elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

Tali Salomon (eToro)

Tali Salomon

¿Puede el Bitcoin ocupar el lugar del oro en el bolsillo de los inversores?

*Tali Salomon es directora de eToro para España y Latam

El mundo tal como lo conocemos ha cambiado sustancialmente en todos los ámbitos. Los nuevos modelos de consumo o la disrupción de la tecnología son un claro ejemplo de la evolución que se está construyendo a medida que pasa el tiempo. Pero no queda ahí. El entorno de la inversión ha seguido esta estela y su futuro avanza hacia unos cambios que son imparables.

No cabe ningún tipo de duda de que el futuro de la inversión será tokenizado. Dicho de otra manera, que todos los activos serán digitalizados. Y es que no se trata de una afirmación cualquiera, sino que está constatado por un último informe lanzado por eToro, basado en entrevistas realizadas entre asesores financieros en España con el objetivo de conocer su percepción, así como la de sus clientes, sobre el futuro de la inversión. En este sentido, la mayoría de los asesores que han participado en el estudio aseguran que en el futuro todos los activos serán tokenizados.

A día de hoy, lo que los datos nos dicen es que los criptoactivos podrían ir ganando espacio en las carteras, aunque actualmente tienen poca presencia. Tanto los asesores como sus clientes muestran cada vez más interés por la inversión en criptos. Es una tendencia que se está desarrollando y que crece cada vez con más ímpetu. 

Tanto es así que muchos de los asesores creen que este tipo de activos tendrán recorrido en el futuro, si bien se percibe cierta cautela a la hora valorar cuál será su protagonismo en la cartera de sus clientes. A tenor de lo que se observa a través del informe, ese freno se genera, principalmente, porque se trata de un activo sobre el que no existe regulación.

Aunque si estos activos tuvieran una mayor regulación ayudaría a incrementar la transparencia, además de facilitar el asesoramiento sobre este activo. De esta manera, el panorama se presume optimista para la inversión en los criptoactivos y su futuro es cada vez más esperanzador. 

La realidad es que hoy en día, el desarrollo de la tecnología blockchain nos llevará hacia la digitalización de toda economía e incluso la inversión. Se vería la mayor parte de la riqueza transferida a la cadena de bloques, lo cual mejoraría la transparencia y reduciría la fricción dentro del comercio global.

Es en este contexto en el cabe plantearse la cuestión de cómo se ha de invertir teniendo en cuenta el escenario favorable que tienen los criptoactivos de cara al futuro. ¿Qué activos pueden presentar una mayor seguridad para nuestras carteras? Los datos de eToro muestran que los inversores minoristas están abriendo más posiciones de oro y bitcoins ante el clima de guerra comercial entre Estados Unidos y China que estamos presenciando. 

Los operadores, viendo todo este interés creciente en este tipo de activos, están viendo al bitcoin como el nuevo “oro digital”. Habitualmente, los inversores suelen acumular oro como cobertura contra los ruidos macroeconómicos y geopolíticos, lo cual refleja que están viendo en la divisa virtual un activo refugio novedoso. 

No es ningún secreto que el metal dorado ha actuado de paraguas ante periodos de fuertes incertidumbres. Esto se debe a que hay una oferta limitada, tiene utilidad y su valor no se ve afectado por las decisiones de tipos de interés de los bancos centrales.

Así, el bitcoin comparte las características similares al oro en el sentido de que solo existirá una cantidad finita (21 millones), está descentralizado, su precio no se ve afectado por la inflación y tiene el beneficio adicional sobre el metal precioso de menores costes de almacenamiento. Así las cosas, no coge de sorpresa que esta divisa virtual podamos considerarla como el nuevo “oro digital”. 

Desde mi punto de vista, los dos comparten tanto similitudes como beneficios, por lo que no es sorprendente que exista un número creciente de inversores que apueste por bitcoins como salvaguarda. A medida que el conflicto arancelario entre China y Estados Unidos se vaya intensificando, podríamos ver un mayor número de posiciones abiertas en bitcoins y oro.

Por el contrario, sí que hay que matizar que considerar al bitcoin como un activo refugio no es tan sencillo como parece. La extrema volatilidad de su precio, los ataques y acusaciones de manipulación de precios aún pesan en su reputación. 

Aun así, la correlación que observamos con respecto al oro podría ser una señal de que la percepción general del bitcoin está cambiando gradualmente de una apuesta especulativa hacia una estrategia con la que proteger nuestras inversiones. Desde luego, los inversores en cripto ya han mostrado sus cartas. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando