacios educativos y facilitar el mantenimiento de la distancia social entre grupos burbuja a través de un sistema de localizadores y wearables. 

La apuesta por la innovación y la colaboración con el talento inherente al ecosistema start-up ha sido la respuesta más eficaz y contundente ante estas nuevas necesidades. Y, como no podía ser de otra manera, el sector de la seguridad se ha reinventado para facilitar la protección de un entorno que ha cambiado para siempre. La Inteligencia Artificial, el Big Data o Deep Learning y los dispositivos IoT parecen un espejismo del presente, pero sin duda, son solo algunas de las claves tecnológicas que mejorarán increíblemente la experiencia de seguridad en un futuro no tan lejano.

El ecosistema emprendedor ha abierto un mundo de posibilidades para las organizaciones que han comprendido que para aprovechar el potencial del talento y la tecnología digital deben implementar nuevas metodologías, como los programas de innovación abierta, que ponen el foco más allá de la compañía. Gracias a este tipo de iniciativas, en el ámbito de la seguridad, soluciones como las tecnologías biométricas de voz para verificar la identidad, cerraduras inteligentes automáticas que establecen una comunicación directa entre el dispositivo telefónico y la caja fuerte sin necesidad de baterías, teclados o llaves; o sensores de radar que identifican elementos potencialmente peligrosos incluso por debajo de la ropa, ya son una realidad.  

Soluciones integrales que, gracias al éxito de los modelos colaborativos, se exportarán a nivel mundial para seguir transformando el futuro del sector. No solo se trataba de ir más allá de los límites humanos, sino de crear y combinar productos y servicios que supongan un valor añadido y, en este sentido, la innovación y la atracción de talento siempre han sido una garantía de futuro.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando