elPeriódico economía

Jueves, 21 de marzo del 2019

Economyz

"Todo el mundo puede emprender, aunque no sepamos que llevamos un emprendedor dentro"

Hablamos sobre emprendimiento y alimentos innovadores con Guillermo Milans del Bosch y Loan Bensadon, los fundadores y CEO de Baïa Food, la startup del sector 'agrifood' que pretende mejorar los hábitos alimenticios

Los fundadores de Baïa Food.

Los fundadores de Baïa Food. // Foto cedida por Baïa Food

Startups

ENTREVISTA CON LOS FUNDADORES DE BAÏA FOOD

nora-benito-bn

Nora Benito

Guillermo y Loan se conocieron mientras estudiaban en un colegio francés, lo que les dio una visión contestataria y les llevó a preguntarse el porqué de todo. Esto quizás fue lo que hizo que su vida transcurriera por los caminos del emprendimiento, pero el revulsivo para la creación de Baïa Food fue un problema de salud de uno de ellos. A partir de ese momento, a Guillermo le cambió su percepción sobre la vida, empezó a interesarse por la alimentación saludable y decidió crear una startup para promover el consumo de alimentos naturales y evitar el uso de aditivos artificiales.  

Hablamos con los fundadores y CEO de Baïa Food, Guillermo Milans del Bosch y Loan Bensadon, sobre la creación de esta startup del sector agrifood que pretende buscar e introducir alimentos innovadores en el mercado.

¿Qué es exactamente Baïa Food?

Es una startup que creamos en 2013 que pretende mejorar los hábitos alimenticios de la sociedad para prevenir la aparición de enfermedades crónicas que están relacionadas con una mala alimentación. Intentamos ofrecer productos saludables al mercado a través de una línea de alimentos ecológicos, por lo que estamos invirtiendo en I+D para aportar nuevas soluciones.

¿De dónde habéis obtenido financiación?

Inicialmente, tiramos de nuestros ahorros y luego nos dimos cuenta de que era un proyecto en el que necesitábamos mayor financiación. Nos presentamos a aceleradoras y fuimos finalistas de muchas, pero finalmente cerramos una ronda con un business angel, lo que fue el pistoletazo de salida. Luego se sumó otro inversor y esto nos permitió empezar con el proyecto y los primeros pasos de la parte regulatoria. Ahora hemos conseguido en financiación privada de cerca de 450.000 euros y en la parte pública cerca de 600.000 euros a través de subvenciones de organismos como el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) y recientemente también un préstamo de Enisa.  

Utilizáis el I+D para buscar alimentos innovadores. ¿Cuáles son los procesos de investigación que lleváis a cabo antes de poner los productos a la venta?

Desde el primer momento teníamos claro que queríamos ser innovadores y diferentes. Identificamos un nuevo alimento que tenía una serie de características que nos parecían muy interesantes y nos centramos en este producto, que es una fruta africana, así como en el desarrollo de la cadena de valor y de suministro, siempre trabajando también en el ámbito regulatorio.  

En este sentido, lleváis varios años investigando las posibilidades alimentarias de una baya de África Occidental que es capaz de cambiar los sabores. ¿Nos podríais contar algo más?                       

Se trata de un arbusto de origen africano, endémico de Ghana, Benin, Togo o Camerún, con una peculiaridad: produce una fruta que tiene la capacidad de transformar la percepción de ciertos alimentos, en concreto, el sabor ácido a dulce. La especie botánica es synsepalum dulcificum y en Estados Unidos, que es donde más se conoce, se llama miracle berry. De forma tradicional se toma esta fruta antes de consumir ciertos alimentos que son a base de palma agria y eso les permite mejorar la palatabilidad de sus alimentos. Esta fruta no la hemos descubierto nosotros, sino que está catalogada desde 1720 por un explorador francés. Después se descubrió que era una proteína que ejercía ese efecto modificador del sabor y vimos una oportunidad para traer este nuevo producto natural al mercado español.

Hemos trabajado todo este tiempo en aumentar la capacidad de producción en origen, junto con los productores locales en Ghana, que son las personas que lo cultivan de forma tradicional, para que sean quienes puedan abastecer y contribuir a su desarrollo.

¿Por qué consideráis que puede ser beneficioso la incorporación a nuestra dieta de nuevos alimentos exóticos?

Esta fruta en concreto va a permitir mejorar la percepción de determinados alimentos que no incorporamos ahora por su mal sabor o su sabor complicado como pueden ser los cítricos o los productos fermentados. Estamos más acostumbrados a un sabor dulce, por lo que incluyendo esta fruta vamos a poder percibir esta mejora. Los otros productos tienen un alto valor nutricional que se deben complementar con alimentos que ya consumimos en Europa.

En algunos de vuestros productos utilizáis, por ejemplo, las bayas de Goji, cuando la OCU alertó en su día de que podían ser tóxicas por sus niveles de metales pesados o pesticidas prohibidos. ¿No os parece un poco arriesgado?

Son alimentos tradicionales que son más conocidos en otros mercados. Afortunadamente, Europa es restrictiva, tiene unos estándares de calidad muy elevados y todos los productos que comercializamos tienen un sello y una certificación ecológica que los avala, lo que nos obliga a realizar análisis de esos pesticidas y esos metales pesados. A lo mejor hay productos que no pasan estándares de calidad porque el productor no tiene unas tácticas correctas, pero esto no significa que el alimento sea malo en cuestión. La OCU se centra en alegaciones de la Autoridad de Seguridad Alimenticia Europea (EFSA), con la que estamos en contacto directo por el nuevo alimento que queremos introducir.

Entonces, ¿de verdad es beneficioso o lo contrario?

Nosotros comercializamos alimentos -unos deshidratados y otros no-, y los elegimos porque son muy ricos en compuestos que se sabe que son beneficiosos. Como todo, el exceso del consumo de compuestos que son considerados beneficiosos puede llegar a ser también nocivo, pero un consumo como el que recomendamos sí está adaptado a esos beneficios. Se trata de consumir el alimento en sí o si estás consumiendo el complemento alimenticio que ya ha sufrido un proceso químico en el que se ha extraído, se ha purificado o se ha condensado un determinado principio.   

¿Qué consejos daríais a un emprendedor que quiere mejorar la sociedad?

Ser emprendedor es un estilo de vida y para serlo, aparte de ideas, hay que tener muchas ganas. El emprendimiento tiene que ser positivo para sacar algo nuevo o mejor de lo que hay en el mercado. Hay que tener poca aversión por la inestabilidad, pues cada día es distinto, y estar seguro de que lo que haces es lo que realmente lo que quieres hacer. Si tienes una idea y crees en ella, lánzate a emprender y busca apoyo.

Y eso es lo que habéis hecho...

A nosotros nos decían que estábamos locos por meternos en un proyecto de un nuevo alimento con regulación europea; ya presentamos nuestro dosier a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) el diciembre pasado, así que esperamos poder comercializarlo a mediados o finales de 2020.

¿Es difícil emprender en España?

El ecosistema del emprendimiento en España no está tan maduro como en otros mercados, aquí hay una cultura emprendedora menos fuerte que en otros países europeos. Esto puede ser debido al sistema educativo, pero muchas instituciones están empujando para mejorar esta situación. España es un país con mucho talento y con buenas ideas, solo se necesita dar las herramientas. Hay que tener en cuenta que todo el mundo puede emprender, aunque no sepamos que llevamos un emprendedor dentro.


 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando