Laura Sánchez (Investing.com España)

Investing

Por qué puede volver a pinchar la burbuja tecnológica 20 años después

Este año se cumplen dos décadas del pinchazo de la burbuja de las ‘puntocom’. Recuerdo perfectamente los años en los que el periodismo económico giraba en torno a la gran especulación en bolsa de las empresas vinculadas a Internet. Se las llamaba empresas ‘puntocom’ y marcaron un antes y un después en la forma de entender el entonces denominado World Wide Web (www).

En 1997 ya se empezaba a especular con estas acciones, lo que llevó a la mayoría de ellas a multiplicar su valor. La fiebre bursátil era tal, que el precio de estas firmas subía y subía solo por el hecho de llevar el prefijo “e-”  (electronic) o el sufijo “.com”.

Entre 1998 y 1999, la supuesta llegada de la ‘nueva economía’ no fue tan revolucionaria como se esperaba, ya que la clave del negocio de muchas de estas startups, el denominado Business to Business (B2B) y Business to Consumer (B2C), requería una mayor inversión en logística de la esperada.

Los grandes gurús económicos y expertos financieros empezaron a desaconsejar invertir en las ‘puntocom’ y las acciones de estas compañías empezaron a registrar fuertes caídas en bolsa. El desplome pronto se extendió a los mercados a nivel general. El Nasdaq (la Bolsa de valores de Estados Unidos en la que cotizan los valores tecnológicos) pasó de registrar su pico máximo en los 5.048 puntos el 10 de marzo del año 2000 a moverse en los 1.114 puntos en octubre de 2002, perdiendo casi el 80% de su valor y registrando niveles de 1996.

El pinchazo de la burbuja tecnológica supuso el cierre de compañías y la ruina de unos inversores con demasiada sed de especulación.

Hoy, 20 años después, el fantasma de la burbuja vuelve a los mercados financieros. En 2019, el Nasdaq Composite subió un 35%, por encima del 29% que logró el S&P 500 y del 22% del Dow Jones. En este auge bursátil, mucho han tenido que ver, de nuevo, las tecnológicas. Pero si miramos la evolución en las últimas semanas, encontramos algunas sorpresas.

El boom tecnológico en bolsa lleva tiempo llamando la atención de los gestores, que cada vez más alertan de una burbuja que podría explotar

Si, a mediados de febrero, las acciones de Alphabet (Google) se habían revalorizado un 35% más que hace un año, las de Facebook y Amazon un 32%, las de Microsoft un 72%, las de Apple un 86%, las de Nvidia un 94% y las de Tesla un 127%, solo un mes después algunas de estas ganancias se han reducido a la mitad.

El boom tecnológico lleva tiempo llamando la atención de los gestores, que cada vez más alertan de una burbuja que podría explotar. No sería de extrañar que cualquier debilidad en estas compañías empujara las estimaciones de beneficios a la baja, como ya hemos visto en las últimas semanas con algunas de ellas.

No sería de extrañar que cualquier debilidad en las tecnológicas rebajase las estimaciones de beneficios 

Los inversores han estado destinando desde hace tiempo un buen porcentaje de sus carteras a los gigantes tecnológicos, pero incluso JP Morgan advierte de que esta burbuja probablemente colapsará.

Es importante, por tanto, mantenerse alerta y, sobre todo, aprender de lo vivido. Pocos querríamos volver a ese 10 de marzo del año 2000, cuando la burbuja de las ‘puntocom’ estalló. Un año más tarde, Estados Unidos entró en recesión. Los mercados perdieron cinco billones de dólares.

En este articulo: I+D Tendencias Tecnología

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando