Alfio Bardolla

alfio-bardolla

Por qué ahorrar hoy en día no tiene sentido

¿Qué sucedió a partir del año 1971? Que la economía mundial dio un giro de 360º. Hasta ese momento, la palabra ahorrar se encontraba en la mente de todas las personas, pero sin que nadie se diese cuenta paso a un segundo plano. Ese año, el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, tomó la decisión de abandonar el llamado ‘patrón oro’ y convertir al dólar en una divisa de cambio.

Antes de esa fecha, por cada moneda de dólar había un dólar de oro o de plata, pero a partir de 1971, transformaron la moneda en dólares de papel, con las reservas de oro de las que disponían. Parecía una gran ventaja, ya que en el caso de necesitar dólares tan solo tenían que imprimirlos, pero no lo fue tanto.

Al no depender de las reservas de oro, ya que tan solo es dinero que se imprime, se consigue crear un crédito relativamente barato. Y al disponer de este crédito, podemos comprar bienes como inmuebles que aumentan el valor del dinero. Lo que lleva a que aumente la inflación, y ésta provoca pérdidas a aquellas personas que pretendían ahorrar. 

Para entender esto de un modo sencillo, pongamos un ejemplo, en el año 2003 si queríamos comprar una casa de 100 m² en una zona semi céntrica de una ciudad de mediano tamaño se necesitaban al menos 8,4 años de sueldo, pero en 2008 ya hacían falta 10,8 años. En la actualidad harían falta bastantes más. 

Así, ahora mismo en la situación que nos encontramos ahorrar no tiene sentido ni a largo, ni a corto plazo. Lo que tiene sentido es invertir. 

Tenemos que quitarnos el miedo a invertir, aunque puede parecer a priori algo arriesgado y creamos que ganamos más teniendo nuestro dinero amontonado en una cuenta bancaria. Pero lo cierto es que invertir nuestro dinero nos puede dar una “rentabilidad segura”, sobre todo si cuentas con un asesor financiero especializado con experiencia contrastada que te ayude.

En la situación actual, ahorrar no tiene sentido: hay que invertir el dinero

Para llegar a invertir de una manera, cómoda, segura y con reflexión, es importante es haber practicado y aprendido. Al principio, como todo, tendrás que ser muy prudente e ir poco a poco, pero después aprenderás el mecanismo y ganarás la confianza necesaria para poder invertir con rentabilidad y un riesgo mayor. El riesgo no es malo. De hecho, puede reportar altos beneficios: el secreto es comprenderlo y gestionarlo.

Para empezar a invertir, lo primero que tenemos que hacer es conocer y disponer de libertad financiera. Es decir, ponernos en forma en el aspecto financiero cultivando una correcta mentalidad, de modo que nuestras acciones obtengan el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo. 

El dinero es únicamente un amplificador que actúa aumentando lo que ya eres. Te dará más ocasiones, más libertad, más posibilidades de elección. Y el dinero es como el agua, no debe quedarse estancado. Debe fluir para poder aumentar su volumen y estar siempre fresco.

Por eso ahorrar te hace “perder” el dinero que pensabas que tenías y con el cual contabas. Por lo que siempre que invirtiendo podrás ganar más de lo que crees que puedes llegar a perder.

En este articulo: Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando