elPeriódico economía

Jueves, 21 de marzo del 2019

Economyz

La cartilla del banco aún no ha muerto... al menos en los pueblos sin sucursal

El Banco de España alerta de que el 50% de los pueblos del país no tiene oficina bancaria, esto supone que algo más de 1,3 millones de españoles no tengan acceso a la sucursal

Imagen de uno de los ofibuses de Bankia

Imagen de uno de los ofibuses de Bankia // Bankia

Tu Bolsillo

ENTIDADES BANCARIAS

marta-gracia-bn

Marta Gracia

Algo más de 1,3 millones de españoles vive en un municipio donde no hay una oficina bancaria, según datos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Los bancos y entidades palian esta escasez con ofibuses o agentes itinerantes. Pero hay que tener en cuenta que estas opciones no están todos los días en sus localidades, por lo que cuando llegan hay que aprovechar. Los habitantes sacan su cartilla y a actualizar se ha dicho.

Pero además hay que añadir que el 16,6% de los hogares españoles no cuenta con internet, según los datos del Instituto Nacional de Estadística de 2017 (los últimos disponibles). Por ello, no pueden ver sus gastos, sus recibos o domiciliaciones bancarias a través de una pantalla de ordenador o de móvil, sino que tienen que ir con su cartilla a la sucursal (esa itinerante que ofrecen ahora) para comprobarlo. Así que se puede concluir que la cartilla bancaria, esa que te abrían de pequeño tus padres o abuelos, aún no ha muerto.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, admitió, el pasado 20 de febrero en el Fórum Europa que la exclusión financiera en el mundo rural era un problema, aunque matizó que era un problema menor que en otros países: “No es el principal problema del mundo rural, hay otros problemas de previsión de servicios básicos”. El 50% de los pueblos de España ya no tiene banco. El Banco de España alerta de que el 40% de la población en localidades de menos de 1.000 habitantes no tiene acceso a una sucursal.

Desde la AEB aseguran que el acceso a los servicios financieros es “masivo y fácil”. Los datos del Banco de España muestran que casi el 98% de la población vive en municipios donde hay sucursales bancarias. En el resto de zonas, los bancos ofrecen diferentes alternativas soluciones para el resto de sus clientes que pasan por como cajeros automáticos, agentes comerciales, oficinas móviles y, naturalmente, el canales digitales.

A MAYOR DESPOBLACIÓN, MÁS NECESARIA LA DIGITALIZACIÓN

España está viviendo una despoblación de las zonas rurales, que hace que los servicios básicos en estos municipios escaseen, uno de ellos el financiero. El portavoz de la AEB asegura que los bancos están comprometidos por mantener el mejor servicio posible a todos sus clientes y facilitar el acceso a sus servicios y productos a través de canales digitales.

“La digitalización puede mejorar la vida de nuestros mayores, no solo en la relación con su banco sino también para hacer compras, consultar información y comunicarse”, señalan desde la Asociación. Por ello, apuntan que es importante que las autoridades se comprometan a llevar la conexión a internet a estos municipios y a formar a sus habitantes para que se puedan beneficiar de las ventajas que supone la digitalización.

Sin embargo, el problema llega cuando los habitantes de esos municipios suelen ser personas mayores y sin acceso a internet. En el año 2018 en España, el 86,1% de la población de 16 a 74 años ha utilizado Internet en los últimos tres meses, 1,5 puntos más que en 2017 (un 86,6% de hombres y un 85,6% de mujeres).

Los usuarios de Internet se han elevado en los últimos años. El uso de Internet es una práctica mayoritaria en los jóvenes de 16 a 24 años. Al aumentar la edad desciende el uso de Internet en hombres y mujeres, siendo el porcentaje más bajo el que corresponde al grupo de edad de 65 a 74 años (un 51,2% para los hombres y un 47,1% para las mujeres), según los datos del INE.

LOS BANCOS, CADA VEZ CON MENOS SUCURSALES

La baja rentabilidad de las entidades de depósitos españolas obliga a reducir costes cerrando oficinas, con una caída acumulada de la red de sucursales del 42% desde 2008. Así, en junio de 2018 el sector bancario español cuenta con una red de 27.320 oficinas, casi la mitad de las 45.662 que existían antes del inicio de la crisis.

La información por provincias muestra diferencias en la intensidad del ajuste. Mientras que en algunas provincias se han cerrado más del 50% de las sucursales que había en 2008 -Barcelona (56%), Castellón (53%), Tarragona (52%) y Girona (51%)-, en el extremo opuesto se sitúan otras con recortes por debajo del 25% como Cuenca (16%), Badajoz (21%), Teruel (21%) y Ciudad Real (22%).

El número de oficinas sigue cayendo y eso explica que siga aumentando la población que no tiene acceso a una sucursal en su municipio de residencia, que ha pasado del 2,7% de la población española en 2016 al 2,9% en 2017.

Una veintena de autobuses dan servicio financiero a 800 municipios de España al menos una vez al mes. Por ejemplo, para atender a los clientes de algunos de estos pueblos Unicaja dispone en las áreas donde opera de 64 agencias y 78 agencias financieros. Adicionalmente, el grupo andaluz cuenta con siete oficinas móviles (vehículo-oficina, en la foto) que dan servicio a 353 localidades de menos de 1.000 habitantes de Valladolid, León, Salamanca, Palencia, Ávila, Zamora y Cáceres.

Bankia cuenta con 11 oficinas móviles -‘ofibuses’- que disponen de cajeros y un espacio interno con una oficina bancaria. Cubren 341 pueblos de las provincias de Madrid, Valencia, Castellón, Ávila, Segovia, La Rioja y Ciudad Real. Cada oficina móvil cuenta con sus rutas. “Diariamente cubren tres o cuatro localidades, en función del recorrido y distancia entre estas poblaciones”, apuntan desde la entidad.

Hay poblaciones que reciben los ‘ofibuses’ cada semana. Otras, cada quince días (lo más habitual), y otras mensualmente. Las oficinas móviles permiten a los usuarios realizar las operaciones bancarias habituales como disponer de efectivo, realizar ingresos o pagar recibos e impuestos. Cada oficina móvil tiene dos empleados. Uno el conductor y otro la persona que atiende a los clientes, al igual que si estuviese en una oficina tradicional.

Por otro lado, Banco Sabadell presta servicio a otros cinco pueblos gallegos y a 15 asturianos. Por lo que respecta a BBVA, la entidad cuenta con la figura del agente financiero. Mientras las entidades bancarias hacen cálculos para ofrecer más servicios a estos municipios sin sucursal, los habitantes seguirán sacando las cartillas del cajón cada vez que vaya la oficina itinerante a la plaza del pueblo.

En este articulo: Producto financiero Fiscalidad

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando